10/05/2020

Presentamos a una de las apariciones más interesantes de la escena nacional, que acaba de lanzar nueva canción y colabora en el próximo EP de C. Tangana.

Hace semanas que toda la música que se hace en casi cualquier parte del mundo es, por definición, bedroom pop. Del último EP de Kali Uchis o la última canción de Bon Iver al próximo disco de Charli XCX, que se publica en unos días: todo está grabado en casa por razones evidentes. Sin embargo, a ninguno de esos artistas se les ha colgado la etiqueta bedroom pop, que parece destinada a una generación nacida alrededor del cambio de siglo que, sencillamente, utiliza los mecanismos que tiene a mano. Es decir, hace lo que ha hecho la juventud desde que el mundo es mundo. Si lo aplicamos a 2020, un micrófono, un portátil con un programa de grabación, conexión a internet y una plataforma en la que colgar música sin demasiadas preguntas.

«Esas son las herramientas que tiene la gente joven ahora», cuenta Ruslán Mediavilla aka Rusowsky por WhatsApp. La música que ha ido lanzando desde hace un par de años le ha valido para que se le meta en el mismo saco que a otras apariciones nacionales con las que comparte estética y códigos como trashi, Megansito El Guapo, Rebe o su colega mori. «Creo que poco a poco se esta convirtiendo en una escena; puede que también sea porque estoy dentro de ella, supongo que eso es percepción de cada uno».

Mayo lo empezaba publicando ‘no t dejas ver‘, una canción que le emparenta con el house en miniatura de Yaeji y que a punto estuvo de perderse para siempre. «Hace poquito se me rompió el pc y perdí todo mi trabajo; este es el único tema que sobrevivió porque me lo pasé al móvil. De hecho, ni siquiera estaba acabado, quería cambiar partes de la letra, añadir más cosas de fondo y, por supuesto, regrabar las voces, pero tampoco me importa. Muchas veces me acaba gustando más la idea que tengo al principio que el resultado final. No suelo trabajar mucho en la mezcla, no me interesa demasiado, ajusto niveles de lo que me pide el oído y poco más. Me gusta el sonido sucio que queda», confiesa.

De algún modo, en el universo de este madrileño de raíces bielorrusas de 21 años se entremezclan nuevas maneras autodidactas y estudios musicales académicos: su madre tiene una escuela de música y terminó ingresando en el conservatorio como pianista. «La formación clásica me ayuda un montón. No la uso como referente porque su estilo no tiene nada que ver con lo que hago, pero a nivel teórico, a la hora de crear armonías, ritmos complejos o líneas melódicas, lo hace más sencillo», explica Rusowsky, que además da algunos detalles sobre el aprendizaje que ha ido desarrollando por su cuenta: «Desde los 17 más o menos he ido trasteando con FL Studio, que me parece el DAW más sencillo (NdR: estación de trabajo de audio digital, en sus siglas en inglés). Nunca hice gran cosa pero me divertía, sabía que le daría utilidad más adelante. Creo que teniendo nociones musicales se hace muy sencillo el manejo del programa y poco a poco le saqué más partido». De momento, le ha sacado el suficiente como para llamar la atención de una estrella del pop ya consolidada: el inminente nuevo EP de C. Tangana se abrirá con una canción co-producida por Alizzz y Rusowsky.

Publicidad
Publicidad