16/02/2018

El cuarteto británico, que entrega himnos de sol y playa pese a sus oscuros looks, actúa mañana en la sala Razzmatazz de Barcelona. Para fans de Haim y Chvrches.

Aunque solo tienen cinco canciones publicadas, hace tiempo que Pale Waves han dejado de ser un secreto a voces. Quintos finalistas en el BBC Sound of 2018, describen su sonido como “indie pop inspirado en los noventa, empapado de reverberación y purpurina”, y ciertamente, pese a la estética gótica de sus integrantes, han logrado sacarle brillo y luminosidad a cada uno de sus temas estrenados hasta la fecha. El cuarteto de Mánchester se empezó a gestar hace cuatro años, después de que Heather Baron-Gracie (su vocalista y guitarrista) y Ciara Doran (la batería) se conocieran en la universidad y se convirtieran rápidamente en “almas gemelas musicales«.

No sería hasta 2016 cuando ambas reclutarían a los chicos, Hugo Silvani (guitarra) y Charlie Wood (bajo), y juntos llamarían la atención de la exitosa banda también británica The 1975, con quienes emprendieron una gira por Norteamérica y Europa y con cuyo sello, Dirty Hit Records, firmarían su primer contrato discográfico. Y no solo eso: sus populares padrinos musicales se encargaron también de la producción de su primer single, ‘There’s A Honey‘, en el que desvelan su inclinación por un indie pop cristalino y azucarado que sigue la estela de bandas como Haim y Chvrches.

Dicha fórmula la mantuvieron intacta en ‘Television Romance‘, un sencillo que fue publicado en agosto del pasado año y relanzado de nuevo en septiembre, mientras que la popera ‘New Year’s Eve‘, estrenada justo antes de Navidades, sirvió como primer avance del que será su primer EP, que lleva por nombre All The Things I Never Said y será publicado el próximo 16 de marzo. En el mismo también se incluye el corte ‘My Obsession‘ y la que posiblemente se postula como su canción más adictiva hasta el momento, la recientemente estrenada ‘The Tide‘. Un himno ligero y despreocupado pero de estribillos y acabados inmaculados que parece pensando, pese a las fechas en las que nos encontramos, para los meses más tórridos del año.

No obstante, no habrá que esperar hasta el verano para verles actuar en directo en nuestro país, ya que mañana sábado 16 de febrero el grupo ofrecerá un concierto en la sala Razzmatazz de Barcelona que nos permitirá descubrir si detrás de su maquillaje siniestro y la extensa retahíla de artículos que les ha dedicado NME se esconde la tan anunciada revelación que, pese a sus looks oscuros, entrega resplandecientes himnos de camiseta y bañador.

 

Publicidad
Publicidad