24/12/2018

Repasamos el extenso, paritario y ecléctico cartel de la próxima edición del festival barcelonés (con playlist de regalo).

Dos semanas después, con el impacto inicial del anuncio bautizado como #TheNewNormal ya estabilizado, es más necesario que nunca adentrarse en las profundidades del cartel del Primavera Sound 2019, que en su decimonovena edición reunirá a 226 artistas en Barcelona entre el 29 de mayo y el 2 de junio del año que viene. Porque si bien a nivel de debate todo se ha centrado en la dicotomía reggaetón sí / reggaetón no, lo cierto es que la edición 2019 del Primavera Sound será sobre todo recordada por su decidida apuesta por la paridad, siendo el primer festival de gran formato en el mundo que supera la barrera del 50% de artistas femeninas (porcentaje también presente, y muy notoriamente, en sus cabezas de cartel). Y también puede que sea la primera edición del festival (al menos en bastantes años) que renuncia a un gran cabeza de cartel para acabar teniendo una decena (o incluso alguno más, dependiendo de nuestros gustos personales), cada uno en su estilo: de Tame Impala a Solange, de Rosalía a J Balvin, de Erykah Badu a Future, de Cardi B a Interpol, de Janelle Monáe a James Blake, de Nas a Mac DeMarco, de Robyn a Stereolab o Big Red Machine (esto es, Justin Vernon aka Bon Iver + Aaron Dessner de The National). A partir de ahí, de cada cabeza, descienden los distintos microfestivales que podemos vivir dentro del Primavera Sound, añadiendo además la electrónica y las exquisiteces que solo pueden encontrarse aquí. Ojos atentos, oídos abiertos. Allá vamos.

Aunque antes de nada, para que podáis empezar a rastrear con calma entre los infinitos nombres del extensísimo cartel, como cada año os traemos nuestra propia playlist de Spotify: Primavera Sound 2019 x Indiespot.

Poder femenino

Se mire por donde se mire, salta a la vista: las mujeres han liderado el 2018 a nivel musical. Un estudio de Fender nos advertía hace unos meses de que un 50% de los nuevos guitarristas son mujeres, y aunque todo apunta a campaña de marketing, son muchos los indicadores que señalan el fin de la predominancia masculina en cuanto a influencia en el mundo de la música. Como buen termómetro de este momento –por primera vez en la historia, 10 de los 12 discos mejor situados en el ranking de AOTY, que recopila las reseñas que valora la prensa musical de todo el mundo, son mujeres–, el cartel del Primavera Sound 2019 trata de corregir un desequilibrio histórico que las asociaciones de mujeres en la música venían reclamando largo tiempo con un cartel completamente paritario, es decir, en el que más del 50% de los artistas son mujeres. No es que el Primavera Sound se haya vuelto feminista de la noche a la mañana; este debe ser entendido como un triunfo del propio feminismo, que por vez primera logra incidir en que el cartel de un gran festival esté copado por mujeres poderosísimas incluso en la letra grande: Solange, Cardi B, Erykah Badu, Janelle Monáe, Robyn y nuestro orgullo patrio, Rosalía, reclaman su condición de cabezas de cartel por méritos propios, bien sea por sus excelsos trabajos publicados este año o por su trayectoria y legado impecables. Además, hay poder femenino en todos los géneros: de la madre indie rock Liz Phair a la cantautora del momento Courtney Barnett pasando por estrellas pop con personalidad como FKA twigs, Charli XCX, Carly Rae Jepsen y Christine and the Queens; o la nueva generación que representan Clairo, Sigrid y Empress Of; además de figuras con largo recorrido como Róisín Murphy y Neneh Cherry o, como nuevos valores electrónicos en auge, Helena Hauff, Nina Kraviz, Peggy Gou, SOPHIE y Yaeji. Todo ello sin olvidar a referentes de la escalada urbana y latina como Kali Uchis, Princess Nokia, Ivy Queen y Nathy Peluso. Los hombres podemos ponernos como queramos, pero el poder femenino ha llegado para quedarse y, nos guste o no, no podemos mirar para otro lado.

Acceptable in the 90s

En el ya icónico vídeo de presentación del line-up, una voz en off dice “parecía que volvían los noventa, pero nos asomábamos a los nuevos veinte”. Al final, aunque no lo parezca, los 90s estarán plenamente representados entre tanta apuesta por la rabiosa actualidad. La reunión de Stereolab y el reconocimiento a la trayectoria de Primal Scream, Liz Phair, Jarvis Cocker, Suede, Neneh Cherry (cuya frescura se mantiene intacta gracias a sus recientes alianzas con Four Tet), Built to Spill, Guided By Voices o un Stephen Malkmus que es mucho más que el líder de Pavement harán que echemos la vista hasta casi tres décadas atrás. Sin ellos, sin todos esos nombres que conectan con una época en la que la etiquetita indie sí tenía sentido, es probable que otras confirmaciones como Lucy Dacus, Soccer Mommy o Snail Mail sonaran de una forma muy diferente a la que lo hacen.

