29/04/2018

A menos de dos semanas de su lanzamiento, repasamos lo que podemos esperar de Tranquility Base Hotel + Casino.

El viernes 11 de mayo, es decir dentro de 12 días, verá la luz Tranquility Base Hotel + Casino, el sexto disco de Arctic Monkeys. Habrán pasado casi cinco años desde el anterior AM, disco que encumbramos en Indiespot como mejor álbum de 2013, y pese a la enorme expectación que suscita, todo lo que sabemos del disco apunta a que será su trabajo más desafiante hasta el momento.

«¡Ahora podemos hacer lo que queramos!«, decía Alex Turner en la portada de la primera entrevista que se publicaba sobre el nuevo disco, en la revista MOJO. Y la primera en la frente: Tranquility Base Hotel + Casino no tendrá single ni canciones de avance, ni una ni cinco o seis como ya nos tienen acostumbrados los grupos. El disco se publicará el 11 de mayo, y eso significa que hasta entonces el público no podrá escuchar nada nuevo de Arctic Monkeys. Alex Turner ha explicado que la idea no surgió de él: «A Jamie [Cook] le gustaba mucho la idea, e imagino que a la gente de Domino. Pero no vino de mí. Aunque la entiendo, creo«.

No llega al nivel de los discos sorpresa, pero sin duda es una estrategia llamativa y a contracorriente en los tiempos que corren. Puede ser, sin duda, una manera de potenciar el concepto de disco completo… o una forma de cubrirse las espaldas, porque las primeras críticas del disco coinciden en que se trata de un álbum arriesgado. «Es indudablemente nuevo, inesperado e interesante conceptualmente«, dice la crítica del álbum en DIY Mag. Pero un trabajo, prosigue, «que solo empieza a hacer click después de la décima escucha«.

Tiene una explicación: a riesgo de caer en el tópico, este es el disco más personal de Alex Turner con Arctic Monkeys. Pero de verdad. Tan de verdad que estuvo a punto de ser, en realidad, un disco en solitario de Alex Turner. Por primera vez, la mayoría de canciones han sido compuestas por Turner con un piano (un Steinway Vertegrand que le regalaron por su 30 cumpleaños) y no una guitarra, y el propio guitarrista del grupo, Jamie Cook, confiesa que «definitivamente no es un disco de guitarras fuertes, no es lo que hacemos normalmente«. En algún momento, Turner incluso dudó sobre si las canciones que estaba escribiendo eran de Arctic Monkeys o no. En la reseña de Uncut, sin ir más lejos, lo comparan con Father John Misty, mencionan a Davie Bowie para hablar de la canción ‘Four Out Of Five‘, y dicen que ‘One Point Perspective‘ es un «beat de hip hop súper sencillo«. De guitarras, pocas.

También en las letras, que Turner define como «autobiográficas«, hay cambios. «En ellas tengo una conversación conmigo mismo, intermitentemente, durante las 11 canciones«, ha detallado en la entrevista de MOJO. Y de ahí que la primera frase del disco sea una para la posteridad. En ‘Star Treatmeant‘, canción de apertura, Alex canta: «I just wanted to be one of The Strokes / Now look at the mess you made me» («Yo solo quería ser uno de The Strokes / Ahora mira en qué lío me has convertido«).

La mayoría del disco no fue solo compuesto por Alex Turner en solitario, sino que también grabado en su estudio casero en Los Ángeles, al que llama medio en broma Lunar Surface (de ahí cierta conexión con el título del disco: Tranquility Base es el lugar donde aterrizó el Apolo 11 en la Luna en 1969). Algunas de las demos vocales que Turner grabó en un sencillo 8 pistas vintage en su casa acabaron en el disco. «Hay algo en la primera vez que haces algo que no puede ser mejorado«, explica al respecto en la nota de prensa del disco. «Muchas veces lo vuelvo a intentar y no es lo mismo«.

Una vez superado este proceso inicial, el grupo se trasladó a La Frette Studios a las afueras de París donde, con la ayuda de James Ford, por primera vez invitaron a músicos externos a participar. Así, además de sus músicos de gira (Tom Rowley), en el disco colaboran James Righton de Klaxons (ahora Shock Machine), Zach Dawes y Tyler Parkford de Mini Mansions (con quienes Turner colaboró en ‘Vertigo‘) y Cam Avery, bajista de Tame Impala. «Me encanta el disco Born To Be With You de Dion«, ha explicado Alex Turner. «Hemos hablado mucho de cómo se grabó ese disco, parecido a cuando The Beach Boys hicieron Pet Sounds: con un montón de gente en la sala, con todo a punto de desbordarse. Siempre he pensado que me gustaría probar algo así«.

Además de Dion, Turner reconoce haber estado escuchando muchos artistas clásicos durante la composición del disco: de Nina Simone a Serge Gainsbourg pasando por Leonard Cohen (especialmente la canción ‘Dress Rehearsal Rag‘). Todos los indicios apuntan a que si Humbug fue su disco de madurez, Tranquility Base Hotel + Casino aspira a ser el disco clásico de Arctic Monkeys. La respuesta definitiva, el 11 de mayo.

Arctic Monkeys actuarán en el Primavera Sound 2018 el 2 de junio y en el Mad Cool 2018 el 13 de julio.

Publicidad
Publicidad