01/10/2018

Comunicado del grupo.

Ante las acusaciones extremadamente serias y personales hechas contra él en los últimos días, hemos decidido aceptar la renuncia de nuestro compañero de grupo Orri Páll Dýrason para que aborde este tema de forma privada. Jónsi & Georg”.

Así de escueto es el comunicado oficial hecho por el grupo islandés, un trío desde que en 2013 abandonara el grupo Kjartan Sveinsson, sobre la marcha del batería Orri del grupo. El motivo es que Orri Páll Dýrason ha sido acusado de abuso sexual por parte de Meagan Boyd, artista afincada en Los Ángeles, que en un post de Instagram la semana pasada (ya borrado) denunció haber sido agredida sexualmente por el músico en enero de 2013 en la ciudad estadounidense. Este es un extracto de su publicación:

Estaba bebida y le conocí en un club (durante un corto periodo de tiempo trabajé como bailarina en un club llamado The Body Shop), nos besamos justo antes de quedarnos dormidos en la misma cama (…). Me desperté con la sensación de haber sido penetrada sin mi consentimiento mientras dormía profundamente… Pasó dos veces esa noche, y me pregunto por qué no me fui después de la primera vez –pero estaba borracha, agotada, en shock, y fue antes de saber de la existencia de algo como Uber o Lyft… Pero nada de eso debería importar porque ninguna persona merece ser violada/tocada/lamida/penetrada sin CONSENTIMIENTO”.

Según explican en Pitchfork, en otro post de Instagram (también borrado), Boyd publicó una supuesta conversación por email entre ella y Orri, en la que él defendía que su experiencia de esa noche fue “completamente diferente” a la de ella y negaba todas las acusaciones. A lo que Boyd le contestó acusándole de estar haciéndole gaslighting y que simplemente admitiera lo que hizo: «Estuve traumatizada durante meses y en todos estos años no he podido olvidar cómo de mal me hiciste sentir y cómo de usada y abusada me sentí«.

Publicidad
Publicidad