23/03/2018

El dúo de hermanos, que hoy presenta su pop electrónico en la gran final de la batalla de bandas Bala Perduda, publicará este año su primer EP, | ONE · SVN · R§ST |.

Laia Vehí, 28 años y varios años de trayectoria como cantautora. Pau Vehí, 19 años y aún estudiando producción musical. Juntos, esta dupla de hermanos ampurdaneses confluyen en North State, un proyecto fraguado en la Cataluña Norte que, sin embargo, recientemente ha visto desplazada su sede a la gran ciudad, donde enfrentan sus primeros conciertos lejos ya del calor familiar. De hecho, puede que en sus translúcidas canciones de pop electrónico converjan tanto los colores vivos del albor anaranjado de la Costa Brava y su oleaje celeste como los tonos grisáceos de los barrios industriales de Barcelona, y posiblemente están tan tocadas por la tramuntana como por la polución y las copas infernales que sirven en el Apolo. Cuando los presentamos en octubre se acaban de dar a conocer con ‘I Know You’, canción que sorprendía por su inclinación hacia géneros como el future bass y el R&B experimental, además de por un cuidado videoclip que acompañaba su colorida explosión sintética con ecos a Flume. Su segundo tema, ‘Can’t Forget You’, llegaría por Navidades mucho más desnudo, con vocales reminiscentes del último disco de Bon Iver, mientras que con sus bangers más recientes, ‘Late Night Calls’ y ‘Downhillin’, se entregan tanto a las oscuras y abarrotadads pistas de baile en las que Laia olvida sus penas entre amigos como a las luminosas calles desiertas por las que Pau se desliza sobre su tabla de skate.

Un día antes de actuar en la final del Bala Perduda, donde hoy pugnarán por el premio frente a otras bandas también emergentes como Monsieur Cactus, Agost, Old Tucson, VetViolet y O’o, estuvimos charlando con el dúo de hermanos sobre sus primeros recuerdos musicales e influencias, sus similitudes y diferencias, sus primeros conciertos –recientemente han actuado en la Fiesta Demoscópica de Mondo Sonoro y La Radio Encendida en Madrid– y el proceso de composición y producción de sus contundentes gemas electrónicas, que según nos cuentan se incluirán en un EP de debut titulado | ONE · SVN · R§ST | que presentarán este verano en festivales como el WAM y el Primavera Sound 2018. ¡Habrá que verlos crecer de cerca!

Os habrán hecho ya esta pregunta, ¿pero por qué escogisteis llamaros North State?
LAIA VEHÍ: Pau propuso un día el nombre y a mí me encajó a la primera. Me pareció visualmente potente, y además nosotros en Cataluña, como somos del Alto Ampurdán, decimos que somos del Norte, así que me pareció un sello bastante fresco.

¿Cuándo empezasteis a hacer música juntos? ¿Pasó mucho tiempo hasta que decidisteis uniros en un mismo proyecto?
PAU VEHÍ: Lo primero que recuerdo es preparar versiones para los bolos de Laia en solitario, en los que me convencía para tocar entre algunos de sus temas, y también hacíamos algunos los dos juntos. Al cabo de un par de años, decidimos que era un buen momento para crear North State.

¿Se escuchaba mucha música en vuestra casa? ¿Cuáles son vuestros primeros recuerdos asociados a la música?
LAIA: Nuestro padre siempre escuchó muchísima música clásica, ópera y jazz, y tanto en su casa como en la de nuestra madre siempre ha habido un piano en el comedor. Mis primeros recuerdos con la música son que tenía una afición febril por aprenderme de oído todas las sintonías de las telenovelas con aquel piano.
PAU: En mi caso recuerdo tener siempre la música presente mientras en situaciones como cocinar, leer, ducharme, conducir, limpiar… Nada especial, solo que ahí estaba siempre. Sí, a nuestro padre le gustaba mucho lo clásico. Me daba un poco de vergüenza que con doce años me esperase en la salida del instituto con su ópera a un volumen de heavy metal. Mis primeros recuerdos con la música eran los interminables trayectos descubriendo discos en coches de otras personas. Más tarde, con once años compuse mi primera canción en una guitarra de tres cuerdas, y de esa época también recuerdo las bandas sonoras de las canchas de baloncesto, las de los juegos de la PlayStation, las canciones favoritas de las chicas que me gustaban o las que escuchaba gente que me parecía interesante, aunque aquellas canciones fuesen horribles.

Y actualmente, ¿cuál es vuestra forma de descubrir música?
PAU: Últimamente a través de mis directores de videoclips favoritos. Me miro sus Vimeos y YouTubes de arriba a abajo y siempre descubro música que sé que conceptualmente me va a gustar. De todas formas siempre acabo perdiéndome por playlists de Spotify, SoundCloud o la BBC Radio 1, y luego me monto yo las mías.
LAIA: Por YouTube, playlists de Spotify, “amigosclave” y Pau (risas).

