14/11/2018

La joven revelación del sureste de Londres ha publicado este mes Blood Loss, su oscuro, bello e íntimo segundo EP.

En las entrevistas que ha ofrecido hasta la fecha, el joven cantautor, multiinstrumentista y productor Puma Blue se ha mostrado algo reacio a que su música sea etiquetada como jazz. Pese a que sin duda esas influencias están ahí y ha estado en contacto con dicha escena, este talento precoz londiense siente que sus íntimas composiciones lo-fi, sutilmente guiadas por su voz aterciopelada y sugerentes instrumentales atmosféricos, se acercan más al R&B, el hip hop e incluso el punk rock que al jazz. Nacido en 1995 como Jacob Allen, este artista del sureste de Londres empezó a tocar la batería a los siete años y la guitarra a los doce, momento en el que comenzó a componer delicados temas. Aunque artistas como D’Angelo, Billie Holiday, Mac DeMarco y hasta bandas com Radiohead le han influenciado claramente, y su estilo evoca al de algunos de sus contemporáneos como King Krule y Yellow Days, sostiene que Jeff Buckley se erige como su más preciada inspiración, tanto vocal como líricamente, algo que nos ayuda a entender esa búsqueda del joven Allen por las sensaciones de oscuridad y crudeza.

Graduado en la prestigiosa The BRIT School for Performing Arts and Technology, por la que han pasado Amy Winehouse y Adele, grabó desde el mismo dormitorio su primer EP, Swum Baby, publicado el año pasado y construido sobre suaves y espaciosas melodías de guitarra eléctrica, solos de saxofón y su conmovedora voz bluesera, cuya forma de cantar resulta en lo que el mismo describe como “baladas de mensaje de voz”. Sin embargo, fue hace escasas semanas cuando Allen lanzó su obra más extensa hasta la fecha: Blood Loss, un segundo EP de ocho cortes escritos después del fin de una relación sentimental significativa, con letras poéticas nos hablan sobre sentirse vulnerable en ese camino necesario hacia la autoaceptación.

El reciente Blood Loss es inaugurado por ‘as-is‘, una introducción en estilo spoken word sobre la soledad, la pérdida y la finitud de las relaciones en la que los instrumentos cobran presencia de forma casi esquelética. No mucho más vertebrado está el sencillo davidlynchiano ‘Lust‘, una oda al desamor que se inspira en Erykah Badu –en ocasiones Allen adquiere un timbre de voz casi andrógino– y crea brumosas atmósferas neo-soul mediante decaídas líneas de guitarra, acordes jazzísticos y un afligido saxofón. Otro de los adelantos que se publicaron antes del lanzamiento del EP el pasado 2 de noviembre, ‘Midnight Blue‘, arranca con oscuros teclados para dar forma a una introspectiva reflexión sobre la fragilidad del amor, mientras que en ‘Only Trying 2 Tell U‘ y ‘Moon Undah Water‘, sencillos previos a la publicación del trabajo que no han entrado en el mismo, nos muestra registros de voz cercanos a Mike Milosh de Rhye y al mencionado Archy Marshall. Unos videoclips oscuros y brumosos rematan el hechizo único de Puma Blue.

Publicidad
Publicidad