21/03/2019

Se ha hecho esperar, pero ya está aquí. Charlamos con dos miembros de Oso Leone sobre Gallery Love, ansiado tercer disco que se publica mañana y se presenta en directo el sábado en La (2) de Apolo de Barcelona.

Gallery Love, el nuevo disco de Oso Leone, iba camino de convertirse en El Dorado: el mito de un tesoro al que nunca llegas, una valiosa maravilla prometida tras la vuelta de la siguiente esquina pero que al final, huidiza por naturaleza, nunca está. Allá por febrero de 2015 Indiespot os contaba en primicia que la banda mallorquina se había instalado en una casa en la Serra de Tramuntana de Mallorca para empezar a dar forma a su tercer álbum, solo dos años después del aclamado Mokragora, pero han tardado cuatro más en convertirlo en realidad. Durante ese tiempo, especialmente el último año y medio en el que el disco estaba terminado, se ha fraguado su fichaje por el sello inglés Apollo Records (subetiqueta de R&S Records), a la postre encargado de publicar mañana viernes, día 22 de marzo, el esperadísimo Gallery Love. Un salto cuantitativo y transfronterizo que han dado, bien calculado, desde el prestigioso trampolín nacional de Foehn Records.

Atrapado y desvelado finalmente el tesoro, nos hemos encontrado un álbum lleno de joyas sutil y delicadamente engarzadas. Piezas de bisutería musical casi transparentes como ‘River of Jasmines’ o ‘Blue Come In’, preciosa porcelana fina en forma de quietud titulada ‘Gallery Love’, gemas vidriosas y translúcidas como ‘Cos.imo!’, vestiduras sedosas, sensuales y elegantes como ‘Virtual U’, ‘Best in You’ y ‘Vernal Pools’, bien ceñidas a una suerte de influencia neosoul y R&B, e incluso adornos ornamentales más tribales como ‘A Pale Blue Dot’, uno de los puentes de unión estilística con Mokragora, su anterior entrega. En general más incorpóreo, espacial y ambiental que aquel, Gallery Love se presentará en sociedad este sábado 23 de marzo en La (2) de Apolo de Barcelona en el marco del Curcircuit tras haberse expuesto en sus actuaciones de los últimos dos años siendo todavía inédito.

Actualmente instalados en Barcelona, Xavi Marín (vocalista y guitarrista) y Eusebio Alomar (bajista), arquitectos del inclasificable y atractivo sonido de Oso Leone, nos han respondido a algunas preguntas sobre el retraso y la naturaleza musical de Gallery Love, el álbum que viene a consolidar al balear como uno de los proyectos musicales más interesantes y notables de la década a nivel nacional.

Lo primero de todo, y ya que mucha gente sabe que el disco está listo desde hace tiempo, ¿cómo explicáis la demora del lanzamiento?
EUSEBIO ALOMAR
: Empezamos a montar nuestro estudio en el interior de Mallorca a finales del 2015. Al principio dedicamos mucho tiempo a familiarizarnos con el estudio y el material del que disponíamos, no había un rumbo, y la imagen del álbum simplemente fue apareciendo. Todo el material salió in situ, teníamos muchas demos antes de empezar la producción pero las dejamos atrás. Realmente han sido dos años de grabación/producción y después, por un sinfín de motivos, el álbum ha estado un año y medio en una carpeta.

Uno de esos motivos ha sido la firma con el sello inglés Apollo Records. ¿Ha valido la pena esperar(los) tanto? ¿Estar en el nuevo sello os compensa?
EUSEBIO: Yo creo que sí, es bueno dar pasos que conecten a más personas. Ahora lo único que queremos es sacar material de manera más fresca. Ya sea en formato álbum o de otra manera.

¿Cómo ha quedado la relación con Foehn?
EUSEBIO: Con Marc [Campillo, director de Foehn Records] siempre hemos tenido muy buena conexión, ahora tenemos una relación abierta.

Habladnos del proceso de concepción y grabación del disco.
EUSEBIO
: La idea era internarnos un pequeño período de tiempo en un lugar que creíamos ideal para ello. Acabamos montando un estudio en una antigua fábrica de corcho y vivimos ahí dos años, haciendo música continuamente. Producimos más que en cualquier otra época de nuestra vida; lo que acabó siendo el disco es solo una pequeña parte de nuestra estancia allí.

¿En qué medida el contexto de la casa y la experiencia de haber vivido ahí dos años han resultado determinante en el resultado? Musicalmente, pero también lírica y conceptualmente.
EUSEBIO
: Desde el sonido de la sala (algo que buscábamos expresamente) hasta el esfuerzo de calentar la casa… es algo que en tu carrera te planteas hacer: eso de coger y montar un estudio, de tener el control y la calma en el proceso de grabación… pero los instrumentos y el micro siempre estaban ahí, listos para grabar, y eso también provocó que la idea de disco se dilatara en el tiempo. Acabas teniendo demasiado acceso a las canciones, y algo que hemos aprendido es que también es bueno alejarse de ellas.

Da la sensación de que el mapa general de Gallery Love es como un gran espacio vacío regado de preciosos e infinitos detalles muy sutiles. ¿Había esa intención espacial?
EUSEBIO
: Al empezar a grabar comenzamos un proceso de exploración sonora que acabó formulando unos primeros temas, ‘A Pale Blue Dot’ y ‘Cos.imo!’, y de ahí fuimos desarrollando. Quizás el sonido es fruto de esa exploración a lo largo de los dos años. Nuestra intención real era hacer canciones y plasmar emociones, no se nos había ocurrido espacializar, ni nada parecido… Si suena vacío no es porque hayamos extraído pasajes instrumentales, simplemente nos gustaba cómo sonaba.

