27/03/2019

Reivindicamos al londinense, que actuará en el Primavera Sound 2019, como uno de los mejores exponentes del crossover indie-trap.

En este espacio, un servidor argumentó que el disco debut del north-londoner más hip del indie actual merecía ser contado entre los mejores álbumes del año. Fast forward a dos meses antes del Primavera Sound 2019, y Bakar es sin duda uno de los nombres más interesantes del cartel. Sobre todo porque logra una cosa genial: contentar tanto a los que se quejan de la pérdida de identidad del festival (?) como a los que defienden la entrada de los nuevos géneros, ergo “música urbana” (?), ambos tan genialmente caricaturizados en el vídeo de Rocío Quillahuaman. Puede que en el concierto de Bakar por fin todos, incluido el fantasma que perrea, se junten para pasar un buen rato libre de prejuicios.

El single con el que nos agració el bueno de Bakar el finde pasado, ‘Chill‘, es una demostración perfecta de lo aquí argumentado. La intro es un delicioso riff al que se le suma otro igual de bonito, justo antes de que la voz joven pero ronca del chaval, con ese inglés británico exquisito de ligera cadencia jamaicana, empiece con el estribillo: “Tell me what’s the deal, what’s the deal now?”.  En el siguiente compás, con toda naturalidad, como si esto fuera un género totalmente asentado, entra la percusión, y tachán: es un loop de trap. La canción discurre con estos cuatro elementos totalmente armónicos, sin mayores variaciones, inevitablemente induciéndote el estado de chillness, hasta que llega el misterioso outro, gritado cual cantante de punk:

“Rest in peace to Amy
Wish she had a daughter
Wish she were to have my baby
Wish we had a long run
lately I’ve been feeling crazy
I wish we could go back”

Y bueno, más o menos es eso. Tres minutos y medio de una canción perfecta. Además, el drop del single vino acompañado de una segunda canción: ‘Sold Your Soul‘, de nuevo una genial mezcla de un rollito indie lo-fi con unos vocales estilo rap y estribillo en falsete, en que se queja de que su crush nunca le haya vendido su alma, a pesar que su swagger sí le haya hecho darle swipe up.

Bakar no es el único que está sintetizando genialmente la corriente instrumental trapera con la eterna stratocaster con la que aprendió a tocar. De hecho, en España parece que el 2019 va estar marcado por una simbiosis interesante entre emo rock e instrus de trap, ola liderada por Yung Beef y Goa (influencia clara de Lil Peep, y anteriormente de Yung Lean). Por otro lado, también están incursiones como las de Cupido, en que extraperos se meten a ponerle vocales al indie más popero. Pero el estilazo que se marca Bakar y la naturalidad con que lo hace no parece tener iguales por ninguna parte. Sin embargo, por el momento no se parece que casi nadie le preste demasiada atención. Pero yo insisto: Bakar es la wave, estad atentos. 

Publicidad
Publicidad