22/05/2020

Aprovechando el lanzamiento de su primer disco, Nuevo Romance, charlamos con Álex Rosano y Nacho Zayas.

No todo es lo que parece en Hnos Munoz. Para empezar, Álex Rosano y Nacho Zayas no son hermanos. Además, en la música que vienen haciendo juntos desde 2017 no siempre encaja la etiqueta que primero viene a la cabeza. Estos dos malagueños asentados desde hace unos años en Madrid se mueven entre mundos: no se puede decir con exactitud si es el proyecto de un dúo de vocalistas R&B, si son productores de electrónica o si dan su particular visión del hip hop; quizá sea todo al mismo tiempo. Nuevo Romance, su primer álbum, tampoco despeja la duda por completo. Aprovechando el lanzamiento de este debut híbrido, charlamos con Hnos Munoz.

¿Qué tal estáis? ¿Os habéis juntado para la llamada o además de proyecto también compartís piso?
ÁLEX ROSANO:
 Sí, vivimos juntos con un tercer compañero que también vive aquí. Vivir separados hubiera sido bastante dramático para el proyecto incluso sin pandemia de por medio. Como cada uno llegábamos súper tarde de currar, nos poníamos por la noche. Aquí en mi habitación tenemos el estudio en el que normalmente grabamos y en su cuarto tenemos teclados y movidas. Digamos que allí hacemos más la música y luego venimos aquí a grabar. Hubiera sido chungo sacar todo el trabajo para adelante estando cada uno por su lado. Solo podríamos habernos puesto los findes.

Durante estas semanas ha habido muchos artistas masivos que han publicado música destacando que está hecha y grabada en casa. ¿Vosotros, que siempre habéis hecho todo en casa, qué pensáis al ver eso?
AR: Yo mismo, cuando era más joven, no contemplaba la opción de grabar en casa. Si no ibas a un estudio, parecía que no podías conseguir la misma calidad. Pero luego ya vi que no hacía falta un equipazo para grabarte algo guay.

Imagino que el encierro os pilló ya con todo listo de cara al lanzamiento, ¿no?
NACHO ZAYAS:
Cuando empezó la cuarentena, de hecho, ya teníamos terminada toda la música.
AR: Realmente queríamos haberlo sacado justo antes de que empezara todo esto, creo que el 3 de abril, pero al final lo retrasamos. Lo que sí estuvimos haciendo durante el principio de la cuarentena fue el videoclip de ‘Alguien En Tu Casa‘. Ya estaba rodado, pero lo estuvo montando Nacho y se le dedicó un poco de tiempo.

Después de algún EP, debutáis alrededor de los 30 mientras compagináis el proyecto con otros trabajos. ¿Cómo os tomáis este momento en vuestra carrera?
NZ: Hay ambición, pero tenemos los pies en la tierra. El tiempo que le dedicamos a esto es todo el que nos dejan los trabajos. Sabemos hasta dónde puede llegar nuestra propuesta, sabemos que tampoco tenemos 20 años, sabemos que ahora no nos va a cambiar la vida de repente. Todo eso lo sabemos, pero tenemos inquietud por hacer lo que nos gusta y que le llegue a la mayor gente posible. Esto es algo que funciona en nuestra vida de manera paralela y nos mola.

Por duración y formato, ¿Nuevo Romance sirve para entender vuestra evolución de manera más global?
NZ: Hemos tratado de condensar aquí varias influencias que teníamos ganas de desarrollar bajo nuestro paraguas. Hay muchos sonidos que hemos integrado después de irlos dibujando durante estos años, sobre todo a nivel atmosférico.
AR: Creo que el disco incluye todas las ramas que podemos tocar a nivel de productores. Es un compendio de sonidos y herramientas técnicas con el que hemos quedado muy contentos.

El primer tema incluido en el disco que pudimos escuchar, ‘Ya Estas Asi’, se estrenó hace justo un año. ¿Ya estabais enfocados hacia un disco como este u os lo habéis terminado encontrando por el camino?
AR:
Aunque a esas alturas no sabíamos algunos detalles, sí teníamos esbozados muchos de los temas que ahora salen en el álbum. Algunos han cambiado bastante desde entonces, pero prácticamente la mitad de los temas sí estaban empezados por aquel entonces y la intención del sonido ya estaba ahí. Lo que no teníamos todavía era el título del disco.

No sé si surge de forma consciente o inconsciente, pero Nuevo Romance casi podría ser un disco conceptual sobre relaciones que vienen y van. Un subtítulo podría ser «ni contigo, ni sin ti».
NZ:
Es verdad que no hemos mencionado nunca que fuera un disco conceptual ni se planteó así en ningún momento, pero surge así por la naturaleza de la música que hacemos. De manera orgánica, durante el año y medio que llevamos trabajando en ello, los temas han ido saliendo bastante cercanos entre sí. Digamos que el concepto no lo hemos creado nosotros, sino que ha emergido por la manera en la que hemos ido haciendo todo.

