30/08/2019

Al habla con el líder de !!!, que publican su octavo disco y que volverán de gira por España en diciembre.

La agenda de Nic Offer está apretada algo más de un mes antes de que el octavo disco de !!! vea la luz. El contraste es llamativo. Después de haber visto la descarga de la banda sobre un escenario, su líder dista mucho de ser un personaje excéntrico, casi podría estar más relacionado con un compositor que se encierra en su habitación para componer canciones pop. Su afabilidad abruma. Quizá sea la distancia con la que se observa todo cuando pasa el tiempo. Aquel memorable comienzo de siglo parece algo lejano. Offer, en cualquier caso, cree que es una cuestión de renovarse y mantener la fe en el que camino que ha emprendido, que con Wallop (su nuevo disco, que ve la luz hoy a través de Warp Records) abre un nuevo capítulo y que presentarán en directo en una gira española que les llevará por España a finales de año en Vigo (10 de diciembre, Master), Madrid (11 de diciembre, Shoko dentro del 981Heritage SON Estrella Galicia), Barcelona (12 de diciembre, Apolo), Valencia (13 de diciembre, Rambleta) y Murcia (14 de diciembre, REM).

Alguna vez has dicho que son los errores más que los aciertos los que os ayudan a crear un disco. ¿Cuáles han sido los errores en Wallop?
NIC OFFER: Grabamos muchas más canciones de las que están en el disco, así que algunos de esos errores están en lo que no se escucha. A veces nos ponemos delante de máquinas que no sabemos cómo funcionan y vemos cómo suenan. Ese es el error. ‘Domino’, por ejemplo, comenzó a partir de tocar y repetir una nota de bajo, pasándola por más efectos. A veces no se detectan esos errores hasta que no se tiene una cierta distancia con el disco.

Junto con As If, este es vuestro álbum más electrónico…
En cualquier disco probamos muchas cosas y en los últimos tres o cuatro hemos probado muchos elementos electrónicos. Y en algunas ocasiones los experimentos electrónicos funcionan mejor que los de rock. Pero empezamos este disco trabajando Rafael (Cohen, multinstrumentista y coproductor) y yo en el estudio que alquilamos, con teclados y sintetizadores que no sabíamos utilizar. Probamos diferentes combinaciones y veíamos lo que pasaba. Pero nunca es algo predeterminado, sino que siempre se trata de ir viendo lo que vamos creando y de divertirnos.

Habéis contado, entre otros, con Angus Andrew (vocalista de Liars), Glasser, tres productores… ¿Es este vuestro disco más coral?
Empezamos como una banda con siete u ocho personas, lo que supone muchas ideas. Ahora no hay tantas. Viene bien traer a alguien de fuera que aporte algo nuevo y es divertido. Siempre hay problemas por lo que quiere uno o lo que prefiere otro. Pero creo que tenemos una buena forma de afrontarlos y de comunicarnos. Las decisiones se toman ahora entre un par de personas y estamos acostumbrados a las conversaciones difíciles. Es un proceso cuidadoso e informal, no hay presiones.

Hay canciones muy orientadas a la pista de baile como ‘Off The Grid’, que recuerda a Organic Audio, a los años noventa. ¿Habéis hurgado mucho en esa década?
Diría que este disco tiene menos influencias de otros artistas que los anteriores y está más basado en las decisiones que hemos tomado en el estudio. Especialmente en ‘Off The Grid’, probamos hasta que logramos ese sonido en los teclados. Pero siempre hay influencias, siempre estamos escuchando música y quizá es algo que oímos hace muchos años, intentamos que haya un equilibrio con la música interesante que va llegando, así que nuestro concepto está constantemente cambiando.

Drums in Serbia’ es una canción en la que contrasta la música con una letra que muestra cierta resignación con la honestidad del compositor….
Fue un experimento que hicimos en una habitación de Serbia en la que teníamos mucho eco. Pensábamos que sonaba muy salvaje, así que grabamos las baterías. Me parece que hay muchas canciones del disco que son trágicas y optimistas al mismo tiempo, esa es la perspectiva de la que venimos. En esta canción hacemos ver que hay muchas cosas que han ido a mejor pero todavía hay mucho por mejorar, y hay que mirarlo todo en su plenitud.

