18/11/2017

Master class de una banda que, tras nueve discos, mantiene intactos el ánimo, la frescura y la capacidad de sorpresa.

Arrastra La Riviera (la única opción dentro del circuito madrileño de salas para esos grupos que son capaces de reunir a más de un millar de personas pero no pueden optar a un gran recinto deportivo) una fama de recinto poco recomendable para disfrutar de la música en directo que no se quita de encima por más que pasen las generaciones, los años y los conciertos. Un sambenito que, de allá para cuando, palidece ante gente como Spoon, ya situados por encima del bien y del mal, infalibles tras más de dos décadas de carrera, un ejemplo para veteranos y noveles. No es que los de Austin hayan envejecido con dignidad, que no sería poca cosa, sino que cada nueva entrega les revela como un proyecto más y más valiente e inquieto. La última de su trayectoria, la novena, Hot Thoughts, suma nuevos himnos a un futurible recopilatorio greatest hits que impresiona, aunque todo apunta a que tardará en llegar: Britt Daniel y compañía todavía son puro presente.

Lo percibe cualquiera que les vea sobre el escenario desgranando con frescura y brío su discografía, repleta de matices y giros pero siempre 100% Spoon. Repasen este álbum o aquel otro, den protagonismo a los sintetizadores como en los últimos tiempos (‘Inside Out‘, ‘WhisperI’lllistentohearit‘, ese interludio bladerunneresco) o los aparquen (‘I Turn My Camera On‘, ‘The Underdog‘), nunca dejan de sonar a ellos mismos, como si Daniel y Jim Eno, los dos únicos miembros fundadores que aún permanecen en la formación, se encargaran de conservar vigentes las señas de identidad. El segundo, metrónomo humano, desde la batería; el primero, más frontman con el paso de los años, desde el centro de la escena. Da gusto verles bordeando la cincuentena (o, en el caso de Eno, sobrepasándola) con una actitud entregada, dando una nueva vida a canciones que ya han tocado centenares de veces, disfrutando de un éxito que, eso sí, parece insuficiente a todas luces. ¿Cómo es posible que Spoon no sea una banda aún más popular?
Publicidad
Publicidad