17/03/2020

La cantautora estadounidense ultima el lanzamiento de su esperadísimo regreso tras ocho años, un quinto álbum que describe como "crudo" y "cargado de percusión".

A través de un vídeo y con la lengua de signos americana, Fiona Apple revelaba hace unos días que su nuevo disco, uno de los más esperados de 2020, está terminado. Aunque bien es sabido que la cantautora estadounidense maneja sus propios tiempos creativos, la espera ocho años después de The Idler Wheels… (2012) se ha hecho eterna, así que cualquier pequeña actualización al respecto de su sucesor es recibida con sumo interés. Y por primera vez, la artista ha hablado en detalle sobre el álbum en un extenso perfil que le dedica The New Yorker, donde ha revelado que su título será Fetch the Bolt Cutters y que este guarda relación con la serie policíaca británica The Fall protagonizada por Gillian Anderson; concretamente, en la frase que un investigador de crímenes sexuales pronuncia en una escena en la que encuentra una «puerta cerrada a una habitación donde una chica ha sido torturada». El disco, cuenta además Apple, «trata de no tener miedo a hablar».

Entre otras exclusivas, revela que el trabajo contará con 13 cortes de los que ha desvelado la mayoría de títulos: ‘Newspaper‘, ‘On I Go‘, ‘The Drumset Is Gone‘, ‘Rack of His‘, ‘Kick Me Under the Table‘, ‘Ladies‘, ‘For Her‘, ‘Fetch the Bolt Cutters‘, ‘Shameka‘, ‘Heavy Balloon‘ y ‘I Want You to Love Me‘. Además, define su sonido como «crudo» y «cargado de percusión», con especial peso de las baterías, los cánticos y las campanas. Lo ha compuesto y grabado ella misma en casa, asumiendo además labores de producción, junto al baterista Amy Aileen Wood, el bajista Sebastian Steinberg y el guitarrista Davíd Garza. Steinberg explica que Apple quería grabar a su banda «como un organismo en lugar de un ensamblaje, algo natural». Garza añade que «fue más como una escultura que se está construyendo que como un álbum». Desconocemos aún su fecha de publicación.

Hay muchas más perlas a lo largo de la entrevista con la periodista Emily Nussbaum. Pueden leerla al completo en The New Yorker.

Publicidad
Publicidad