06/03/2019

Las actuaciones de La Zowi, Rico Nasty, Goa, Albany, Kodie Shane o Hurricane G llevarán el sello Yung Beef approved.

La pegada casi simbólica que tiene una decisión como presentar al completo, de una tacada, el cartel de un festival es innegable. Si juegas bien tus cartas, es un órdago que puede ser irrebatible: «esto es lo que tengo yo. A ver qué llevas tú». Una estrategia, la del tormentón como oposición al tradicional sirimiri de nombres, adoptada por Primavera Sound en su edición de 2013 que tiene sus riesgos. La noticia puede terminar siendo el lanzamiento del cartel, como evento, como cita, como acontecimiento, por encima de los verdaderos protagonistas: los nombres que lo conforman. Aquello de los árboles y el bosque.

El pasado 5 de diciembre, Primavera Sound compartía el cartel de su próxima edición, llamada a celebrarse en Barcelona entre el 30 de mayo y el 1 de junio (si nos atenemos a sus tres jornadas centrales localizadas en el Parc del Fòrum). 226 nombres, nada menos, para formar un sudoku que cada uno puede resolver a su manera. En ese momento, arrancaban casi seis meses para leer entre líneas y detectar matices, particularidades, nuevas filias. Hablamos, por lo tanto, de un cartel cerrado, pero también muy vivo.

Uno de los detalles que pudo pasar desapercibido fue el hecho de que Yung Beef ejercerá de curator de un escenario. Tras su sabrosona actuación junto a los ya extintos PXXR GVNG de 2016 y su enjaulado show en la jornada inaugural de 2018, Fernando Gálvez se convertirá en una figura inédita en la historia del festival: desde que echara a andar en 2001, el festival nunca había dejado en manos externas la programación completa de un escenario. 17 actuaciones llevarán impreso el sello Yung Beef approved: Albany, Brat Star, Gangsta Boo, Goa, Goth Boi Clique, Hurricane G feat Tony Touch, Ian Isiah, Japanese, Kodie Shane, La Goony Chonga, La Zowi, Mark Luva, Dj Playero, Rico Nasty, Rosa Pistola, Somadamantina, Tony Touch & Friends y Uzielito Mix. A todas ellas, además, hay que sumar un dj set del propio Fernando.

Para hablar sobre la concepción de este escenario histórico, sobre algunos de los artistas que ha escogido o sobre su condición de pararrayos andante de la escena urbana nacional estuvo Yung Beef el pasado lunes en los estudios de Radio Primavera Sound, dentro de la programación de El magaSin, el programa que presentan Alicia Álvarez y Sergi Cuxart de lunes a viernes. En esos estudios, justo donde se presentó el cartel tres meses atrás, se resolvió la primera pregunta que a cualquiera le viene a la cabeza: ¿Por qué Yung Beef?

Joan Pons, Director de Comunicación de Primavera Sound, explicó los motivos: «La pregunta sería otra. ¿Y por qué no iba a ser él? La rueda de prensa del año pasado, en la que participó Fernando, ya la entendimos como una declaración de intenciones sobre dónde se quería posicionar el festival respecto al talento de las nuevas generaciones. Este año, surgió la posibilidad de traer a algunos artistas de reguetón o trap internacional y el festival quiso darle contexto, pero nosotros no sabemos de todas las músicas. Lo que sí sabemos es ser permeables y escuchar a la gente que sí sabe. Vimos claro que Fernando podía llegar hasta donde nosotros no llegamos».

«Me lo propusieron y dije ‘pues claro’. A mí siempre me ha gustado este rollo. Siempre he tenido que hacer de promotor. Como al principio no nos contrataban, nosotros montábamos nuestras fiestas. Cuando vivía en Granada, ya las organizaba», contó Fernando acerca de un escenario que, según predijo, «va ser loco porque es diferente. Es diferente para el festival. Este año ha sido una locura para todos. Se ha definido un poco más todo lo que es este movimiento: ha pasado a planos mayores y Primavera es otro ejemplo de ello. Que haya un escenario así en un festival tan grande es algo potente».

Sobre su ya largo vínculo con el festival, comentó: «Hace tiempo que tengo relación con el festival, desde que actué con PXXR GVNG. Cuando hemos venido a actuar, nos lo hemos tomado como un honor. Siempre hemos venido con fuerza. Empecé a conocer a parte del equipo y, desde entonces, siempre ha habido buena relación. De repente, apareció esta oportunidad. Yo ya tengo una edad y tengo otras prioridades. Hacer cosas de este tipo me flipan. Tener un escenario aquí, en Barcelona, que es la ciudad en la que empezamos todo… Es una locura».

Hecho el acuerdo, tocaba alistar nombres que ayudaran a entender qué se esconde entre los pliegues de ese conglomerado de sonidos que ahora llamamos música urbana. «Hubo que hacer un abanico más grande de artistas del que finalmente ha quedado. Según me han transmitido, ha habido las complicaciones normales, pero todo ha salido redondo. Lo que teníamos planeado se parecía mucho a lo que ha terminado saliendo, es prácticamente igual. Es lo que estábamos buscando como escenario. Todos los artistas están con muchas ganas. Gangsta Boo, por ejemplo, no está girando, no está dando conciertos. Se viene porque le ha molado».

El plantel que propone Yung Beef es mucho más variado de lo que quizá pueda parecer en un primer vistazo. Poco tienen que ver, sobre el papel, la electrónica industrial de Mark Luva con el gangsta rap de la vieja escuela de Gangsta Boo; el emo-trap de Goth Boi Clique (el colectivo del llorado Lil Peep) con el reguetón primigenio de Japanese; el r&b futurista de Kodie Shane con el rap punki de Rico Nasty; el perreo subversivo de Rosa Pistola con el trap narcotizado de Somadamantina; las rimas arrastradas de Goa con el flow supersónico de Hurricane G.

Pese a todo, pese a singularidades y peculiaridades, el curator defiende que existe una línea que une a todas las propuestas reclutadas: «Toda esta gente viene de la calle. Tienen muy claro de dónde vienen y entienden la música de la misma manera en la que la entiendo yo. Es música de verdad, más libre. Sin tanta presión de marcas. Muchos de ellos están en el underground y esto puede ser un paso, igual que lo fue para nosotros: para mí, venir al Primavera fue un paso en mi carrera. De aquí van a salir cosas muy potentes», augura.

Cómo se relacionará este espacio con el resto del festival podría ser una incógnita, aunque la apuesta por sonoridades urbanas, que va desde Future o Nathy Peluso hasta Ivy Queen o Nas, lo convierten en una parte más de un todo. El diálogo entre el escenario supervisado por Yung Beef y el resto será, sin duda, posible. Como muestra, una anécdota: «Ha habido artistas que me he quedado con ganas de meter en el escenario y luego los he visto en el cartel. A Cuco, por ejemplo, lo tenía en mente desde el primer momento y al final ha terminado saliendo por otro lado». Entre los que sí ha logrado programar, tiene una mención especial para Hurricane G: «Pensaba que era de lo más difícil de conseguir, pero se hizo enseguida. Para mí, es la mamacita. Para mí, es como Cardi B para los chavales de ahora».

«Este escenario», concluye, «es mi visión de la música. Es como yo veo la música de calle. Es como un sueño. Si me preguntaran cómo sería un día de música perfecto para mí, sería así». Y lanza un aviso: «Hay gente a la que será muy difícil volver a ver por aquí en un escenario. Es una ocasión muy buena».

Publicidad
Publicidad