De Flume a Sampha pasando por King Krule, citáis un montón de referencias extranjeras. ¿Hay artistas nacionales que también os flipen o con los que os molaría muchísimo colaborar? 
LAIA: A mí me flipa Nathy Peluso, Oso Leone, Coockin’ Soul, Bejo, Rosalía, Mc Melodee, Núria Graham, Cráneo, Big Menú, El Último Vecino, Cala Vento, el primer disco de Delaporte, Rels B, Iseo y Dodo, siempre Gata Cattana, El Petit de Cal Eril, algunos tracks de Bad Gyal, Russian Red en Fuerteventura, C. Tangana, Viva Suecia… y seguro me dejo mil. Ah, Morgan es buenísima, ‘Devolverte’ de Jero Romero siempre será una de mis canciones favoritas en castellano, nunca olvidaré cuando descubrí a L.A. viendo su videoclip de Crystal Clear en la tele, y estoy esperando ver como la lía Kyne. Vale, y ya paro porque voy a abrir una puerta demasiado grande (risas). Mi sueño máximo sería hacer un tema con Oso Leone o Coockin’ Soul. También con John Talabot, Alizzz o Pional.
PAU: ¡Totalmente de acuerdo con la interminable lista de mi hermana! Otros artistas nacionales que me flipan son Yung Beef, El Guincho, La Iaia, el resto de Fanso y LocoPlaya, Damed Squad, Steve Lean y samxsen, entre muchísimos otros. Nos quedamos cortos.

¿Qué tiene que tener un artista para que os mueva por dentro? ¿Y que intentáis hacer vosotros para generar esa misma sensación?
LAIA: Personalmente, creo que lo que me mueve de un artista o de una canción suele ser el color de la voz y el tipo de melodías. Y si pienso en hip hop, que es lo que más escucho desde hace algún tiempo, me mueve sobre todo la profundidad de los beats, los cambios y fusiones sonoras con otros géneros y esos riffs melódicos que te enganchan y no te dejan cambiar de track. Básicamente sigo a artistas que aportan sin escrúpulos y con buen gusto su reinterpretación sonora del entorno, y eso creo que es lo que también intentamos hacer también en North State.
PAU: Autenticidad, siempre. Por encima del género, el mensaje o si suena mejor o peor. El individualismo, la autenticidad y la innovación para mí van por encima de todo lo demás.

¿Consideráis que en este país cuesta más implementar determinados géneros musicales o por el contrario creéis que hay un hueco ahí fuera para vuestra propuesta?
PAU: En este país se hace música igual de buena y diferente que en otros. Lo que faltan son estructuras para cuidar y potenciar todo el talento que ya existe. La gente de aquí es igual de inteligente y crítica que la de fuera, así que va a distinguir entre buenas y malas propuestas. Por esa misma razón, nunca hay que tener miedo a la hora de salirse un poco de la norma; al contrario, das aire fresco a gente que lo espera con muchas ganas. Hay hueco para todo siempre que sea auténtico.
LAIA: Nunca lo sabremos hasta que no lo hagamos, ¿no? Es decir, estamos ante un momento artístico muy interesante. Han caído los bordes estilísticos y cada vez os cuesta más ponernos etiquetas, pero eso es maravilloso. Que todos estrujemos las tuercas para que todos seamos más libres. Yo no sé nada, solo sé que la gente está viniendo a los conciertos, y se está emocionando, y lo está bailando.

Pau produce la totalidad de los temas, ¿pero participa Laia de alguna manera en ese proceso?
LAIA: Hasta hoy, menos en ‘Can’t Forget You‘, cuando Pau ya ha creado una base mínima, ni que sea un beat con unos acordes interesantes encima y un drop, o unos motivos melódicos que nos llegan y nos engorilan, entro a crear mis voces, y normalmente veo detalles de color, o detalles de ritmo muy claros, que Pau, cuando lleva tantas horas, días o semanas con un tema, no ve porque lo está mira desde demasiado cerca. Me encanta aportar ideas melódicas que le dan punch al tema, o que ayudan a dinamizar las estructuras.

¿Cómo escribís las letras? ¿Os juntáis de vez en cuando para hacerlo o cada uno va por su cuenta?
PAU: Compongo ideas conceptuales para cada beat. Al crear las instrumentales, ya sé más o menos qué, cómo y en qué parte del tema quiero decir lo que digo, así que gran parte de mis letras me salen a la vez que las bases. En cuanto decidimos que queremos currar en un tema nos juntamos y traemos todas las anotaciones e ideas que hemos ido sacando durante esos días, o simplemente probamos de escribir juntos mientras ensayamos.