En comparación con otros lanzamientos anteriores, vuestra voz aparece más cerca del primer plano en estas nuevas canciones. ¿Tenéis más confianza ahora en vuestra faceta de cantantes?
NZ:
Es cierto que en un principio, quizá por costumbre o por inercia por venir de producir instrumentales, no teníamos demasiada confianza en nuestras voces. Además, nos molaba ese matiz lo-fi en las voces, nos parecía atractivo.
AR: Estar más coordinados y tener más conocimientos nos ha hecho quitarnos la vergüenza a la hora de cantar, pero es cierto que al principio nos parecía interesante que nuestras voces pasaran más desapercibidas. Ahora, pasado el tiempo, escuchamos cosas del principio como Jade, que sonaban bastante chatarreras, y pensamos «joder, ¿cómo sacábamos eso con estas voces?».

¿Toda esta progresión que comentáis ha sido de manera más autodidacta, probando e investigando en casa, o habéis tenido contacto con formación académica?
NZ:
Los dos llevamos produciendo bastantes años, incluso por separado. De hecho, el otro día me encontré una carpeta de beats súper rap de aquella época. Cuando nos juntamos, condensamos toda esa formación bastante autodidacta que teníamos de investigar con los cacharros, con el Logic… Hay ese bagaje detrás de haber empezado cada uno por nuestra cuenta.
AR: Y desde que empezamos el proyecto, hace tres años, hemos aprendido mucho. Nuestras producciones eran bastante más sencillas al principio. Había cosas que ni nos planteábamos hacer por si no éramos capaces o por si no era el momento.
NZ: Una cosa que nos pasaba al principio era que vivíamos el drama del productor. Sentíamos que esas bases nunca iban a llegar al estatus de canción y eso también fue una motivación para empezar a cantar.

Decís que vuestras producciones eran más sencillas al principio, pero creo que todavía mantenéis una intención de depurar vuestro sonido para dejarlo en lo mínimo.
AR:
Es verdad que, cuando estamos haciendo una instrumental, vamos probando y añadiendo cosas para después terminar descartando todo lo que no tenga una importancia sustancial. Intentamos apostar por el «menos es más» siempre que se pueda.
NZ: Sí, es parte del proceso creativo. Vamos tachando cosas. Es algo parecido a ir por la selva: vas dando machetazos para quitar lo que sobra e ir abriendo un caminito. En general, en todo el proyecto hay una intención clara de sintetizar. No solo a nivel instrumental, sino también a nivel lírico. Se intenta no desarrollar todo y apostar por ideas esquemáticas.

Hace un mes se estrenó una colaboración con Demmy Sober y Nico Miseria, ‘Por Si Estas Bien’, que finalmente no está en el álbum. ¿Teníais especial interés en hacer un disco sin colaboraciones, algo que fuera muy de vuestro núcleo?
AR:
Sí, desde el principio teníamos la idea de intentar hacer el disco nosotros solo, queríamos que fuera totalmente personal. Este disco es muy Hnos Munoz porque solo hay música de Hnos Munoz, no hay nada más. No hay bases o voces que no sean nuestras. ‘Por Si Estas Bien‘ era un single que queríamos sacar después del disco, pero al final se retrasó todo y decidimos sacarlo ya para que no se quedara ahí colgado.

No se os puede conectar musicalmente con demasiados proyectos de por aquí; en general, lo que hacéis no es fácil de etiquetar. ¿Moveros entre escenas tiene cosas buenas y cosas malas?
AR:
Creo que estar entre escenas, como tú dices, es algo que nos hemos buscado nosotros. Y no tiene otro motivo que el hecho de que nos gusten cosas muy diferentes. Tiene cosas buenas y malas: hacemos exactamente lo que nos apetece, pero a veces, por prejuicios o por lo que sea, eso nos hace quedarnos a medio camino de algunos oyentes.

Recuerdo que no teníais cuenta de Instagram cuando escuché una canción vuestra por primera vez, que debió ser hace un par de años. Aunque ahora sí tenéis, se sigue viendo un interés por no dar demasiado la cara en portadas, vídeos…
NZ:
A nosotros nos gusta mucho el valor que tiene la música por sí sola, transmitir algo sin necesidad de que haya nada accesorio alrededor. Siempre nos han gustado proyectos que se movían un poco en la sombra: MF Doom, que salía siempre con la máscara; Captain Murphy, que era un proyecto de Flying Lotus… No se me olvidará nunca cuando vi a Dean Blunt en un Primavera Club aquí en Madrid, hará como cuatro años o así, en un escenario totalmente a oscuras. Pensaba «qué guay, lo de no dar la cara mola», pero después nos ha ido saliendo dar la cara un poco más de manera más natural.

Publicidad
Publicidad