07/02/2018

La joven promesa británica soul y jazz-pop acaba de estrenar un delicioso nuevo single, 'Thanks 4 Nothing’.

Apunten bien su nombre aunque no sepan pronunciarlo: Nilüfer Yanya es una joven cantautora británica de solo 22 años que acaba de iniciar su más que merecido ascenso. Se dio a conocer en mayo de 2016 con una delicada versión de ‘Hey’ de los Pixies, y poco después entregó dos elegantes singles propios, ‘Small Crimes’ y ‘Keep On Calling’. Ambos se incluyen en un EP debut publicado en agosto del mismo año que da constancia de cómo la de Londres, que tras abandonar el instituto acaba de emanciparse de casa de sus padres, posee la genuina capacidad de emocionar a la primera escucha con su refinado soul de guitarras. La fórmula es sencilla y bastante minimalista: una prodigiosa voz que brilla tanto en los graves como en los agudos, letras de juguetona introspección y la habilidad de cruzar pop con elementos jazzísticos en la línea de las primeras Adele y Amy Winehouse.

Nilüfer Yanya recibió clases de piano hasta los dieciocho, pero desde los primeros años de la adolescencia adquirió una guitarra con el objetivo de dar vida a sus propias composiciones. Para ello tuvo como mentor a Dave Okumu de The Invisible, y aunque de niña empezó escuchando a artistas como Link-182 y Eminem (¿y qué millennial no?), pronto se sentiría atrapada por grupos clave del indie rock como The Strokes y The Libertines (como todos nosotros), aunque sus referentes más solidos a la hora de confeccionar su propio sonido han sido iconos del jazz como Nina SimoneMiles Davis y Chet Faker, así como el eterno Jeff Buckley. Súmenle además la música que conoció por sus padres artistas, de ascendencia turca, irlandesa y sajona.

De Plant Feed, su segundo EP publicado vía Blue Flowers y ATO Records en julio del pasado año, destacan canciones tan redondas como ‘Golden Cage’, en la que su voz soulera irradia una madurez inusitada en alguien de su generación junto al saxofón de su colega Jazzi Bobbi, y de la que se desprenden sus ganchos más adictivos hasta la fecha. Su talento no ha pasasdo desapercibido y le ha llevado de gira con artistas como The xx y Mitski, aunque Yanya ya parece estar preparada para emprender las suyas propias. Y es que su jazz-pop con ecos a Simone está empezando a dejar huella, y aunque todavía no ha anticipado si tendremos disco para este año, poco a poco van llegándonos más y más canciones con su personal firma.

Después de publicar en septiembre de 2017 ‘Baby Luv’, una canción de deliciosos fraseos y líneas de guitarra serpenteantes en la que eleva la tensión sin abandonar la simplicidad, esta semana ha entregado ‘Thanks 4 Nothing’, un fascinante tema sobre la ruptura en el que “dibuja una línea final debajo de algo que debería haber terminado hace mucho tiempo” para mostrar que “puedes sentirte amargado y agradecido al mismo tiempo”. Ornamentado con sugerentes riffs de guitarra y esplendorosos coros, estamos ante una nueva constatación de su elegancia compositiva, quizá con un toque más de garra y frialdad de lo habitual. Seleccionada para el BBC Sound of 2018 (aunque finalmente no acabó entre los finalistas), su primera visita a nuestro país tuvo lugar el año pasado como parte de la programación del BAM 2017, aunque esperamos volver a tenerla actuando por estos lares más pronto que tarde.

Publicidad
Publicidad