18/03/2020

Eternal Atake, esperadísimo segundo álbum del rapero de Filadelfia, ha debutado en primer puesto en el Billboard 200 y está batiendo récords a nivel de reproducciones.

Eternal Atake es, sin lugar a dudas, uno de los discos de rap que más expectación ha generado en la historia. En 2017, la mayoría de medios ya  situaban a Lil Uzi Vert como uno de los artistas a tener más en cuenta. Para entonces, el joven rapero americano sacó un buen disco como fue Luv Is Rage 2, que culminaba con uno de los mejores temas de trap hasta el momento, ‘XO Tour Llif3‘ –que todavía hoy sigue siendo su mayor éxito y acumula, sobradamente, más de mil millones de reproducciones solo en Spotify–. Pero durante tres años que se han hecho muy largos, ha tenido a sus fans en vilo: dos años de retraso para el disco, filtraciones, cancelaciones… En definitiva, el lanzamiento el pasado 6 de marzo de Eternal Atake llegaba rodeado de tanto hype que, acabase gustando o no a fans y críticos, ya había sido despejada cualquier duda acerca de su éxito a nivel comercial y de escuchas.

Eternal Atake está arrasando y batiendo récords en todos los sentidos. Por un lado, ha debutado en el número 1 de la lista de ventas Billboard 200, que comprende los 200 álbumes más vendidos física y digitalmente en los Estados Unidos y, desde el pasado mes de enero, también incorpora datos combinados de las visualizaciones en YouTube y las reproducciones de servicios de streaming como Apple Music, Spotify, Tidal y Vevo. Como sucedió con su anterior álbum Luv Is Rage 2, Uzi vuelve a situase arriba del todo, aunque con una mejora sustancial en cuanto a unidades vendidas. Además, colocar el álbum en primera posición no ha sido el único gran logro del americano: Eternal Atake es también el disco que más reproducciones ha alcanzado en una semana, algo que nadie hacía desde que Lil Wayne publicó Tha Carter V en 2018. En este sentido, Uzi se sitúa en la cuarta posición del ranking de discos con más reproducciones en una semana, récord que por el momento sigue ostentando Drake con su álbum Scorpion de 2018.

Cabe recordar que en estos rankings solo se mide el éxito en los Estados Unidos, y que como pasa con los Grammy o los Oscar, que a menudo se nos suelen vender como premios bajo parámetros internacionales, el impacto de estos puede ser engañoso respecto a su influencia mundial. El rap y el trap son géneros mucho más populares en Norteamérica que en el resto del mundo, y además, cuando un artista despunta allí sus reproducciones pueden suponer mucho más que su influencia real debido a que se trata del tercer país con mayor población y el que más domina la cultura a nivel global.

¿Pero qué nos ha traído realmente Lil Uzi Vert? ¿Es Eternal Atake uno de los discos del año? Que la expectación previamente generada sea tan grande puede acabar siendo un arma de doble filo. Por una parte, había muchas ganas de este disco, pero está teniendo tanta repercusión que, una vez analizado a fondo, puede no acabar satisfaciendo el hype creado a nivel global. Es un buen trabajo, y seguramente para los feligreses más fieles de Uzi haya sido suficiente, ya que sin duda nos encontramos ante su mejor obra publicada hasta hoy. No obstante, y teniendo en cuenta esa gran expectación y el espectacular single de adelanto que fue ‘Futsal Shuffle 2020’, quizá algunos esperábamos algo más del artista, algo más innovador o rompedor con la escena actual, y al final no ha acabando siendo así del todo.

Eternal Atake es un álbum con 18 temas, de más de una hora de duración, y consigue mantener un buen ritmo sin hacerse repetitivo, con Syd de The Internet como única colaboración en ‘I’m Sorry’. Resulta meritorio que, con todo, consiga crear un mismo aura con inmaculadas producciones y Uzi rapeando con mucha destreza a lo largo de toda su duración. Además, el trabajo está divido en tres secciones de seis canciones que representan sus tres álter egos: Baby Pluto, Renji y Uzi. Además, la semana pasada también veía la luz su versión Deluxe, que supone casi un disco en sí misma al contar con otros 14 temas entre los que se incluyen colaboraciones con otros prominentes raperos como Future, Young Thug, Gunna, 21 Savage, Chief Keef, Young Nudy, Lil Durk y NAV. Si no hubiera sido tan ambicioso, puede que Eternal Atake hubiese acabado siendo un disco aún más impactante.

Publicidad
Publicidad