13/05/2016

Hoy se publican dos discos que deberías escuchar.

Como casi todos los viernes, hoy es un día de interesantes lanzamientos discográficos. Destacan, por ejemplo, el segundo álbum de la prometedora artista de electrónica canadiense Jessy LanzaOh No en cuya producción ha participado Jeremy Greenspan de Junior Boys; Under the Sun, el nuevo álbum del productor británico Mark Pritchard en el que colaboran artistas como Thom Yorke, Linda PerhacsBibio Beans; o los nuevos trabajos de bandas como Twin PeaksNothing Modern Baseball. Pero entre todos los álbumes que hoy se publican, hemos querido resaltar dos discos: el debut largo de Yak, una banda londinense que irrumpe con fuerza tras seducirnos con algún que otro breve pero contundente EP; y también, procedente de la misma isla pero más al norte, el segundo LP de Eagulls, que presenta un inesperado pero convincente cambio de sonido.

Eagulls – Ullages

En 2014, el cuarteto de Leeds encabezado por George Mitchel esculpió su oscuro debut homónimo de forma implacable y visceral. Sus canciones nacían desde la ansiedad y las entrañas del post-punk, ensombrecidas por ruidoso shoegaze. Y si bien en este segundo intento el grupo sigue avanzando a través de neblinosos desfiladeros, la senda se ha vuelto algo menos vertiginosa. En los tres adelantos previos a su publicación, ‘Lemontrees’, ‘My Life in Rewind’ y ‘Skipping’, percibimos un creciente interés melódico y unas letras que, pese a perpetuar su discurso decadente, presentan algún que otro destello reflexivo. Grabado en una iglesia reconvertida en estudio, el disco puede sorprender a quienes esperaban otra vez el mismo nervio desbocado, pero tras unas escuchas uno se da cuenta de que sus canciones se han hecho grandes. A través de atmósferas introspectivas, efectos de resplandeciente distorsión y ecos a The CureThe Smiths Echo & The Bunnymen retumbando desde algún lugar, no deja de resultar ilusionante que Ullages solo sea el segundo disco de estos chicos. 

Yak – Alas Salvation

Hemos tardado en hablar de este trío de Londres, pero no nos ha resultado nada difícil caer rendidos a sus pies. Con sus inagotables directos, Yak han demostrado sobradamente que lo suyo no son los himnos pulidos, los repertorios meditados y, mucho menos, la cordura. Ellos prefieren el rock anárquico, crujiente y sucio, y conscientemente o no, han elaborado un debut magistral que muchos músicos que llevan años aferrados a sus guitarras habrían querido para ellos. Aunque no son de pasarse muchas horas metidos en el estudio, desde hace algún tiempo han conseguido encontrar la confrontación perfecta entre el bajo beligerante de Andy Jones y la percusión ensordecedora de Elliot Rawson, unidos a un Oli Burslem que en algunas ocasiones evoca a un Mick Jagger rejuvenecido y, en otras, a un Julian Casablancas en plena forma. Alas Salvation es un disco con pocos artificios pero donde todo puede ocurrir, algo que los adelantos ‘Victorious (Nathional Anthem)’, ‘Harbour the Feeling’ y ‘Take It’ ya anticipaban, así como la psicodélica ‘Hungry Heart’ con la que debutaron en 2014 o ‘Smile’ y el corto pero explosivo track homónimo que ya conocimos en sus EPs de 2015. Con esta alocada cantera, podemos tener fe en el rock & roll venidero.

Publicidad
Publicidad