Os inspiráis en vuestras propias experiencias personales. Creéis que, por la diferencia de género y edad, ¿habláis de cosas muy distintas? ¿O son sentimientos más bien universales?
LAIA: Personalmente hablo sobre cosas que he vivido. Y creo que la edad y el género pueden condicionar los escenarios, las acciones, el lenguaje verbal, el nivel de dramatismo por haber vivido ya algo o no, etc. Pero no si alguien nos gusta y nos pone nervioso, si alguien no nos corresponde y nos duele, si nos tomamos algo y experimentamos las luces, el sonido y los colores distintos, si hay momentos en los que nos agota la rapidez y libertad encubierta de los años en los que vivimos. Pienso que hay moods y sentimientos que no dependen de estos factores.
PAU: Creo que hablamos de cosas muy similares, solo que nos fijamos en aspectos distintos de esas cosas. Quizá no se trata del qué, sino del cómo. Nos complementamos bien en ese sentido. Tampoco creo que eso derive del género o la edad, sino más bien de nuestra personalidad. Si que a veces puede importar la edad en según qué experiencias, está claro, pero como digo creo que lo que nos diferencia es la forma de contar las cosas.

Habéis optado claramente por el formato single, y de hecho en poco tiempo habéis sacado un puñado de ellos. ¿Creéis que es una buena forma de llegar al público? ¿Habéis pensado en unificar vuestros trabajos en un EP, un LP… o seguiréis publicando canciones de esta manera?
PAU: A nosotros nos está gustando. Al estar empezando, es una buena manera de aprovechar los pocos recursos de los que disponemos. De hecho, los cuatro temas publicados hasta ahora, y algunos más que saldrán en el futuro, forman parte de nuestro primer, EP, | ONE · SVN · R§ST |. Digamos que estamos alargando y mimando los diferentes temas individualmente. Son canciones que hemos tenemos compuestas desde hace tiempo, y ver la nueva perspectiva que han cogido después de que la gente las haya escuchado nos ha llenado de ilusión para ponernos a hacer más.

¿Cómo está siendo el traslado de vuestras canciones al directo? ¿Os habéis encontrado con alguna dificultad en vuestros bolos recientes?
PAU: ¡Muy emocionante y abrumador a la vez! Tenemos canciones con mucha dinámica, y para intentar tocar todo como nos gusta y ofrecer un directo emocionante tenemos que estar siempre al 200 por ciento. También representa un reto tocar partes difíciles y aun así estar suelto y disfrutar de la música. Cada concierto que hacemos nos sale un poco mejor y así sucesivamente. Sí que hemos tenido algún problema con el gear que llevamos, ya que todavía no tenemos suficientes recursos como para hacer una buena inversión en material de calidad, así que vamos un poco como podemos. La gran mayoría de chismes que llevamos nos los prestan colegas, a quienes por cierto amamos, así que por el momento es todo un poco punki. Pero trabajamos para mejorarlo y, sobre todo, nos tomamos muy enserio las pruebas de sonido.

La sintonía entre ambos tanto en los temas como en vuestros gustos musicales es indudable. Por eso me gustaría saber cuáles son vuestras principales diferencias. En qué chocáis. ¿Qué aporta cada uno a North State y por qué North State no podría ser sin el otro?
LAIA: Ya veo lo que tú quieres (risas). No, a ver, evidentemente que hay diferencias. Somos dos personas distintas con mucho mundo interior. Por ejemplo, para mí los ensayos son sagrados y necesito hacerlo todo casi igual que en un bolo, incluido el saber cuánto sudo al bailar, cuánta energía necesito… Pau no, a veces ni canta. O es súper chill con el tema outfits: los decide dos horas antes de cada concierto, mientras que yo este tema lo necesito cerrar una semana antes y me enfado porque somos dos (risas). Te estoy dando datos random que te hagan reír, pero al fin y al cabo, es en las diferencias del día a día donde más chocamos, aunque poco a poco hemos aprendido a respetamos con humor, porque de eso se trata. Por el contrario, yo sé que tengo mucho carácter, que no llevo muy bien el estrés y que soy muy disciplinada, y a veces saturo, pero es que tenemos mucho trabajo diario que el sello o las redes nos exigen… ¡Añádele mi vida laboral y su vida escolar! Pero por lo general somos un buen team. Él lleva todo el peso musical, y yo más los contactos, las redes y la logística. Y contando que solo llevamos presentes desde hace unos meses, creo que estamos mejorando a la velocidad de la luz.

Por último, ¿hasta donde queréis llevar North State durante los próximos años? ¿Es un proyecto a largo plazo? ¿Habéis encontrado ya vuestro estilo o creéis que este seguirá mutando?
PAU: North State perdurará siempre, ya que se basa en nosotros y en nuestra relación. En cualquier momento nos vamos a juntar en casa o en cualquier otra parte y nos saldrá música que nos va a gustar y que querremos compartir con los demás. Hacia dónde vayamos dependerá de cómo nos sintamos en el momento de hacer música, así que por ahora no te puedo decir que hayamos encontrado un estilo propio. Mucho menos ahora, que solo acabamos de empezar, pero sí que te puedo asegurar que nuestra esencia existe desde el momento en que nos juntamos. Creo que lo bonito será ver cómo esta esencia persiste en las diferentes direcciones que tomemos y en todo lo que arriesguemos en un futuro. Ya se verá…

Publicidad

Foto. Berta Pfirsich   Entrevistas. Nuevos grupos
Publicidad