Desembarco latino

La edición 2019 del festival no pasará a la historia como la de la apertura definitiva a los sonidos latinos en general y el reggaetón en particular exclusivamente por la figura ya universal de J Balvin. El colombiano, headliner por razones más que evidentes, no estará solo en una revolución en la que cabrán antecedentes y consecuencias, pioneros y renovadores, maestros y aprendices. Pasarse por el Fòrum será estar más cerca de entender un fenómeno que no es precisamente flor de un día. Ivy Queen, Dj Playero, Japanese, el show conjunto de Hurricane G y Tony Touch, La Goony Chonga, nuestra Bea Pelea, Uzielito Mix y las sesiones de Rosa Pistola y Flaca, cuyos sets harán que la madrugada no solo suene a techno, desmontarán prejuicios por las buenas o por las malas. El perreo está llamando a la puerta: o le dejamos pasar o, sencillamente, la echará abajo.

Out of the bedroom

Venimos hablando del bedroom pop desde hace años; ya era hora de que estos jovencísimos artistas que vieron nacer sus primeras canciones en la habitación abriesen por primera vez las ventanas y aireasen de una vez el cuarto. La hornada de cantautores, músicos y productores posmilenales ha subido con fuerza este 2018, y el Primavera Sound será en 2019 su principal escaparate al mundo, así como uno de sus primeros retos encima de los escenarios: del fenómeno viral Clairo a, también desde California, su colaborador Cuco (ambos firman nuestra novena canción favorita canción del año) pasando por el escandinavo Boy Pablo, a quien ya vimos en el Primavera Club 2018, demostrarán que el algoritmo puede ser tu amigo. Habrá que estar atentos, además, al pop de la también noruega Sigrid, ganadora del BBC Sound of 2018 que acaba de anunciar su disco de debut, así como a las nuevas caras del indie rock Snail Mail, Soccer Mommy y Hatchie junto a adalides del bedroom pop nacional como Cupido y Cariño.

1001 maneras de rapear

Una vez que el mundo ha asumido el hip-hop como el nuevo pop, convendremos todos en que la primera etiqueta puede subdividirse en tantos compartimentos como la segunda: hip-hop no hay uno solo. A estas alturas, sus caminos son inescrutables. Una fiel fotografía de esa infinidad de matices puede verse en el cartel, que acoge maneras de rapear de todos los colores. Del quejío de Albany a la alegría contagiosa de Lil Moss; de la rabia de JPEGMAFIA a la flema británica de Loyle Carner; del exceso de cupcakKe a la contención de Kate Tempest. Aquí rapea hasta el que, en principio, no es rapero: Cuco, Aleesha, Nathy Peluso, Bakar o Kali Uchis abrazan la influencia urbana como buenos hijos de su tiempo. Las conexiones son incontables y, al mismo tiempo, improbables. En el Fòrum se citarán, por ejemplo, Nas, una leyenda de esto, y la jovencísima 070 Shake. Por edad, podrían ser padre e hija, pero su relación viene dada por el primer álbum en seis años del MC neoyorkino, ese Nasir en el que colabora la de New Jersey.

El sueño queer

Más allá de ser el primer gran festival con un line-up paritario, también hay que alabar y celebrar el hecho de que estemos ante uno de los carteles más diversos de la historia del Primavera Sound; uno en el que las propuestas queer y el colectivo LGBTIQ+ están ampliamente representados. Dejando de lado que en él figuran algunas de las divas predilectas de dicha comunidad –de Robyn a Charli XCX pasando por la misma Rosalía–, encontramos también a destacadxs artistas de lo más reivindicativos en esa esfera concerta, como podrían ser Janelle Monáe, Christine and the Queens y la rapera cupcakKe, así como una ristra de nombres que se definen como transexuales, pansexuales, fluídos o que simplemente no se identifican con el género binario: de SOPHIE a Mykki Blanco pasando por Yves Tumor, Ian Isiah, Lizzo y la brasileña Linn da Quebrada o artistas abiertamente lesbianas como Courtney Barnett, Lucy Dacus, Snail Mail y 070 Shake. Y si te parece mal, te dedicamos ‘Gente de Mierda‘ de Chenta Tsai aka Putochinomaricón.

