24/01/2016

¿Estamos ante el mejor cartel de la historia del Primavera Sound?

NUESTRA PLAYLIST DEL PRIMAVERA SOUND 2016

Lo del jueves pasado fue una bendita locura: la noche anterior nos acostamos vibrando con el streaming (inmóvil y en loop) de la preparación del despegue del cohete del Primavera Sound 2016, y a la mañana siguiente vivíamos en directo ese vídeo en el que Radiohead era el primer nombre anunciado para emoción colectiva. Si bien la fórmula del vídeo de presentación ya puede considerarse tradicional en el festival, ya que de alguna forma u otra la han utilizado durante los últimos años, la narración incluyendo los nombres le añadía el punto mágico (y un poco místico) también al asunto, pero básicamente escondía una premisa muy clara: esta vez no hacían falta fuegos artificiales ni grandes campaña, porque el cartel del Primavera Sound 2016 habla por sí solo. El contenido por encima del continente. Quizá por eso se renunció a ofrecer avances de programación como se había hecho los últimos años con algunos cabezas de cartel, y se ha optado por impacientar un poco al personal retrasando hasta el 21 de enero la primera noticia sobre el mismo. Pero vaya si ha valido la pena. Estamos ante el que posiblemente, al menos a gusto de quien escribe esto, sea el mejor cartel de la historia del Primavera Sound. ¿Por qué? Veamos.

UN VERDADERO ALL STARS

Ya dijimos cuando se desveló el hashtag #PrimaveraAllStars que eso nos recordaba a la edición de 2011, concretamente a una tanda de nombres estelar. Y es a esa edición a la que más remite el cartel de este año, solo que ampliada y mejorada con la presencia de unos totems como Radiohead (que nunca habían actuado en el festival y presentarán su ansiado nuevo álbum) con su único concierto en España este año, de los renacidos LCD Soundsystem, y de una PJ Harvey para la que ya no quedan calificativos de elogio. Pero, a diferencia de otras veces, los All Stars pasan por la clase media-alta, que en el PS 2016 será de auténtico escándalo: Sigur Rós por primera vez en el festival, Tame Impala en un momento dulce, The Last Shadow Puppets en su esperadísimo retorno, los consagrados Beach House, grupos marca de la casa como Deerhunter, Animal Collective y Dinosaur Jr, Explosions in the Sky, Beirut, Moderat… En fin, a la altura de pocos festivales en todo el mundo.

PJ-new

LAS SORPRESAS

Por su arraigo británico, uno podría pensar que The Last Shadow Puppets se le escaparían al Primavera en esta vuelta a la actividad, pero la presencia de Alex Turner y Miles Kane no solo implica que seguramente protagonizarán uno de los conciertos del festival, sino que abre la puerta a que los muy demandados Arctic Monkeys puedan encabezar alguna de las próximas ediciones. Veremos. A su lado, unos Air que llevaban algún tiempo en silencio, la presencia de una leyenda como Brian Wilson tocando su Pet Sounds, y la primera gira del director de cine de terror y compositor de bandas sonoras John Carpenter, presentando su primer disco Lost Themes, han sido algunas de las grandes sorpresas.

Aunque ninguna llega a la de Los Chichos, resaltados por muchos medios como la polémica del cartel de esta edición. Si bien resulta cierto que se antoja un poco forzada esta reivindicación de los llamados reyes de la rumba en 2016 sin ningún motivo concreto en especial, también lo es que solo son un grupo más del cartel, entre decenas de otros nombres. Y al mismo tiempo resulta factible trazar una línea entre un grupo como ellos, surgidos de los márgenes de la industria musical en los años 70, con PXXR GVNG, que se encuentran en una situación parecida actualmente, solo que 40 años después y renovando el universo musical con trap y ordenadores en vez de que con rumba y guitarras. Los Pobres, como se auto-denominan, también estarán en el Primavera Sound 2016 como respuesta al fenómeno que han generado y que ya les llevó el año pasado al Sónar (y el anterior al BAM). Sea como sea, ni van a ser monos de feria de los «hipsters» ni de repente significa que todos tengamos que ser fans de Los Chichos a partir de ahora.

EQUILIBRIO

ps-dias

Pero si hay algo que caracteriza el cartel de esta edición del festival es el equilibrio. El Primavera Sound siempre se ha caracterizado por tocar muchos palos, hasta el punto de que de alguna forma son varios festivales en uno, pero este año la compensación entre grandes nombres, propuestas innovadoras y arriesgadas, concesiones a la nostalgia y apuestas por el futuro es casi perfecta. Así, aparte de los ya mencionados All Stars y de las sorpresas, ningún género está infra-representado este año: desde la cada vez más nutrida representación de hip hop (con Pusha T, Vince Staples y Action Bronson como primeras espadas, y Freddie Gibs y Jay Rock como nombres a tener muy en cuenta) al poder de la psicodelia (encabezado por Tame Impala pero seguidos de Six Organs of Admittance, Bardo Pond, C+C=Maxigross, White Fence, Dungen, o los locales Pacosan), pasando por el siempre presente folk (esta vez con caras nuevas que van de Andy Shauf a Moses Sumney, Steve Gunn y Julien Baker, además de los clásicos como Cass McCombs) y a una nostalgia bien entendida que cuenta tanto a Loop como con A.R. Kane o Ben Watt (ex-Everything But The Girl) junto a Bernard Butler de Suede, además la reunión de los madrileños Mar Otra Vez (liderados por Javier Corcobado), la enésima visita de Dinosaur Jr., Shellac, Richard Hawley y Robert Forster (ninguna de ellas innecesaria), o la concesión al hardcore con la vuelta de Drive Like Jehu y Unsane. Y claro, un poco de metal (Venom) y el garage marca de la casa, representado por el ya consagrado Ty Segall, por Thee Oh Sees y Black Lips, o de forma más amplia por unos Titus Andronicus que siempre están listos para la batalla

