21/12/2018

150 canciones para resumir un año de música.

35. Yung Beef – ‘Me Perdí en Madrid’

De todos los cortes de la mixtape A.D.R.O.M.I.C.F.M.S. 4, ‘Me Perdí en Madrid’ es su mejor baza de cara a la galería pop. Una canción nocturna que los gallegos LOWLIGHT motean con hipnóticos beats y arreglos mareantes, y que evoca imágenes psicotrópicas tan vívidas que casi llegamos a sentir el mismo colocón (“estoy high como Dumbo”) que sintió el propio Fernando cuando vagaba sin rumbo por las calles de una ciudad desconocida. Hacia el final, Yung Beef se desgañita, suplica el perdón por su infidelidad sin amor y, cuando la atmósfera se vuelve irrespirable, resulta imposible salir del tema.

34. Yves Tumor – ‘Noid’

Noid‘ es un rayo de luz en mitad del oscuro y tumultuoso Safe in the Hands of Love, un álbum en el que Yves Tumor mantiene su identidad impenetrable con una amalgama de sonidos densos y opresivos que van del ambient al noise panando por el techno y la psicodelia. Sin embargo, aquí se respira clarísimamente el cruce pop y una sensibilidad que emana directamente del rock alternativo; todo para hablarnos de la brutalidad policial de una América al borde de la paranoia. Imposible confiar en el 991.

33. cupcakKe – ‘Crayons’

Crayons‘, el single que avanzó Ephorize, el primero de los dos trabajos que ha lanzado cupcakKe durante 2018, se estrenó el 4 de enero, pero todavía retumba. Por continente y por contenido: lo único que hace más ruido que su poderoso galope casi reggaetón es el mensaje a favor del amor libre (“like who the fuck you like, fuck the world!”) que encierra. Himno queer de 2018.

32. Billie Eilish – ‘when the party’s over’

Otro paso de gigante en la carrera de Billie Eilish. Otro más. Después de debutar en 2016 con ‘Ocean Eyes’ y de publicar su primer EP en 2017, este año ha servido para allanar el camino hasta su disco. Una estelar colaboración con Khalid (‘lovely’), un puñetazo sobre la mesa (‘you should see me in a crown’) y una demoledora balada susurrada con estribillo imborrable como esta ‘when the party’s over’, de nuevo con piano, beats atmosféricos y magnetismo absoluto.

31. Jon Hopkins – ‘Emerald Rush’

Construcción y derribo de un coloso electrónico. Como en el resto de su disco, Jon Hopkins se toma su tiempo en ‘Emerald Rush’ para subirnos hasta la cima de su odisea (el beat, sin ir más lejos, aquí no entra de lleno hasta el minuto 1:48). Después nos tiene ahí arriba, en plan centrifugado, entre el trance, los coros celestiales y el techno inclemente… para después desvanecerse en cuestión de segundos como si nada hubiese ocurrido. Nacer, vivir y morir. 

30. Bad Gyal – ‘Candela’

Bad Gyal ya ha comentado en alguna entrevista que desecha una idea si no la ha convertido en canción a los diez minutos, que es bastante más de lo que uno tarda en engancharse a esta ‘Candela‘ que arranca despistando con un riff de guitarra nirvanesco. A los 20 segundos, por aquello de seguir con medidas de tiempo, la mecha ya ha prendido: el bombazo de dancehall futurista está servido.

29. Shame – ‘Concrete’

¿Y si al final todo lo que dijimos no significó nada? Sea lo que sea lo que dijimos: ríete, que no significó nada. Aun así, Charlie Steen espera que ella lo esté escuchando cuando berrea que no hay que cuestionarse nada de lo que decimos. Sobre un fondo de guitarras enroscadas sobre sí mismas, Shame arremete contra el exceso de significado y emerge la brillante desazón de ‘Concrete‘.

28. IDLES – ‘Danny Nedelko’

Nadie es una isla. Y si ya te has convertido en una: baila, relájate, invita a tus amigos. Si todavía sientes algo de odio hacia lo diferente, reconócelo: tal vez sea el miedo lo que aprieta. ¿Qué tal unas vacaciones en la Pangea de IDLES? ¿Qué tal si nos palpamos un poco más la carne y los huesos? ¿Qué tal sería eso de instalarnos en el supercontinente de compasión que subyace en este himno punk rock que es ‘Danny Nedelko‘?

27. Ferran Palau – ‘Serà un abisme’

Un plácido paseo en bicicleta al atardecer con tu sobrino, tus amigos y tu perro. Eso es el videoclip de ‘Serà un abisme’, otra preciosidad absoluta del catalán Ferran Palau. Y eso es lo que transmite su folk cada vez más íntimo, cada vez más refinado, cada vez más propio. “Esto que me traes me hace sentir tan bien / Que solo me importa que mañana me traigas más”, canta Ferran. Pues eso. 

