27/05/2019

I'm Easy to Find es el disco más coral de The National, un trabajo en el que su líder añade nombres a una larga lista de colaboradores. Porque sí, antes hubo más...

Ni su condición de frontman ha frenado la timidez de Matt Berninger. Apocado, huidizo y siempre renuente a cruzar la mirada con su público en los ya tradicionales paseos de sus directos, la popularidad no le ha hecho variar esa aura de discreto atormentado.  Sus detractores pueden pensar que hay algo de impostado en el cantante de The National, pero en el fabuloso Mistaken For Strangers se revela como hombre sencillo e inmerso en sus inquietudes y fantasmas que no desatiende imperativos como el de vigilar a su revoltoso hermano Tom mientras este realiza el documental. Esa honesta intromisión ha servido de imán para atraer a diversos nombres, porque Matt necesita sentirse arropado. Algo evidente en I’m Easy to Find, el reciente y revelador nuevo disco de The National, aunque las numerosas colaboraciones de este trabajo solo pasan a formar parte de una larga lista.

Decíamos que hay algo modélico en la persona que se esconde tras una barba recortada y unas gafas de pasta, tras ese prototipo de hípster abandonado. La colaboración con High Fiction, un desconocido dúo de músicos con una carrera profesional pero sin discografía, es un buen ejemplo. Gary Grundei y Amy Shelley pudieron, no se sabe muy bien cómo o por qué, incluir en los créditos de su elegante debut, to: whom it may concern (2016), el apellido Berninger. Su voz aparecía en la estupenda ‘The Young Men’, una preciosa pieza pop que injustamente pasó inadvertida.

La proximidad con aquellos que empiezan a andar es una de las consecuencias de su fuerte compromiso social. El pasado año Matt Berninger y la joven Julien Baker alzaron sus voces en ‘All I Want’, una canción para la serie 7-inches for Planned Parenthood que promueve la sanidad pública y en la que también han participado, entre otros, Sleater-Kinney o St. Vincent. Para ese mismo proyecto, Matt contactó con el compositor de bandas sonoras Jon Brion, con el que fabricó la delicada y minimalista ‘Learning (Live At Largo)’.

La convergencia ideológica, pero también los lugares comunes, son un buen sitio donde hallar complicidad. A pesar de que el origen de The National está en Ohio, fue en el Brooklyn de principios de siglo, tan bien retratado en el libro de Lizzy Goodman Nos vemos en el baño, donde se produjo su ascenso. Entre las bandas que emergieron en ese Nueva York estaba también Clap Your Hands Say Yeah, con quien The National hizo una gira en 2005 y con la que se mantendría la conexión 12 años después, cuando Matt se metería de lleno en la sonoridad rugosa de sus colegas cantando el ‘Coming Down’ del sobresaliente Only Run (2014).

También The Walkmen formaban parte de esa generación única. Alguna trastada común debieron hacer para que Matt acudiera veloz a la llamada del proyecto en solitario de Walter Martin en la hilarante ‘Hey Matt’, en la cual el barítono le llegaba a pedir que no cantara “sobre amor y noches solitarias”. Ambos ya se habían encontrado en la también guasona y animalista ‘We Like The Zoo (‘Cause We Are Animals Too)’ del debut de Martin en solitario, con el que buscaba hurgar en sonoridades pretéritas. El universo también indie fue el acicate para que Matt entablara una relación todavía más estrecha. EL VY fue el proyecto junto al polifacético Brent Knopf, de Menomena y Ramona Falls, cuyo resultado, hasta el momento, es el luminoso Return to The Moon (2015), que apareció trece años después de la propuesta inicial. Y Nueva York fue también el punto de encuentro con The Forms, que se saldó con la canción ‘Fire To The Ground’.

A veces el vocalista ha hecho de Cicerone con nuevas divas. Se podría pensar que el concepto almibarado de CHVRCHES no casa con la sempiterna búsqueda de lo trascedente del cantante. Pero el encuentro con Lauren Mayberry fue una bendición. ‘My Enemy’ es una de las mejores canciones del tercer álbum de los de Glasgow y una clara muestra de lo polifacético que es el estadounidense. Del synth-pop puede transitasr hacia una idiosincrasia más mística y pareja a la suya como la de Andrew Bird, con quien elaboró ‘A Lyke Wake Dirge’ además de dejar un fabuloso vídeo con el ‘Perfect Day’ de Lou Reed.

Matt, además, es un tipo agradecido, no solo por su recuerdo del cantante de The Velvet Underground. Su banda reclutó, de nuevo con fines benéficos, a una miríada de coetáneos entre los que estaba Courtney Barnett. ANOHNI, Unknown Mortal Orchestra, Bill Callahan, Real State, Phosphorescent, Wilco, Angel Olsen o Bonnie ‘Prince’ Billie para un monumental homenaje a The Grateful Dead de más de cinco horas de duración con el nombre de Day of the Dead (2016) en el que destacaba una estremecedora versión de ‘Morning Dew’ interpretada por The National. Sus deudas con los antecesores también las saldó junto a Spoon cantando ‘Ashes to Ashes’ de David Bowie. Sobre el escenario, además, la troupe de Matt Berninger ha crecido también con Sufjan Stevens o Bon Iver.

Mucho más desconocido es su vínculo con Booker T. Jones. El arquitecto del celebérrimo Green Onions oscureció a Matt y se atrevió a ponerle junto a Sharon Jones en una canción de su The Road from Memphis (2011). Ambos protagonizaron un memorable dueto en ‘Representing Memphis’. Por otro lado, las bandas sonoras han servido para seguir ampliando su círculo de amistades: desde Vince Giordano and The Nighthawks, en el ‘I’ll See You In My Dreams’ de la serie Boardwalk Empire a the bird and the bee para la canción ‘All Our Endless Love’ de la película Más allá del amor o la cantautora Joy Williams, con la que hizo ‘Hush’, para la serie Turn (2014).

Con todo lo dicho no es de extrañar que el último álbum de The National sea prácticamente un disco coral. En primer lugar, I’m Easy To Find es la colaboración con el director Mike Mills, quien propuso a la banda una película junto al LP del que además es coproductor. En segundo lugar, nunca un disco del quinteto había tenido unos créditos tan largos. Gail Ann Dorsey es una de las que cobra mayor protagonismo. Aunque la bajista de David Bowie no haga demostraciones tan salvajes como su dueto de ‘Under Pressure‘ con el Duque Blanco en el concierto de Dublín de 2003, el contraste de sus cuerdas vocales con las de su compañero en ‘You Had Your Soul With You’ y ‘Hey Rose’ es una delicia.  Otro de los nombres destacados es el de Sharon Van Etten, precedida de su enorme Remind Me Tomorrow de este mismo año, que se une a Lisa Hannigan (ex-Damien Rice) en ‘The Pull of You’. El mosaico feminista se completa con Kate Stables (This Is The kit), la francesa Mina Tindle o la desconocida Eve Owen. Con todos esos nombres, es evidente que la formación busca nuevas sendas para evolucionar. Y la camaradería de su líder es la mejor muestra de que su imperio, lejos de ser falso, no deja de extenderse.

Publicidad
Publicidad