25/01/2016

El concierto de Crushed Beaks del pasado sábado tuvo que ser trasladado de urgencia a la sala BeCool por precaución.

Hace poco os contábamos cómo durante las últimas semanas se ha escenificado en el barrio de Gràcia un reiterado acoso policial alrededor de las actuaciones de música en directo que programa desde hace veinte años el bar Heliogàbal, local de referencia barcelonés que hoy enfrenta hasta dos multas que podrían ascender hasta los 50.000 euros cada una. El concierto de los británicos Crushed Beaks del pasado 23 de enero ha sido uno de los afectados por la problemática, siendo trasladado con urgencia a la sala BeCool un día antes por el riesgo a nueva sanción, que sería letal para una sala de reducida envergadura y recursos más bien limitados.

Esta decisión se toma tras más de cinco inspecciones policiales en menos de un mes que han comportado inasumibles sanciones económicas por exceso de aforo –sólo disponen de licencia bar-cafetería, que permite la entrada únicamente a 49 personas, pese a haber reclamado la de bar musical casi desde sus inicios como asociación cultural– y, según cuenta el periodista Nando Cruz en El Periódico, «las sanciones también hacían constar que en el bar había gente bailando» debido a la ausencia de pista de baile, un requisito legal cuando menos sorprendente. Para acabarlo de complicar, los responsables del local también temen un enfrentamiento con un vecino que llegó al barrio hace tres años (es decir, 17 años después de que el Heliogàbal iniciara su actividad).

Hace tres días se realizaba una reunión entre los responsables del distrito de Gràcia y la sala para tratar de encontrar una solución al conflicto. En ella se notificó al director adjunto del local, Miquel Cabal, el elevado posible importe de las sanciones, y aunque existe el acuerdo de realizar un estudio acústico y de seguridad que permita solicitar un permiso especial cada noche que haya concierto, el Heliogàbal no consiguió un compromiso del gobierno municipal que impida nuevas inspecciones y multas, así como una hipotética clausura del local.

Los actos del vigésimo aniversario de la asociación cultural, que incluyen las actuaciones de Joan Garriga (La Troba Kung-Fú) los días 28 y 29 de este mes, también han sido aplazados por precaución pese a haber agotado sus entradas. Desde Indiespot aprovechamos para expresar nuestro rotundo apoyo a los trabajadores de una de las salas que más contribuye a la vitalidad artística y cultural de la ciudad de Barcelona, con el deseo de que puedan volver a programar sus conciertos con absoluta normalidad cuanto antes y estos fatídicos acontecimientos dejen de ser noticia.

Publicidad

Foto. Facebook Heliogàbal   Noticias
Publicidad