La vocalista Meah Pace lleva trabajando con vosotros en los dos últimos discos. Después de haber probado otras muchas voces femeninas. ¿Es ella la definitiva?
No, no es la definitiva. Ni siquiera mi voz es la definitiva y está en todos los discos… No me gusta pensar que las cosas son para siempre. Y quiero tener voces diferentes en los discos porque dan una perspectiva diferente. Meah suena muy fresca en nuestro último trabajo. En las primeras grabaciones de ‘Off The Grid’ estábamos cantando juntos. trabajando con Rafael y hubo un momento en el que ella se quedó sola y sonó diferente, más claro y pensamos que quedaba mejor. Ella es tan solo otra voz con la que nos gusta trabajar, pero ahora está en el grupo, es parte de él.

Sigue habiendo un fuerte compromiso social y político en vuestras canciones. En ‘Domino’, por ejemplo, habláis de los problemas de la gentrificación…
No se trata de disco político y no somos una banda política, pero vivimos en un momento en el que la política es importante. Y siempre reflexionamos sobre lo que está pasando. Ese tipo de historias son las que vemos, así que sale de forma natural. ‘Domino’ es un símbolo de Brooklyn y de lo que ha significado para que Brooklyn cambiase, así que debía decir algo sobre eso.

¿Nunca os habéis planteado poner a Donald Trump en el punto de mira?
Sí, pero pensamos que si hacemos una canción debe tener un motivo y un punto de vista único, decir cosas que otras canciones no dicen. Y es difícil hacer una canción sobre Donald Trump porque todo el mundo está hablando de eso ahora. El poder de las canciones es hablar en un modo más abstracto. Y hay cosas sobre la situación política en este disco que tratan sobre los cambios que hay con este Gobierno, pero no señalo con el dedo y digo “mira a este mal tipo”. No es necesario que Nic Offer de !!! diga “Donald Trump es un capullo”, todo el mundo lo sabe. No estoy para eso, estoy para dar una perspectiva única.

Habéis grabado este disco en Brooklyn. ¿Qué queda de lo que ocurrió a principios de siglo?
Queda algo, pero es completamente diferente a cómo lo conocí hace veinte años. Soy más mayor, quizá siga habiendo esas fiestas locas, pero no vamos mis amigos ni yo. Quedan algunos sitios que son como cuando yo conocí Brooklyn y Nueva York, aunque, por ejemplo, en la zona de Williamsburg han cerrado algunos de los mejores clubes. Y alguna noche he visto que ponían música pop con gente de mucho dinero. Ahora lo interesante pasa en el barrio de Bushwick, así que cuando quiero ver algo bueno voy allí. Los artistas necesitan un lugar en el que sentirse libres y hacer las cosas en libertad. Nueva York es uno de esos lugares, pero resulta muy cara, así que es un sitio para gente con dinero, siempre ha sido así, pero está cambiando y ahora es todavía más difícil. Está claro que es Nueva York, es muy fuerte y no se la puede destruir. Cuando fui en los noventa la gente decía “no pasa nada aquí, no hay nada que mole”. Y yo decía “para nosotros es impresionante”, así que pienso que está un poco como esa primera vez que fui.

¿Fue aquella la última escena musical en que tuvo una localización determinada?
Creo que es justo decir que ningún otro lugar en Estados Unidos ha conseguido eclipsarla desde entonces. La gente dice que en Los Angeles están pasando cosas. Es cierto, hay buenas bandas, algunas cosas interesantes. Pero creo que la música se ha ido moviendo hacia otros sitios que no son el rock de Nueva York.

