07/02/2018

El último cohete de SpaceX enviado por Elon Musk al espacio despegó ayer hacia Marte al ritmo de 'Space Oddity’.

 

David Bowie ya suena en el espacio. Falcon Heavy, el cohete más grande del mundo con el que la empresa privada SpaceX pretende realizar futuras misiones a Marte, fue lanzado ayer hacia su primera aventura espacial, y no despegó solo: junto a él, un coche descapotable Tesla rojo en el que suena en loop ‘Space Oddity’, una de las canciones emblema del icónico músico británico fallecido en 2016, se convierte en el primer automóvil en flotar por el espacio. El objetivo de la expedición es comprobar si el poderoso Falcon Heavy, de 70 metros de alto y con capacidad para transportar más de 66 toneladas, es capaz de llevar cargas pesadas a órbita. Una vez el cohete y el coche se separan, el segundo resta a la deriva en su camino hacia Marte, como puede verse en el siguiente vídeo de la compañía aeroespacial.

Se trata, sin lugar a dudas, de uno de los lanzamientos más esperados desde las misiones de Apolo de la década de los sesenta y los setenta, cuando el hombre pisó la Luna por primera vez. “Tercera quema exitosa. Superó la órbita de Marte y continuó yendo hacia el Cinturón de Ateroides”, puede leerse en el tuit más reciente del empresario e inventor billonario Elon Musk, director general tanto de SpaceX como de Tesla Motors, quien ha estado compartiendo vídeos y retransmitiendo el apasionante viaje espacial desde su mismo despegue, que tuvo lugar ayer a las 21.45 horas desde la plataforma de lanzamiento 39A del Centro espacial John F. Kennedy (Florida).

Una vez el poderoso cohete Falcon Heavy chocó contra la atmósfera terrestre, el coche rojo fue liberado al ritmo de ‘Space Oddity’ y prosiguió su camino hacia Marte y, finalmente, más allá. En palabras de Musk, el Tesla Roadster (tripulado por un maniquí llamado Starman) estará “en el espacio profundo durante mil millones de años aproximadamente si no explota al ascender”, de modo que ahí permanecerá sonando Bowie por los siglos de los siglos. Aunque bueno, parece ser que no hay sonido en el espacio, así que tenemos serias dudas de que realmente los extraterrestres puedan escucharle.

 

Publicidad
Publicidad