21/11/2018

La (2) de Apolo recibirá el lunes al prolífico músico y colaborador PJ Harvey, Aldous Harding y Maika Makovski.

Bird Dog Dante es simplemente un juego de palabras que a John Parish le apareció en un sueño. Al despertar, el músico británico finalizó un disco con ese nombre que ha pasado de puntillas entre los lanzamientos de este año. Ajeno a vanguardias y reclamos, ha dispuesto un nuevo trabajo de delicada orfebrería e instrumentación minimalista con una producción cristalina que incluye restos de bandas sonoras y de producciones teatrales. Y sí, en el tema más destacado del álbum pone la voz su inseparable PJ Harvey en un dueto tan absorbente como el de los mismos protagonistas en ‘The Words That Maketh Murder’. ‘Sorry For Your Loss’ es además un recuerdo a Mark Linkous, el líder de Sparklehorse y amigo común de ambos que se suicidó en 2010 y que había trabajado con Parish en el It’s a Wonderful Life de 2001.

La lista de colaboradores es extensa. Tanto como para que el británico haya tenido que dejar de lado la ampliación de su discografía personal durante cinco años. En ese tiempo, ha dado volumen al folk desnudo de Aldous Harling y le ha vuelto a dar intensidad emocional a Maika Makovski. Solo hay que darse una vuelta por el ‘Imagining My Man’ de la primera y el ‘Chinook Wind’ de la segunda para divisar el hilo conductor que las une con la buena de Polly Jean. Además de sus innumerables trabajos como productor (Giant Sand, M.Ward, Eels e incluso Tracy Chapman), el guitarrista y polifacético instrumentista ha sido batería en trabajos como Too Bright de Perfume Genius o el cabaretero Felt Mountain de Goldfrapp. Sorprende como tan solo con unas baquetas la impronta es tangible.

Los destellos que ha ido dejando en obras ajenas se sienten de forma completa en la carrera en solitario que John Parish inició en 1996. Existe un afán por trascender desde la sencillez, y dando sentido a cada una de las sonoridades. En ‘Westward Airways’ el intrigante inicio de percusiones y acordes disonantes engorda con vientos y distorsiones generando una plácida atmósfera. Es parte de un How Animals Move en el que la búsqueda de la belleza es la nota predominante y el resultado uno de los trabajos más notables de Parish y la mejor de sus propuestas instrumentales.

En trabajos menos contemplativos como Once Upon Little Time recupera el pulso más rockero y deja canciones como ‘Sea Defences’, con una voz que cada vez estará más pareja a la de Lou Reed, como demuestra la reciente y maravillosa ‘Rachel’. Como ha ocurrido con otros músicos de talento inagotable como Thom Yorke, Nick Cave o David Byrne, John Parish también ha compuesto bandas sonoras, en este caso de dos películas desconocidas: Rosie (1997) y She, a Chinese (2009).

Con seis álbumes en solitario y una miríada de colaboraciones a sus espaldas, Parish ha demostrado una versatilidad al alcance de unos pocos privilegiados. La fascinación hacia el universo de un minucioso artesano de todos aquellos que le han rodeado choca con su magnética sencillez. Cuando en 2009 elaboró a partes iguales con PJ Harvey A Woman A Man Walked By, esta admitió que “me enseñó mucho sobre el sentimiento y el ritmo, aprendí de él todo lo relacionado con la guitarra. Se habían conocido dos décadas antes, cuando la cantante, con solo 18 años, le pidió participar en su banda de aquel momento, Automatic Daimini. Entonces no imaginó que, convertida con justicia en una de las grandes divas, en algún momento iba a ser tan solo una más en la larga lista de admiradores de John Parish.

John Parish actúa el próximo lunes 26 de noviembre en La (2) de Apolo (20:00-23:00h) como parte de la programación de Caprichos de Apolo.

Publicidad
Publicidad