El relevo electrónico

En los últimos años, el Primavera Sound ha consolidado un festival de electrónica dentro sí mismo. De hecho, es perfectamente factible asistir a la cita con una ruta centrada exclusivamente en las propuestas más bailables del cartel que tienen lugar en el espacio Primavera Bits. Para esta edición, además, el festival barcelonés reúne a algunos de los artistas que más están moldeando el momento actual tanto como productores como en el rol de DJs. Más allá de un repetidor tan legendario como Richi Hawtin y figuras de renombre como Apparat, Modeselektor y Agoria, el poder femenino también se dejará apreciar en las pujanes figuras de Helena Hauff, Nina Kraviz, Peggy Gou o Yaeji, mientras que será la ocasión perfecta para constatar el relevo que encarnan David August, Mura Masa o Maribou State, así como los directos de Yves Tumor (¡por fin con banda!), Danny L Harle, SOPHIE y la barakaldesa RRUCCULLA en la cúspide de la vanguardia. Sin lugar a dudas, el sonido PC Music estará bien presente en este Primavera Sound 2019.

Toques exóticos y rarezas Primavera

Como es obvio, algunos valorarán un festival por sus cabezas de cartel, o por aquellos artistas de la letra mediana más populares o mediáticos. No obstante, para los melómanos más aventureros y aquellos paladares más selectos, el Primavera Sound sigue apostando por los toques exóticos, artistas difícilisimos de ver encima de los escenarios y rarezas bien rastreadas. ¿Cuáles son los tesoros escondidos de esta edición? Una joya que el explorador nato no debería pasar por alto es el primer directo del estadounidense Jon Hassell desde 2015; el trompetista, compositor y pionero electrónico presentará en el Fòrum su primera obra en nueve años, Listening to Pictures, en el que por ahora es su único concierto confirmado en todo el mundo. Además, habrá que estar atentos a lo que nos tiene preparado el trío de jazz minimalista The Necks, que celebra 30 años de trayectoria, así como a The Mystery of the Bulgarian Voices junto a la voz de Lisa Gerrard, una de aquellas actuaciones en el Auditori que servirá para decir eso de “yo estuve allí”. Además, será un buen momento para descubrir el afro-funk-vogue de la reivindicativa icono trans Linn da Quebrada, desde Brasil, o la tradición jazz afrocubana en voz de Daymé Arocena, así como las propuestas japonesas Wednesday Campanella, CHAI, Midori Takada y Haru Nemuri; de garage rock a j-pop, este año habrá sabor asiático para rato.

Yung Beef & amigos

La relación de Yung Beef con el festival, que ya va para largo después de su sabrosona actuación junto a PXXR GVNG (R.I.P.) de 2016 y su enjaulado show en la jornada inaugural de 2018, irá un paso más allá en 2019 con su flamante papel de curator de un escenario propio que lo confirma como una figura aglutinadora dentro de la escena patria y en el que habrá hueco para rap punki (Rico Nasty), trap sin cortar (La Zowi), r&b futurista (Kodie Shane), rap triste (Goth Boi Clique, el colectivo del difunto Lil Peep), electrónica abisal (Mark Luva), gansta-rap de la vieja escuela (Gangsta Boo) o reggaetón subversivo (Rosa Pistola). En total, 18 actuaciones, incluido un DJ set del propio Fernando, que ayudarán a entender qué se esconde entre los pliegues de ese conglomerado de sonidos que ahora llamamos música urbana.

Ausencias 

Un festival no puede ser siempre perfecto y, por poner alguna pega, como cada año queremos resaltar alguna que otra ausencia notable en el cartel. Entre la letra grande echamos clarísimamente de menos a una banda de gran alcance como es Vampire Weekend, cuyo regreso aún seguimos esperando como agua de mayo, y no habría estado nada mal que Kendrick Lamar, reconvertido en el rey del hip hop a nivel planetario, hubiese vuelto al Primavera cuatro años después de aquella primera vez en Barcelona. Por otro lado, habrían sido bien recibidas figuras clave en femenino de este año como las cantautora indie rock Mitski o la sensación country-pop Kacey Musgraves, así como una Sharon Van Etten que no acude a la cita desde 2014, mientras que unos The Weeknd, Anderson .Paak o Blood Orange habrían redondeando sin ninguna duda el line-up de esta edición. Y si nos ponemos ya quisquillosos, no nos habría importado que, en un año tan diverso, Troye Sivan se dejase caer por el Parc del Fòrum con su pop queer. Y por qué no, el fenómeno nacional de Carolina Durante o el local Ferran Palau habrían destacado entre la cosecha de artistas patrios de esta edición.

#TheNewNormal

Con todo, no queda ninguna duda de que volvemos a estar ante una edición de Primavera Sound de lo más exuberante, con un cartel atrevido, acorde a los tiempos y que, más que ningún otro año, destaca por el cruce de géneros, estilos e identidades artísticas. Como suele decirse, en la mezcla está la gracia, y por este motivo celebramos esta nueva normalidad del evento barcelonés. ¡Nos vemos a finales de mayo en el Parc del Fòrum!

Publicidad
Publicidad