03/08/2020

Las madrileñas despertaron los conciertos en el Parc del Fòrum para presentar su nuevo disco, The Prettiest Curse.

Este verano todo parece una especie de prueba y error, salidas en falso, e ir viendo. Cuando a mediados de julio se intentó abrazar la normalidad, Barcelona tuvo que suspender de nuevo los conciertos tras la prohibición de toda actividad cultural por parte de la Generalitat. Otra vez a esperar entre rebrotes, guiris despreocupados y policías de internet. Pero por suerte, después de 15 días de suspensión voluntaria, el pasado 1 de agosto se reactivaron las Nits del Fòrum, el ciclo de conciertos que organiza Primavera Sound este verano. Y si alguien podía levantar los ánimos de una ciudad sumida en una ola de calor, esas eran sin duda las Hinds.

Birras en el bar, subidita de asfalto y… Sant tornem-hi! Cualquiera que haya estado en alguno de sus conciertos sabe que las madrileñas logran hacer de cualquier escenario un auténtico festival. Y así fue: la presentación del potente The Prettiest Curse, su tercer álbum y uno de nuestros favoritos del segundo trimestre, fue todo un éxito. Desde que abrieron con ‘Riding Solo’ y ‘Just Like Kids’ dejaron claro que este giro hacia el pop les sienta como anillo al dedo. Defendieron su lado más romántico a ritmo de balada con ‘Come Back And Love Me <3′ y ‘This Moment Forever’. Pero si en algo son especialistas es en hacer himnos para mirar a tus amigas muy fuerte y decir «es que real soy yo». Da igual que sea el grito garage de “juggling tequila shots, sadness, and reggaeton nights” en ‘Burn’ o con la melódica “I saw your friends and I ran out of breath I didn’t know we were fighting to death” en ‘Take Me Back’.

En los conciertos de Hinds, todas estamos en el mismo barco. Ya lo dijo Caitlin Moran, “hearing women singing about themselves – rather than men singing about women – makes everything seem wonderfully clear, and posible”. Pero la verdad es que esto no es nada nuevo. Si ahora medimos el éxito de un tema mirando quién tiene valor de levantarse, cuando tocaron ‘Bamboo,’ la canción que las puso en el mapa cuando aún eran Deers, todos abandonamos esos incómodos asientos para recordar a ese tío que te da largas para ordenar sus casetes o lo que sea. Y la misma electricidad con la actual ‘Good Bad Times’: la energía entre ellas y el público era embriagadora.

Y mientras casi nos olvidábamos de la putada de no poder abrazar a nuestras colegas, ellas le dieron a los riffs de guitarra de ‘Easy’, a su auténtica puesta en escena de estrellas del rock en ‘Garden’ o a la cover The Clash, ‘Spanish Booms’El cierre corrió a cargo de ‘Boy’, power pop por todo lo alto. Una vez más, Hinds demostraron que no solo merecen estar donde están, sino que les queda mecha para rato. Y es que en un momento dado, Perrote aprovechó para decir que tocar esa noche era un regalo para ellas, pero la verdad es que los auténticos afortunados éramos el público. Durante un rato, las madrileñas lograron liberarnos de la asfixia de esta nueva normalidad y nos hicieron soñar con un verano mejor a base de vitalidad, guitarras y amistad.

Publicidad

Foto. Pablo Luna Chao   Conciertos. Directos
Publicidad