10/01/2016

La asociación cultural pide ayuda para aumentar su número de socios y poder seguir programando actuaciones en directo.

Pese a haber programado más de 4.000 conciertos y recitales poéticos en sus más de veinte años de vida (que celebran este año, por cierto), el bar Heliogàbal –local de referencia ubicado en el barrio de Gràcia que desde 1995 se preocupa por promover la actividad musical y artística en la ciudad de Barcelona– ha experimentado ciertos problemas durante el último mes. El pasado 3 de enero la asociación cultural denunciaba en sus redes sociales un acoso reiterado por parte de la Guàrdia Urbana de Barcelona, que se ha presentado en el local hasta en cinco ocasiones durante el transcurso de sólo veinte días, llegándolo a cerrar hasta en dos ocasiones entre las que se incluye la noche de fin de año.

¿El motivo? El establecimiento se encuentra en una situación alegal, ya que no dispone de licencia para la realización actuaciones de música en directo, a pesar de que en un comunicado sus responsables han expresado que intentan conseguirla desde el año 2003, cuando se les otorgó la insuficiente licencia de bar-cafetería. Paradójicamente, el Heliogàbal recibió en el año 2013 el premio Ciutat de Barcelona por su inestimable labor en la difusión musical y, además, cuenta con subvenciones para realizar dicha actividad. A pesar de la aparente «buena voluntad» de los gobiernos municipales que se han ido sucediendo, en el mismo comunicado argumentan que ninguno de ellos ha dado los pasos necesarios para regular su situación.

En una serie de tweets publicados en su cuenta oficial, la asociación cultural también ha expresado su malestar al actual gobierno municipal, enlazando los perfiles de la alcaldesa Ada Colau, el concejal de Gràcia y otros responsables de dicho Distrito y del Ayuntamiento de Barcelona. Según un comunicado de la ASACC (Asociación de Salas de Conciertos de Catalunya), la predisposición del nuevo Ayuntamiento existe, y reconocen que aunque se está «trabajando para encontrar la mejor forma de proteger las actividades musicales» pero que la solución es complicada, en parte porque «la Guardia Urbana no tiene la misma voluntad«.

Debido a la incertidumbre ante posibles sanciones o incluso una hipotética clausura del local generada tras las inspecciones, los responsables del Heliogàbal han hecho un llamamiento a la colaboración popular para incrementar su número de socios a través de un sencillo formulario que se puede rellenar a través de su página web, además de dar las gracias por todo el apoyo recibido. Nosotros también les damos las gracias a ellos por su labor.

Publicidad
Publicidad