También resulta extremadamente delicado, como una preciosa y cuidada estructura acristalada que parece que puede romperse si la tratas con poco tacto. ¿Cuánto de esta afirmación podría referirse a vosotros mismos como personas y artistas?
XAVI MARÍN
: Yo no puedo afirmar rotundamente que la música de uno sea el reflejo de sí mismo, pero hay una parte de ahondar en la profundidad y a la vez de extraer hacia fuera. La música siempre nos ha llevado a vivir de manera inhóspita.

Ahora que dices eso, en ‘Cos.imo!’ se puede leer entre líneas la dicotomía de cómo conectar con lo universal, con lo espiritual, con todo aquello que está por encima y nos supera, sin desconectar de lo concreto, de lo real, del suelo. Lo cual explica, de alguna manera, lo impermeable e introspectiva que resulta la atmósfera del disco.
XAVI
: Es una de las raíces. ‘Cos.imo!’ precisamente elige un diálogo entre la tierra, los árboles y el universo, como una trilogía de diferentes enfoques de la vida (a tres distancias del plano).

Teniendo un material tan cuidado entre manos, ¿qué tal habéis llevado la espera? ¿Qué habéis hecho entre tanto?
XAVI
: Ha habido momentos de pérdida de fe y de frustración, pero la espera ha sido reveladora: me sorprende que simplemente hayamos podido seguir produciendo y haciendo música. Nunca hubo un descanso creativo tras terminar el álbum, estuvo oculto en una carpeta casi dos años, simplemente hicimos (o rehicimos) nuestra vida y todo lo posible para mantener el proyecto vivo.

Personalmente, y siempre en el mejor de los sentidos, Gallery Love me suena difuso, con las formas poco definidas, como incorpóreo; por momentos fantasmagórico y transparente; y también sumido en la quietud, con ritmos lentos y poco marcados. Lo digo sobre todo por ‘Agró Blanc’, ‘River of Jasmines’, ‘Gallery Love’ y ‘Blue Come In’. ¿Estáis de acuerdo? ¿Vuestra música podría catalogarse ahora más que nunca como ambient?
XAVI
: Para mí es más difuso y abstracto nuestro anterior trabajo. Imagino que se podría catalogar de muchas maneras, siento que encasillarlo únicamente como ambient sería quedarse en la superficie.

Pero en general, aunque haya un par de temas (‘Vernal Pools’ y ‘A Pale Blue Dot’) que marcan una continuación con Mokragora, el disco parece un viraje rupturista hacia algo más ambiental, ¿no os parece?
XAVI: Intentamos no analizarlo durante el proceso creativo. Las palabras llegan siempre más tarde. Lo que quede o no, no nos importa demasiado: mañana el feeling será otro. Desde luego no nos interesa esa rigidez en nuestro trabajo, lo que hiciste en el pasado no es definitivo, hacemos música para aprender y conocer.

¿Qué influencias o situaciones hay detrás de temas más movidos como ‘Virtual U’ o ‘Best in You’ (además de los dos últimos mencionados), tan elegantes, sensuales y sofisticados?
EUSEBIO
: Escuchábamos mucho soul, góspel y rarezas que íbamos encontrando, cada canción tiene su contexto sonoro, imagino. Nos gusta la música que evoca lo desconocido o lo oculto. Quizás es por eso que suenan de otra manera, todo lo que era una buena atmósfera de música nos acababa influyendo.

Siendo un disco que carece de melodías llamativas, en el que no hay aspavientos y en el que prima lo ambiental y atmosférico, ¿cómo creéis que calará en el público?
EUSEBIO
: Espero que lo disfruten tanto como nosotros haciéndolo. Creo que al final lo que te queda es que haya gente que lo aprecie, de cualquier manera. ¡La idea de que haya un grupo de gente que presta atención a lo que haces ya es increíble! En cualquier caso, la música que hacemos es la que nos sale: se parece bastante a ir a pescar.

En las actuaciones que os hemos visto durante 2017/2018, con el disco ya hecho y tocándolo en directo, el público parece haberlo recibido de manera fría, como si no conectaran con las nuevas canciones. ¿Creéis que se debe a que, al fin y al cabo, todavía no lo habían oído? ¿O que, por ser como es el disco, la puesta en escena es más exigente (necesita que la gente se meta al 100%)?
EUSEBIO
: Siempre intentamos mejorar el cómo tocamos las canciones en vivo. Nuestra idea es avanzar hacia un show más visual y sonoro a la vez.

La última vez que os vimos, en el VIDA 2018, fue diferente: más estructurado en torno al ambiente de Gallery Love que las anteriores actuaciones (en Apolo y el BAM en 2017, y en el Emergència! 2018). ¿Es la línea que seguiréis a partir de ahora?
EUSEBIO: Pues creo que va a ir desarrollándose hacia un sonido nuevo, quizás el del próximo trabajo. Queremos tocar cosas que nos suenen especiales a nosotros, eso a veces es lo más nuevo y lo más actual. Además, es bonito que un show no sea siempre el mismo y es saludable hacer pequeños cambios.

Siempre habéis sido un grupo que marca el boceto de las canciones en los discos, pero que realmente estas las acaba desarrollando en los directos. ¿Seguirá siendo así o cada vez está todo más medido y programado?
EUSEBIO
: Sí, todo está abierto y se acaban de escribir las canciones mucho después de grabadas, por eso quizás acaban transformándose.

¿Podéis recordarnos vuestros siguientes conciertos, más allá del de este sábado 23 de marzo en Apolo?
EUSEBIO
: Pues sí, el 2 de mayo estaremos en el Conde Duque de Madrid y el 12 de julio en el Bilbao BBK Live 2019.

Publicidad

Foto. Adrià Cañameras   Entrevistas
Publicidad