14/02/2019

La californiana, atípica aspirante a estrella del pop, publica mañana su primer álbum.

En tiempos de algoritmos, estímulos 360º y consumo a granel, todavía no se ha inventado método más efectivo que el boca-oreja para descubrir una nueva obsesión musical. Ese es, en el fondo, el espíritu que todavía permanece en redes sociales como Twitter, aunque su alcance puede ser incontrolable. Especialmente dependiendo de la cantidad de followers que acumule el prescriptor.

A finales del pasado mes de octubre, un tuit de la actriz Chloë Grace Moretz ponía en alerta a sus más de 3 millones de seguidores: alguno de ellos llegaría así hasta Sir Babygirl, el alias tras el que se esconde Kelsie Hogue, una californiana de 25 años. La canción que recomendaba Moretz era ‘Heels‘, su single de debut, estrenado oficialmente un año antes. Una canción orgullosamente pegadiza en la que Hogue repite una y otra vez que no la reconoceremos porque se ha cambiado el color del pelo. El clásico movimiento capilar que uno ejecuta cuando quiere romper con una etapa anterior y que conecta con la intrahistoria del tema: «Vino de mi experiencia al entrar en la escena de citas queer y de todo el dolor y la alegría que derivan de ello. Estaba saliendo de una serie de medias relaciones decepcionantes que sentí que terminaron antes de que ni siquiera pudieran  comenzar y escribí esta canción para intentar liberarme de ese ciclo», ha comentado Hogue, autodefinida como bisexual y de género no binario, en una entrevista.

Heels‘, un eufórico himno pop en potencia, gritado más que cantado, introduce una posibilidad que nos echa unos cuantos años encima a todos: quizá ya ha pasado el suficiente tiempo desde que arrancara el milenio como para que empiece a asomar un revival de aquella época presidida por producciones chiclosas y maximalistas. ‘Heels‘ parece pop del futuro, pero, en realidad, si uno rasca, descubre que se mira en el espejo de Hilary Duff, Ashlee Simpson o Avril Lavigne.

Desde el estreno de ‘Heels‘, no han faltado las novedades en la órbita de Sir Babygirl: el goteo de singles nos ha llevado hasta la punk-pop ‘Flirting With Her‘, la frenética ‘Haunted House‘ y una ‘Everyone is a Bad Friend‘ de apariencia dulce e interior fatalista («pienso que todo el mundo que conozco va a morir», dice en el estribillo), nuevas pistas sobre un primer LP, Crush on Me, que verá la luz mañana, viernes 15 de febrero. Y nuevas demostraciones de que el paradigma de estrella del pop, como todos los paradigmas, está mutando, ampliándose, deconstruyéndose. Sir Babybirl, con su maquillaje desastroso, su apología de lo andrógino ya desde su nombre y sus mensajes alejados del «y fueron felices y comieron perdices», oposita a ese estatus a su manera.

Publicidad
Publicidad