Mención aparte para las músicas del mundo, que cada año ofrecen algunos de los conciertos más especiales del festival aunque por itinerarios sean de los que en esta casa nos solemos perder (lamentablemente no hay tiempo para todo… ni siquiera para la mitad). Entre lo más destacado de este año encontramos la leyenda de la música turca Selda, los congoleños Mbongwana Star, la mezcla entre música tradicional senegalesa y los ritmos cubanos de Orchestra Baobab, y los interesantísimos Islam Chipsy & EEK, procedentes de El Cairo y exponentes de la revolución (musical y extra-musical) egipcia.

LAS ACTUACIONES ESPECIALES

Pero si hablamos de actuaciones especiales, no podemos evitar volver a mencionar la que llevará a Brian Wilson a revisitar su glorioso Pet Sounds, igual que la actuación de John Carpenter. Pero habrá más: desde la exhibición de Kamasi Washington y su free jazz, al pase de Suede en el Auditori del Fòrum (será el jueves, con su nuevo disco Night Thoughts al completo; el día antes actuarán al aire libre en el Parc del Fòrum, durante la jornada inaugural y gratis), el regreso del pianista Lubomyr Melnyk después de su maravilloso descubrimiento en el Primavera Club 2015, de la experiencia percusiva de Boredoms, y la performance de la artista y activista digital Holly Herndon.

EL POP DEL MOMENTO

CHAIRLIFT

Los que todavía critiquen este cartel por recurrir en exceso a grupos de hace unos cuantos años, deberían plantearse: 1) antes que nada, qué grupos en la actualidad pueden ocupar las primeras posiciones de un cartel como este con solo uno o dos discos; 2) volver a mirar el cartel y reconocer en él a futuros valores del pop como Chairlift, Jessy Lanza, Shura, SG Lewis, Jenny Hval y NAO, y consagraciones recientes como las de Neon Indian, Julia Holter y Daughter. Eso por no hablar de los locales C. Tangana, Baywaves y CARLA. No está Grimes, puede que la ausencia más notable y dolorosa en este apartado, pero juventud la hay, y mucha.

¿MENOS ELECTRÓNICA QUE DE COSTUMBRE?

No. Un primer vistazo al cartel puede hacer pensar que faltan reclamos electrónicos de nivel, pero a los evidentes cabezas de cartel LCD Soundsystem hay que sumarle el regreso de Cabaret Voltaire, y la presencia de nuevos totems como Moderat (que llegarán con nuevo disco), Floating Points, Maceo Plex, Hudson Mohawke (aunque en formato DJ) y DJ Koze, nuevas experiencias sonoras como las de Kiasmos y Optimo, y nombres de futuro como Roosevelt, Pantha Du Prince y EVIAN CHRIST. Todas ellas propuestas prácticamente ineludibles. Aunque a este respecto solo tenemos una duda: ¿quién será este año la antesala de la sesión de DJ Coco el sábado, como en su día fueron Cut Copy y Caribou? Es uno de los slots clave del festival.

LA PROGRAMACIÓN COMPLEMENTARIA: PRIMAVERA AL RAVAL

Uno de los aciertos de este año es que el festival parece haber agrupado su actividad complementaria (y en su mayoría gratuita) de los días previos y posteriores al festival en lo que se ha llamado Primavera al Raval, que a falta de ver exactamente dónde se celebrará (suponemos que las dos salas de Apolo más algunos otros escenarios) sí contará con muchísimos reclamos, caso de Ty Segall, Mudhoney, Cass McCombs, Black Lips, Robert Forster, Empress Of, Deradoorian, y Bradford Cox, o las nuevas voces de Julien Baker, Andy Shauf, SG Lewis, y Cala Vento, entre muchos otros. Solo este cartel ya es una auténtica maravilla, a decir verdad.

primavera-raval

LAS AUSENCIAS

Claro que hay ausencias: la de Grimes ya la hemos comentado, y hubiera encajado que Kendrick Lamar volviera al festival tras su consagración del año pasado, igual que una Courtney Barnett en boca de todas gracias a uno de los mejores debuts de 2015, o de un Beck que no entendemos que este año tampoco esté. También sorprende la ausencia de The xx, aunque esta parece más debida a que no habrán sacado su tercer disco para entonces (o a que Jamie xx seguirá presentando su celebradísimo In Colour, nuestro disco del año pasado), o la de unos ‘amigos’ del festival como The National, que sí saldrán de gira aunque con pocas fechas. A nivel de grandes reclamos mucha gente esperaba que se repitiera la actuación de Neil Young tras suponer un antes y un después para el festival en 2009 (el inicio de su gira europea a principios de junio daba esperanzas de ello), y que la nueva reunión de At The Drive-In aterrizara en el festival, igual que la nueva gira de Elvis Costello cuyo hueco en sus fechas españolas daban pie a que actuara en Barcelona. Pero ya se sabe que tampoco se puede tener todo, porque hay otros festivales e intereses en escena, y al mismo tiempo a más artistas, más solapaciones. Y este año parece que ya vamos a sufrir bastante con ellas…

Publicidad
Publicidad