26. U.S. Girls – ‘Rosebud’

Hace un tiempo, tampoco demasiado, pensábamos que Meg Remy no sabía hacer canciones en el sentido tradicional del término: sus 3 minutitos, sus puentes, su estribillo. La edición de In a Poem Unlimited, su último disco, confirma que, sencillamente, no ha querido hacerlas hasta ahora. Podían haber sido ‘Pearly Gates‘ o ‘Velvet 4 Sale‘, pero ‘Rosebud‘, su particular revisión de la música disco setentera, es la joya de la corona.

25. Sticky M.A. – ‘Humo y Alcohol’ (feat. Jerv.AGZ & C. Tangana)

¿El mejor tema de trap español de 2018? Uno de ellos, sin duda. Primero, por una base estratosférica obra de, cómo no, Steve Lean: oscura y épica, fantasmal y arrolladora. Segundo, por las interpretaciones de Sticky M.A. y sus dos compañeros de Agorazein, Jerv.AGZ y C. Tangana. Y tercero, porque esto es un puto tema sobre la depresión “si se va siempre vuelve como un puto yoyo”, mucho más oscura y jodida de lo que parece a primera vista. Y a pecho descubierto: “Me curo con capital, sexo y vanidad”, canta Pucho. Apabullante.

24. Amen Dunes – ‘Blue Rose’

No está muy claro si ‘Blue Rose‘ es rock, synth-pop, folk, kraut o funk. En realidad, lo mismo da. Lo que sí es evidente es que es la canción más inmediata de la carrera de Damon McMahon aka Amen Dunes, que se ha liberado definitivamente en su quinto disco, Freedom. El trote de ‘Blue Rose‘ le ha llevado más lejos de lo que nunca había llegado hasta ahora.

23. boygenius – ‘Me & My Dog’

Es de lo más normal que, si se juntan tres de las cantautoras más talentosas del momento presente, suceda lo inevitable. El EP conjunto de Julien Baker, Phoebe Bridgers y Lucy Dacus como boygenius es una de las obras más redondas del año; competiría con los discos y saldría bien parado. Liderado por Bridgers, el tema ‘Me & My Dog’ discurre entre la balada emo y el nuevo himno folk, y nos transporta a los recovecos más íntimos de una relación. En un virtuoso ejercicio de sororidad musical, ellas jamás se pisan, potencian siempre a la compañera de al lado y conmueven tanto como por separado.

22. Lana Del Rey – ‘Venice Bitch’

Durante su eclosión en 2011, “hype” y “fake” fueron algunas de las palabras más empleadas para hablar del fenómeno Lana Del Rey. Pero nos acercamos ya al final de la década y la neoyorquina sigue aquí, tenaz y rodeada de buenos músicos (Cat Power) y productores (Jack Antonoff). Además, a su sello ya inconfundible ahora añade una pizca de riesgo: ‘Venice Bitch’, segundo adelanto de su próximo disco Norman Fucking Rockwell, dura casi 10 minutos en los que te perderías para siempre; es oscura, casi psicodélica, y en los muros de guitarras que construye uno puede hacer hasta piruetas.

21. Courtney Barnett – ‘Nameless, Faceless’

Los hombres temen que las mujeres se rían de ellos; las mujeres temen que los hombres las maten“, ruge Courtney Barnett en el estribillo de ‘Nameless, Fameless‘ parafraseando a Margaret Atwood. El que fue el primer avance de su reválida, Tell Me How You Really Feel, no envejecerá hasta que las actitudes tóxicas y violentas de ciertos hombres hacia las mujeres sean desterradas por completo. “Podría comerme un bol de sopa de letras y escupir mejores palabras que tú“, estalla la australiana contra los troles de internet escoltada por guitarras de rock destartaladas. Que los haters de Rosalía que estos días inundan las redes de machismo, clasismo y flagrantes faltas de ortografía tomen nota y se apliquen el cuento.

20. Jorja Smith – ‘Blue Lights’

Blue Lights‘ fue el single de debut de Jorja Smith, y es también un regreso a sus orígenes, a la vida suburbana de Walsall, así como una mirada a los problemas de su propia comunidad. “No corras cuando escuches las sirenas“, canta la británica con una voz rebosante de matices y angustia pese a su corta edad. “No hay por qué correr si no has hecho nada malo“, apunta antes de que un sample de ‘Sirens‘ de Dizze Rascal irrumpa en la escena. Es la primera canción protesta de una joven estrella que empieza a irradiar luz propia.

