07/06/2019

La catalana presenta mañana Disco Chino, su álbum más personal y directo, en la sala Sidecar de Barcelona.

Disco China nos muestra a una nueva Brigitte Laverne, una que conviene no pasar por alto. La de Vilanova i la Geltrú, que empezó a despuntar como bedroom producer por allá el 2013 con un puñado de referencias en Bandcamp, no tardó en convertirse en la promesa nacional del pop electrónico que tanto ansiábamos. Desde entonces, sin embargo, han pasado muchas cosas: un EP debut en Foehn Records, un primer LP en Club Ruido y, ahora, una reválida bajo el amparo de Wegow grabada en los estudio de Red Bull en Sao Paulo que, producida por Adri Bertran (Crim), se convierte de inmediato en el trabajo más personal y directo de la catalana hasta la fecha. Y es que con solo siete cortes y, por primera vez, cantando íntegramente en castellano, ha condensado en este álbum sus mayores virtudes aunando estribillos dulces, letras ácidas, sintetizadores resplandecientes y ecos tanto al bacalao como al esplendor indie de antaño, además de un toque de atención contra el machismo en la industria.

Brigitte Laverne presenta el disco mañana sábado 8 de junio en la sala Sidecar de Barcelona. Pero antes, nos lo cuenta aquí canción por canción:

1. ‘Bienvenido al Realismo’

Desde el primer momento en el que compuse la línea de sinte con la que empieza el disco sabía que era un buen pistoletazo de salida: condundente y con sonido bacalao, como me gusta a mí. Es la primera canción que compuse con coros, ¡y cómo le pillé el gustillo! Lo hice con varias canciones más del disco; me parecen superdivertidos de componer y le dan mucha fuerza al directo.

2. ‘Disco China’

Otra vez el sintetizador inicial como protagonista; esta vez de ponerle nombre al disco, por razones bastante obvias: una línea melódica oriental donde ya no hablo de desamor. Hablo de irse de gira, de hacer música… que es lo único que me salva cuando llega un lunes «normal». La contundencia de las guitarras me volvió bastante loca cuando oí la primera mezcla. Citando a Broncano: «Ou mama».

3. ‘Te Crees Muy Eterno’

Seguramente sea la canción más razonablemente parecida a mis primeros trabajos, y diría que la más melódica. En ella hablo del pecado que es para mí perder el tiempo, ya que creo que con tantos cacharros e inputs nos hemos convertido en los reyes de la procrastinación y no mola. No somos eternos, vamos a morir. Suena trágico y lo es, pero de una forma bonita.

4. ‘Culpable y Feliz’

Primer single del disco y mi tema favorito. Una canción para cantar a pulmón en el coche y quedarse a gustísimo; para dejar de sentirte mal con las decisiones que tomas. Todos la liamos, todos hacemos daño sin querer, pero lo haces para quererte más y eso está bien. Es la segunda canción que compuse, la primera fue ‘Bienvenido al Realismo‘. Cuando tenía estas dos medio acabadas ya tenía buen presentimiento con este disco.

5. ‘Déjame en Paz’

Pues eso, que hay personas que no afrontan nada de lo que pasa a su alrededor, que inflados y cegados en su ego de mierda no aceptarán un no por respuesta. Déjalo ya. Es la canción más indie del disco y la más cruda. Mi favorita para tocar en directo, y definitivamente mi letra más personal y dura.

6. ‘Que Gane el Mejor’

Volvemos un poco al ego: “Siempre pierde el que muestra su debilidad”, dice el estribillo, y así es. Ir de interesante o pasar de alguien siempre me ha dado una pereza terrible. No tiene ningún sentido pero parece ser el juego favorito de mucha peña. Esta canción habla de eso, de relaciones tanto de amistad como de amor que no han prosperado por orgullo pero que te engancharon mucho en su momento.

7. ‘No Lo Haces Nada Mal’

Durante bastante tiempo, reconozco que no me fijaba si sufría esos pequeños micromachismos en la industria musical de los que tanto había oído hablar. Ahora, con perspectiva y después de cinco años, he visto claro que sí: frases como «no lo hace nada mal para ser tía» me joden mogollón, y lo he escuchado más de una vez. Por desgracia sigue siendo un poco exótico, cada vez menos, que una chica toque un instrumento y produzca.

Como dato curioso, esta canción es de hecho una versión del proyecto musical de Adri (mi chico y el coproductor de Disco China). Se llamaba ‘Futuro Antiguo’, y la canción original habla de chicos jóvenes con bigotes, así que nada que ver con mi versión. Pero siempre me flipó este tema y quería apalancármelo. Recomiendo ir a su Bandcamp para escucharlo, me parece brutal el EP entero. Os dejo aquí el enlace por si os pica la curiosidad.

Publicidad
Publicidad