Hay otros géneros que están ahora en auge. ¿Qué opinión tienes del trap, rap, hip, el nuevo soul? ¿El rock ha vuelto a morir?
Me gustan, para mí hay discos increíbles cada año. La gente se va metiendo en todo ese mundo de música innovadora y relevante. E inevitablemente esa música muere, se acaba su momento. La gente que ahora tiene 17 años estará escuchando rap, trap y reguetón, porque son jóvenes y están abiertos a todo. Como músico, no me importa lo que pase, intento tener los oídos abiertos en todo momento. Sé que el rock podría estar resultando aburrido y que el rap y el trap pueden ser más interesantes, pero le presto atención a ambos. Y luego el rap y el trap serán aburridos y algo nuevo sucederá, quizá sea el rock, quizá no. Como artistas post punk experimentales estamos conectados con los nuevos sonidos

Las mujeres están conquistando un universo musical que siempre ha tenido una preminencia masculina….
Fue increíble la cantidad de discazos de mujeres que hubo el pasado año. Sophie, Rosalía…

Todo el mundo habla de Rosalía, ¿cómo se ve desde Estados Unidos?
Para Estados Unidos es perfecta. A mi me gusta el pop dulzón de Taylor Swift, Kate Perry o Ariadna Grande y ella está en el medio. Es extraña, pero a la vez pop y novedosa, para mí es perfecta. El hecho de que sea así de grande en Estados Unidos es algo increíble. Un artista alternativo no suele ser de habla hispana, es un obstáculo difícil que a la vez le da una ventaja única. El Mal Querer suena muy fresco desde el principio, incluso para mis oídos estadounidenses. También siempre estoy atento al rap y a lo que pasa en mi país. La música blanca tiende a mirar más al pasado y la música negra hacia el futuro.

En libro Nos vemos en el baño cuentas que alguien que había un tipo que te dijo que había que olvidarse de Neil Young “y de toda esa mierda de paletos”, y que nunca volviste a saber de él mientras el canadiense se mantenía en lo más alto. ¿Temes que alguna vez !!! pase de moda?
A todo el mundo le pasa, nadie está siempre en su momento. Lo única persona que sigue molando es Nick Cave. Otros dejan de estar en lo más alto, como The Cure, The Smiths, cualquiera que haya sido popular… Pero Nick Cave sigue ahí, en cada etapa, en cada disco, intentándolo y haciéndolo cada vez mejor. Pero no hay nadie más. Adoro la forma en la que afronta los retos, siempre intenta crear algo nuevo, nuevas historias en un mundo que es único, y le admiro. Pero yo sería feliz simplemente haciendo música.

¿Has pensado alguna vez en comenzar un nuevo proyecto?
Es extraño, en los últimos diez años siempre me ha sentido muy abierto a esa opción. He pensado en desarrollar algunas cosas solo, pero luego considero que hay algún aspecto único para llevarlo a la banda. Este año es la primera vez que tras acabar el álbum he probado cosas parecidas a bandas sonoras o más experimentales. Puede que siga. Rafael cree que debería. Siempre digo que el único ha comenzado una carrera en solitario y lo ha hecho mejor es Neil Young. Y también Nick Cave cuando dejó The Birthday Party.

Alguna vez has dicho que !!! no es una banda de éxito. Después de ocho álbumes, ¿piensas lo mismo?
Algunos de los miembros de la banda siguen en sus trabajos, trabajan muy duro. Yo no tengo hijos ni nada, así que estoy bien. Creo que ahora todo es muy diferente en la industria musical, ahora es más difícil y nosotros somos una banda alternativa, no mainstream, nadie espera que lo seamos. Simplemente somos afortunados de hacer lo que hacemos. En estos tiempos la recompensa por hacer música es esa, poder hacerla, ser capaces de tocar. Hay que sentirse agradecido si se está en una banda, si se puede viajar alrededor del mundo para tocar.

The Juan Mclean o The Rapture son bandas con una idiosincrasia parecida a la vuestra que se han ido difuminando. Quizá solo LCD Soundsystem se mantenga. ¿Os sentís unos supervivientes?
Nosotros estábamos antes que algunas de esas bandas y estamos después. Sabíamos que cuando hubo una tendencia, otras bandas iban a seguirla. Capeamos la tormenta. Sentimos que estábamos anticuados. Y nos sentimos bien así, haciendo nuestra propia música. Y luego nos dimos cuenta de que el sonido era viejo y teníamos que buscar uno nuevo. Somos lo que somos y tiene sentido para nosotros seguir haciendo música juntos. Y creo que esos otros grupos tienen sus propias razones para no hacerlo. No creo que sea una cuestión de compararse con otras bandas, sino de seguir el propio camino.

Publicidad
Publicidad