15/11/2016

El quinteto barcelonés presenta 'Curves', su robusto primer disco, este jueves en Madrid y el viernes en Zaragoza.

A 2013 se remonta la aparición de Barbott, quinteto barcelonés que apunta a convertirse en una de las más gratas revelaciones que nos deje este 2016 a nivel local. Esos tres años de desarrollo hasta publicar su primer largo, al que precedieron sendos EPs en 2013 (Margarita) y 2014 (Games For Two), han servido para que Curves, este primer álbum que publicaron el pasado mes de julio, llegue como muestra de un grupo que sabe exactamente lo que quiere. Guillem Sala, Adrià Mulet, Martí Rosselló, Albert Iribarne y Marc Bertran se juntaron cuando tenían 20 años, y como el resto de su generación se nutrieron de referencias como The Strokes, Arctic Monkeys y Vampire Weekend para dar sus primeros pasos musicales, pero lo cierto es que en Curves exhiben una seguridad en sí mismos, tanto a nivel de composición como instrumental, que hasta les permite alejarse de esos referentes tan básicos.

Porque aunque el disco se llame Curves, y en sus canciones rebosen las texturas gracias a capas de guitarras, teclados y la sedosa voz de Guillem, lo que sorprende, y más siendo un primer disco, es la sobriedad con la que abordan sus canciones. La mayoría de cortes de Curves se enmarcan cerca de los medios tiempos más intensos de Arctic Monkeys, los últimos The Drums (a quienes Barbott ya han teloneado) o incluso Mac DeMarco, salvo esos destellos más bailables del hit ‘Cream‘ (lleva más de 300.000 escuchas en Spotify) y ‘Perfume‘, que sin duda ejercen de contrapunto necesario (especialmente en directo). Pero es precisamente a la hora de tratar de alejarse de esos primeros referentes donde Barbott, aún con su juventud, parecen haber encontrado su voz, y de donde emana ese ‘algo’ especial que el grupo barcelonés parece poseer.

Es en canciones como ‘Paramount‘, las exquisitas ‘My Morning Every Window‘ e ‘It’s So Hard To Forgive‘ o la final ‘Lust‘ con las que el quinteto cimienta a un disco que parece haber sido cocinado a fuego lento, dejando espacio entre los dos primeros EPs para que su estilo evolucione, las canciones crezcan, y la banda pueda sentirse plenamente orgullosa de una carta de presentación tan robusta y disfrutable como este Curves. Tienen un prometedor camino por delante.

En plena gira de presentación del disco, Barbott actuarán este mismo jueves 17 de noviembre en la sala Costello de Madrid, y el viernes 18 en La Lata de Bombillas de Zaragoza.

Publicidad
Publicidad