11/12/2019

Entrevista con una de las artistas más prometedoras del trap argentino.

Del tango al trap no hay tanta distancia: Morena Jabulij cruzaba la ciudad de Buenos Aires entera desde Nordelta hasta el barrio de Villa Devoto para frecuentar las batallas de gallos que se hacían allí. Solo tenía 12 años y nunca había escuchado nada de rap, pero se empezó a sentir comodísima en ese estilo. Estaba familiarizada con lo propio de los 2000’s argentinos: del tango que escuchaba su madre y su abuela al pop de Christina Aguilera que escuchaba su hermana. Pasó de mentir a sus padres para ir a esos encuentros a ser una de las participantes de El Quinto Escalón, una de las batallas de gallos más importantes de Latinoamérica. En una de esas batallas, queriendo cantar ‘The Killer‘, le salió Dakillah. Le encantó y le agregó el uno por ser ‘The Number One‘, como su primer single, que sacó en 2017.

Con tan solo 19 años, ya ha actuado en el Lollapalooza de Buenos Aires y es una de las reinas del trap argentino. Sus colaboraciones con artistas como MC Pedrinho y sus singles como ‘Act1tud’ u ‘Oro Negro’ acumulan millones de reproducciones, y en breve va a sacar un tema con el actor Toto Ferro. ¿Cómo pasó de las batallas a querer dejar las plazas y componer? “Mi fuerte era hacer canciones más movidas”. Y por eso, cuando descubrió el trap, vio que era su sitio exacto en la música. Desde 2015 forma parte de Sony, pero lo que de verdad le hace mover masas son sus redes sociales, entre Instagram y Youtube.

Dakillah ha conseguido todo este éxito sin haber sacado un disco, pero sus singles suenan en todos los rincones urbanos porteños. Su plan es trasladarse a Barcelona a lo largo de este año, pero mientras, “la rompe toda” al otro lado del mar. Con su primer álbum a la vista (aunque aún sin detalles de lanzamiento), la encontramos en frente del Hipódromo de Palermo de Buenos Aires, donde ya ha actuado en el marco del festival Buenos Aires Trap, compartiendo cartel con nombres como Duki, Nicki Nicole o Bizarrap.

De pequeña te gustaba el tango, pero finalmente te dedicaste a un género muy distinto. ¿Cómo pasaste a interesarte por lo que haces ahora?
DAKILLAH: En realidad, de chica escuché muchas cosas porque mi mamá y mi abuela escuchaban tango, pero mi hermana también escuchaba pop o gente de Francia como Edith Piaf. Era como una mezcla de todo. A los 12 años me di cuenta que donde más cómoda me sentía era el rap y el hip hop. Pero nunca terminé de ver que era lo que más me salía. Cuando empezó a surgir el trap me sentí mucho más identificada y me di cuenta de que era eso lo que quería hacer.

Entre tanto, probaste suerte en batallas de gallos.
Sí, me sentía cómoda allí, pero mi fuerte siempre fue hacer canciones y más movidas. Por eso me quedé en el trap, más que en otra cosa.

De allí, empiezas a componer y gracias a las redes sociales llegas a tener tanto éxito.
Sí, es la base de la discusión de todo. Podría funcionar en diarios o de boca en boca, pero la base más fuerte siempre está en las redes sociales, donde la gente ve minuto a minuto lo que pasa y lo que sacás. Lo digital es lo que más ayuda a que la música se vaya profesionalizando cada vez más.

¿Te gusta estar tan pendiente de Instagram?
A veces desconecto un poco, pero sí, soy bastante fan del celular, como todo millennial y centennial.

El trap continúa siendo un mundo mayoritariamente masculino, ¿cómo te sentiste al empezar en este género?
Era tan chica que no me daba cuenta de si había o no machismo. Conmigo nunca fueron machistas y nunca lo paré a pensar porque era muy chica. Tampoco había chicas que me dijeran: «yo no tuve tu suerte de llevarme bien con todos y hubo hombres que me trataban mal«. De más grande, fui conociendo un poco más y creo que prefiero quedarme haciendo las canciones que volver a las batallas porque puede pasar. Pero bueno, ese es el mundo de las batallas: así como te puede pasar por ser mujer, también te pueden discriminar por cualquier otra cosa, que en el medio de la batalla te digan cosas feas. Tengo amigos que son morochos de piel y en las batallas les dicen cosas y se la tienen que bancar.

¿Y ahora que ya no estás en las batallas, también lo notas?
Como estoy sola, la gente no interfiere en mi camino y yo no interfiero en el suyo. Pero he pasado un montón de situaciones machistas. En alguna batalla, he ido a tomar algo con un chico después y pasó algo feo, o cosas así. Pero también hay mujeres agresivas: somos personas y pueden haber agresividades en todos lados.

Tus letras tienen un componente de empoderamiento muy fuerte. ¿Cómo las ideas?
Siempre en el estudio. Pocas veces pienso el texto previamente, aunque también me ha pasado y así salió ‘Luna‘, uno de los últimos temas que saqué. Primero me reí y dije que lo había grabado haciendo un chiste, y de repente terminó saliendo el temón. Siempre va surgiendo así, del freestyle.

¿Qué estás escuchando últimamente?
Mucho reggaeton y mucho R&B, como Jorja Smith. También a La Mala Rodríguez y Yung Beef, que con él vamos a hacer un remix. Este año me iba a ir a vivir a España, pero al final me voy a ir el año que viene, así que ando escuchando mucho trap y rap de allá.

¿Estás preparando tu primer disco?
Sí, antes decía que no a los discos, pero empecé haciendo un EP y eran 4 canciones, y de repente eran 6, y de repente eran 8 y me dijeron: que sea un EP y un bonus track. Y, de repente, que sea un disco.

Claro, tu éxito ha llegado sin disco, a base de singles.
Fue un tiempo que durante 5 meses me estuvieron pasando muchas cosas y fui grabando sin sacar nada, así que hay mucha intensidad en ese disco.

¿Se parecerá a tus singles?
Sí, pero tendrás componentes muy nuevos. Será como una Dak1llah revolucionada.

En tus canciones no solo cantas en español, sino que también introduces versos en inglés. ¿Se va a repetir en tu disco?
A mí siempre me habían obligado a colegios bilingües y rendí todos los exámenes internacionales de inglés, así que me gustó meterle un par de frases a las canciones y empezar a usarlo más. A fin de cuentas, si en algún momento te vas afuera es una carta de presentación. Me puedo comunicar en mi idioma, pero si quieren también nos podemos comunicar con el suyo. Como hicimos con el portugués, que fuimos a grabar con MC Pedrinho a Brasil, porque yo viví un tiempo allá y hablo portugués. Está bueno no sacar a la persona todo el rato de su mundo.

Publicidad
Publicidad