15/04/2018

Descubre a la artista neoyorkina cuyo folk-pop gustará a los fans de Regina Spektor, Sharon Van Etten y Amanda Palmer.

Por Astrid Jacomme

Hay secretos bien guardados, pequeños tesoros musicales escondidos del otro lado del Atlántico y que todavía no han cruzado el charco, pero lo más probable es que sólo sea una cuestión de tiempo. Elizabeth Niman, la cantautora detrás de la banda Elizabeth and the Catapult, ya no es una principiante porque su carrera empezó en 2006 con su primer EP homónimo seguido de cuatros brillantes discos, Taller Children (2009), The Other Side of Zero (2010), Like It Never Happened (2014) y el recién publicado Keepsake (2017).

Formada como pianista clásica y discípula de las grandes leyendas del jazz como Ella Fitzgerald, Nina Simone, Billie Holiday o Sarah Vaughan, Elizabeth Niman empezó a tocar con sus compañeros de la universidad de música de Berklee, formando su banda hace más de una década con el batería Dan Molad y el guitarrista Pete Lalish. Rápidamente se hicieron populares en la área de Nueva York y en pocos años llegaron a la fama nacional con Taller Children publicado bajo el sello de Verve Records (Herbie Hancock, Abbey Lincoln, The Velvet Underground). El sonido de la banda se define desde sus inicios como un folk indie, rítmico, luminoso y fácil, con toques de soul, jazz y pop. El trío instrumental piano-batería-guitarra y la encantadora voz de Niman (con entonaciones que recuerdan a Florence Welch) convergen en el disco en joyas como ‘Taller Children’ o el bonito cover de la canción de Leonard Cohen ‘Everybody Knows.

Después llegaron The Other Side of Zero y Like it Never Happened, y con ellos una reafirmación de su propuesta. La cantante cuenta que este tercer álbum es el resultado de una etapa personal difícil: el propietario de su piso le anuncio un aumento de su alquiler y Elizabeth tuvo que abandonar su hogar y su amado piano, cayó enferma y empezó a escribir sus sueños en un diario intimo. Sus textos se convirtieron en letras de este tercer trabajo, y cuando su salud mejoró, la suerte también lo hizo. En 2015, Like it Never Happened fue nominado como Mejor Álbum, Mejor Canción y Mejor video en la 14ª edición de los Premios Anuales de la Música Independiente, y se llevó un premio por la canción ‘Someday Soon’.

A finales del año pasado vio la luz Keepsake, cuarto álbum de la banda y el primero publicado con Compass Records, un trabajo muy personal y cohesionado. Desde el minimalismo de ‘Magic Chaser’ hasta la efervescencia musical de ‘Ambrosia’ pasando por el folk melódico de ‘Underwater’, Elizabeth Niman nos cuenta que todos tenemos nuestros recuerdos y que podemos controlar cómo nos afectan, todo es una cuestión de esfuerzo y dedicación. “Nuestras vidas son este amalgama de expectativa, esperanza y arrepentimiento. Mitificamos tanto el pasado como el futuro, y cuando lo escribes, puedes hacer de ello realmente lo que quieres que sea”.

Actualmente en gira por Estados Unidos, cruzamos los dedos para que la catapulta de Elizabeth llegue a Europa y haga alguna parada por nuestras tierras. Disfrutaríamos así de su folk resplandeciente y tierno, que gustará a cualquier fan de Regina Spektor, Sharon Van Etten o Amanda Palmer.

Publicidad
Publicidad