31/08/2020

Crónica y vídeos del tercero de sus conciertos retransmitidos en directo desde el mítico estudio londinense.

La cita de este fin de semana en Abbey Road marcaba el inicio de la era Ultra Mono para IDLES. Ya inmersos de pleno en la promoción de su nuevo trabajo, que llegará de la mano de Partisan Records el próximo 25 de septiembre, estos tres conciertos retransmitidos en directo desde el mítico estudio londinense traían de vuelta a la banda tras el letargo del confinamiento. Una producción ambiciosa que incluso contaba con su propio merchandising conmemorativo, buena prueba de que, por una parte, los de Bristol se lo tomaban muy en serio, y, por otra, de que son indiscutiblemente una de los grupos más brillantes a la hora de explotar el negocio de las camisetas.

El formato, por nuevo e inexplorado, plantea a día de hoy algunas dudas. No todas necesariamente malas. Desde luego, brinda nuevas oportunidades: por ejemplo, el material grabado en Abbey Road podría ser utilizado en una futura reedición que a buen seguro hará las delicias de fans, completistas y curiosos. Todavía está por ver la respuesta del público ante este tipo de eventos, su rentabilidad y si perdurarán más allá de la crisis del coronavirus. Un hándicap al que han tenido que enfrentarse IDLES este fin de semana es la ausencia de público. Este hecho puede ser irrelevante para la mayoría de grupos, pero no en el caso de los de Joe Talbot. Cualquiera que haya asistido a un concierto suyo sabe de las incursiones de Bobo y Lee entre el público y del caos desatado entre mosh pits y crowdsurfers. El suyo es un directo que cobra otra dimensión en la cercanía y se nutre de la interacción con su audiencia. Bien lo sabe la banda, que ha pasado de cerrar su gira de 2019 en el Alexandra Palace londinense ante 10.000 personas a anunciar (por el momento) cuatro fechas en el Brixton Academy, con capacidad para 5.000. En el caso de IDLES, menos es más y la suma de cuatro Brixton Academy es mayor a un O2 por mucho que estemos hablando del mismo número de tickets vendidos.

Pero lo de Abbey Road era otra cosa. Al fin y al cabo, lo que sostiene un concierto de IDLES son sus canciones, las grandes protagonistas de este fin de semana. La banda armó tres setlists distintos en los que no se repetía ninguna pieza, evidenciando la solidez de un repertorio que no depende de hits. En cada concierto, de once temas cada uno, hubo espacio para dos cortes de Ultra Mono. Además de los cuatro singles que ya conocíamos, llegó el turno de ‘Kill Them With Kindness‘ y ‘War‘, con la que arrancaba el concierto del domingo. ‘A Hymn‘, otra de las novedades, servía para echar el freno tras un arranque frenético en el que cabe destacar la inclusión de ‘Mercedes Marxist‘, que está teniendo más recorrido del que se le podía suponer cuando se publicó a mediados de 2019. La ocasión era ideal para interpretar alguna canción de esas que raramente tienen cabida en sus maratonianas giras, como es el caso de una ‘Slow Savage ‘que en este contexto logró un impacto emocional aún mayor. El reparto entre temas de Brutalism y Joy as Act of Resistance fue equilibrado y la banda optó por completarlo con una cover por actuación. La elegida para concluir el set del domingo fue ‘Helter Skelter‘, que incluyó además un guiño a ‘Pure Morning‘ de Placebo. En las actuaciones del sábado, los de Bristol ensuciaron aún más ‘Reptilia‘ de The Strokes y se apropiaron del ‘I Wanna Be Sedated‘ de Ramones.

Publicidad

Foto. Tom Ham   Conciertos. Directos
Publicidad