19. Troye Sivan – ‘My My My!’

My My My!’ es una exclamación de amor y alegría. A sus 22 años, el australiano Troye Sivan sabe qué tipo de artista (y persona) quiere ser: uno que no se esconde, que no huye del amor, que no se avergüenza a la hora de envolverse en un halo de lujuria y celebrar su sexualidad. El primer sencillo de su segundo álbum Bloom, marcado por sus influencias ochenteras, coros sintéticos, irresistible groove y un estribillo perfecto, es como aquel sueño del que nunca querrías despertar. Pop liberador.

18. Kali Uchis – After the Storm (feat. Tyler, The Creator & Bootsy Collins)

Hay que montárselo muy mal para no obtener un resultado brillante juntando a Kali Uchis y Tyler, The Creator bajo la producción de BADBADNOTGOOD. En ‘After the Storm‘, ultrasensual primer adelanto del primer LP de Uchis, la práctica supera a la teoría: este all-star suena todavía mejor de lo que uno espera, y más si también acompaña el legendario Bootsy Collins.

17. The 1975 – ‘Love It If We Made It’

Love It If We Made It‘ es una canción en la que The 1975, por primera vez, miran hacia afuera. A lo largo de cuatro minutos, Matt Healey empieza a enumerar pensamientos individuales sobre múltiples fallas de la sociedad moderna. Hay chutes de heroína del pasado, una mirada a la crisis de los opioides, una reprimenda a Kanye por el apoyo a Trump, un pésame al fallecido Lil Peep y se citan los combustibles fósiles, la masturbación y la inmigración. Pero no es solo un retrato social; es un grito emotivo de esperanza expresado desde un gran estadio: “Y me encantaría si lo hiciéramos“.

16. Janelle Monáe – ‘Make Me Feel’

Es difícil no obsesionarse con la base rítmica de ‘Make Me Feel’. Esa mezcla de beat líquido con sonidos ¿bucales? sostiene esta bomba de sensualidad con marcadísimo aroma a Prince. Se rumorea que el de Minneapolis podría haber participado en la canción antes de morir, o que simplemente se trata de un homenaje de la Monáe al artista. Sea como sea, lo tiene todo: pegada pop, tacto soul y una letra de empoderamiento sexual femenino. Así nos hace sentir Janelle.

15. J Balvin – ‘Brillo’ (feat. Rosalía)

Escondido en el ecuador de ese puzzle multicolor que es Vibras, agazapado entre temas aparentemente más exuberantes, espera este mano a mano entre J Balvin y Rosalía que quizá nunca será single. Posiblemente, nunca le harán un videoclip. Pero su magnetismo, su menos es más, todo lo puede. ¿No lo ves?

14. Cupido – ‘No Sabes Mentir’

Si Cupido lo dejaran ahora, habiendo sacado solo una canción, su existencia ya habría valido la pena. Puede ser que la unión de Pimp Flaco y Solo Astra solo exista como tal por lo bien que salió su primer disparo: una ‘No Sabes Mentir’ para la que no pasan los días, anclada en ese pop de dormitorio que ha marcado parte de este 2018 con coros de corte sesentero y un poquito de flow urbano. El puente que tiene que unir dos mundos destinados a encontrarse.

13. SOPHIE – ‘Immaterial’

Tres décadas después del ‘Material Girl‘ de Madonna, llega el ‘Inmaterial‘ de SOPHIE. La siempre impredecible artista trans recontextualiza un tema que en su momento supuso una revolución contra el rol de la mujer en la sociedad capitalista, si bien ahora el paisaje es otro: la sociedad líquida de la que habla Zygmunt Bauman. “Tú podrías ser yo y yo podría ser tú“, canta Cecile Believe de Mozart’s Sister mientras SOPHIE se pregunta: “Sin mis piernas o mi cabello / Sin mis genes o mi sangre / Sin nombre y ningún tipo de historia / ¿Dónde vivo? / Dime, ¿dónde existo?”. La deconstrucción pop definitiva.

12. Hop Along – ‘How Simple’

Igual Hop Along tienen razón y, efectivamente, todo es más simple de lo que nos habíamos creído. Quizá, a estas alturas, todavía sirve con juntar una guitarra, un bajo y una batería para hacer una buena canción. Esta ‘How Simple’ de los de Philadelphia no caducará jamas: seguiremos arrastrando ese “doooon’t worry” por los siglos de los siglos.

11. Robyn – ‘Missing U’

Dediqué más tiempo a esta canción que a cualquier otra pieza de música que haya hecho en toda mi vida. ¿Sabes cuando tienes esas experiencias que te cambian por completo, que son casi espirituales? Quería asegurarme de que esta canción explicaba eso. Quería que fuera más que un estado de ánimo. Quería que fuera una sensación física”. Amén, Robyn, nada más que añadir.

Páginas: 1 2 3

Publicidad
Publicidad