11/05/2020

La prominente cantante R&B de Oakland publicaba el pasado viernes su disco de reválida, It Was Good Until It Wasn’t.

La californiana Kehlani publicó este viernes It Was Good Until It Wasn’t, una notable continuación a su debut SweetSexySavage (2015) –aunque en el pasado también ha publicado hasta tres mixtapes: Cloud 19 (2014), You Should Be Here (2014) y While We Wait (2019)– que cuenta con un abultado número de colaboradores, entre ellos Megan Thee Stallion, Jhené Aiko, Tory Lanez, Masego y Lucky Daye. Pero quizá la más sorprendente de todas es ‘Grieving’, en la que la cantante de Oakland invita al británico James Blake en un emotivo crossover de R&B y electrónica que, como la mayoría del álbum, gira alrededor alrededor de las sensaciones posteriores a una ruptura, como son la necesidad de espacio, el alivio y el arrepentimiento.

No es la primera vez que Blake realiza incursiones en el R&B y el hip hop, pues ha unido fuerzas con nombres como Beyoncé, Jay-Z, Frank Ocean, André 3000, Kendrick Lamar, Future, Jay Rock, Chance The Rapper, Travis Scott, Jay Electronica, Vince Staples y Rosalía y su último álbum publicado el año pasado, Assume Form, potenció más que nunca estos géneros. Aquí domina el tema en su segunda parte, ejerciendo de contrapunto masculino a la voz sedosa y versátil de Kehlani. «Bueno, puedo entender como estabas atraída hacia mí, un cenicero para tus hábitos / Nadie tuvo tantas oportunidades como yo», canta Blake sobre las parte más tóxica del amor, puede que a raíz de la relación de Kehlani con su expareja YG, a quien el día de los enamorados dedicó la durísima ‘Valentine’s Day (Shameful)’.

Publicidad
Publicidad