11/08/2020

El dúo de Irene Gutiérrez y Diego Jiménez pone banda sonora a este verano raro con el doble single ‘La Espiral’ y ‘Todo el Mundo Está en Japón’.

En el verano más extraño que recordamos, los himnos pop punk de Malamute dan en el clavo. El dúo que conforman la cántabra Irene Gutiérrez y el madrileño Diego Jiménez –responsable de producir, por cierto, videoclips de gente como Cariño, Carolina Durante, La Estrella de David o La Casa Azul– dejó preparadas sus primeras canciones en 2018, culminó 2019 con la publicación de un EP autoeditado que posteriormente vio la luz en formato cassette en Snap! Clap! Club –sello que este año nos ha regalado algunos de nuestros discos nacionales favoritos hasta la fecha, como los Días Raros de Melenas o la Tragedia Española de Confeti de Odio– y ahora, aliados además también con High Five Records, sello capitaneado por Guillermo Farrés de Wild Honey, entregan un vinilo en siete pulgadas conformado por dos fantásticos descartes (¿en serio descartes?) estrenados durante el verano. 

Por un lado tenemos el adictivo single ‘La Espiral’, su mayor éxito en reproducciones hasta la fecha, que es una oda a la autodestrucción desde un punto de vista premeditadamente frívolo (“Todas mis amigas hablando de problemas reales, y yo juntando dinero para irme a festivales”) y bastante hater (“Yo paso de este aburrimiento, empiezas a caerme mal”), pero que brilla sobremanera tanto a nivel melódico como por sus guitarras y teclados resplandecientes. La producción corre a cargo de Carlos Hernández, quien apunta que Malamute “son una fábrica de hits”. Y es que la cara B es otro hit: ‘Todo el Mundo está en Japón’ es una píldora twee punk que se convierte en la mejor anti-oda a las vacaciones posible, más en un momento en el que nos tenemos que tragar tropocientas stories de gente privilegiada veraneando en playas paradisíacas a lo largo y ancho del globo. “¿De dónde sacan el dinero cuando viajan al mundo entero?” o “¿Vacaciones en Ibiza? Te daría una paliza” son solo algunas de las frases memorables que Malamute, que se reflejan en referencias como TCRAirbag o Los Fresones Rebeldes, nos dejan a quienes una vez más nos tendremos que conformar con el “pogo de dormitorio”. 

Publicidad
Publicidad