04/12/2015

No estamos del todo convencidos con la selección de este consejo de sabios, así que proponemos otros seis grupos que deberían petarlo el año que viene

El lunes nos despertamos con la lista de 15 nominados para el BBC Sound of 2016, esa relación de promesas que elaboran 140 personalidades de la industria musical que se aventuran a predecir quién lo va a petar en 2016. A principios de año se desvelarán los cinco mejores. Y hubo bastantes cosas que nos llamaron la atención, como ya dijimos en la noticia que publicamos en su momento. Para empezar, muchos más solistas que grupos. Algo está cambiando en la industria, desde luego. Pero lo curioso es que muchos nombres no nos suenen demasiado teniendo en cuenta que los listados de otros años incluían a artistas con los que ya estábamos familiarizados los que nos ganamos el pan rastreando el subsuelo musical. De acuerdo, está Mura Masa, que tiene un pelotazo con Shura (quien estuvo nominada en 2015, pero parece que su gran año en realidad será 2016); Alessia Cara, opción facilona teniendo en cuenta que su primer sencillo tiene 80 millones de reproducciones en Spotify; NAO, que tras colaborar con Disclosure están en boca de todos; o Mabel, que con sólo dos canciones ya nos tiene en el bolsillo, no sólo porque sea hijísima de Neneh Cherry (de hecho, ya estábamos pensando en hacer un perfil de ella). Pero luego hay mucha gente que, admitámoslo, no nos suena de nada, y escuchando sus producciones no nos queda muy claro qué hacen ahí.

Lo que está claro es que la gente que gestiona estas listas tiene un ojo clínico. Echando un vistazo a algunos de los nominados de los últimos años nos encontramos con los artistas más relevantes del momento aunque, todo hay que decirlo, a veces resultan más sustanciales los perdedores que los ganadores. Nadie discute el impacto en la música de Sam Smith o Years & Years, los dos últimos triunfadores, ¿pero no molan más Wolf Alice, SOAK, Shamir, Novelist, BANKS, FKA twigs, Kelela y tantísimos más? Pero calma, es muy probable que nos estemos equivocando y que lo que ahora nos parecen naderías en unos meses serán the next best thing. Luego hay otra reflexión que cabe hacerse, ¿se ha convertido esto ya en un instrumento de la propia industria para vendernos la moto con el niño de los ojos que tengan de turno? ¿Years & Years han arrasado porque molan o simplemente porque una serie de gurús lo vaticinó? En fin, al lío, nosotros no estamos del todo satisfechos con esta lista y nos faltan algunos artistas. Podrían ser más pero proponemos los siguientes.

Wet

El trío de Massachussets Wet tiene todos los números para ser los debutantes de 2016. De hecho, prácticamente lo inaugurarán, pues su álbum de debut, Don’t You, llega a las tiendas el 29 de enero vía Columbia (poca broma, una de las majors). ¿Cómo es que se han fijado en ellos? Pues muy fácil, porque facturan ese tipo de pop delicado y aterciopelado que tan de moda está últimamente. Y sin hacer nada nuevo, vamos, que llevamos ya un lustro escuchando estas dóciles voces femeninas, ya se tienen ganado el cielo con románticas canciones como ‘Deadwater’ y esos dos melancólicos versos que ya se nos han grabado a fuego: “Shanky and I’m on my knees / There are better things for me”. Además han sido remezclados por el sabio beatmaker Clams Casino y Cyril Hahn, ese productor suizo que está en la agenda de absolutamente todo el mundo, desde Jessie Ware a Sigur Rós, pasando por Carly Rae Jepsen, y que bien podríamos incluir en esta lista a tenor del EP que sacó hace unos meses con invitados como Yumi Zouma (que también podríamos añadirlos si no fuese porque su vocalista original abandonó el grupo y estamos algo escépticos con su futuro), Say Lou Lou y Joel Ford.

HANA

De ella ya os hablamos largo y tendido en verano, pero no está de más recuperarla. Para ponerse rápidamente en contexto, es la novia de Blood Diamonds, uno de los productores underground y no tan underground últimamente más reclamados del momento. Él le hizo dejar esas versiones de Radiohead que tocaba incansablemente en la calle para decidirse a crear su propia música. Ahora hace un pop electrónico liviano y a menudo gélido que ha maravillado a Purity Ring, Grimes y Lorde, que hasta llegó a tuitear que “no hay palabras para describir su belleza”. Además, Claire Boucher se la llevó la pasada primavera de gira junto a Lana Del Rey, una experiencia enriquecedora que seguramente influencie ese EP de debut que se resiste a llegar. 2016 tiene que ser su año.

Mothers

Mothers no son las madres de Women, Girls o Daughter. Vale, ya está, hecha la broma (mala), procedamos a presentarlos. Vienen de Athens, una ciudad de poco más de 100.000 habitantes, pero que cuenta con artistas consagrados que van de The B-52s hasta R.E.M. y todo el colectivo Elephant Six. De hecho, of Montreal les pidieron que se fueran de gira con ellos. No los incluimos para que nos digáis que sólo nos va el pop electrónico y queramos rellenar cuotas de guitarras, es que sus canciones son abrumadoramente bellas, ayudan a abrigarse del frío que se avecina. Llevan tiempo puliendo su álbum de debut, When You Walk A Long Distance You Are Tired, que llegará el 26 de febrero. Para que les ayudase llamaron a Drew Vanderberg, músico entre bambalinas que ha trabajado con los citados of Montreal, Toro y Moi y Deerhunter. De hecho, Josh McKay de los últimos toca el vibráfono en algunos de los temas. De momento hay que degustar piezas tan suaves como esta ‘Too Small For Eyes‘.

SG Lewis

SG Lewis es inglés hasta la médula y practica ese tipo de música que bascula entre la electrónica y el soul que tanto gusta últimamente en las islas desde que lo petase James Blake, así que no hay excusas para no haberlo incluido. A mediados de año no le conocía nadie, pero luego su canción ‘Warm’ fue incluida en un capítulo de Ballers, serie de la HBO con The Rock, y el mundo se volvió loco. El tema escaló hasta el número 3 del chart electrónico de iTunes y en el 108 en el chart general. El EP de debut, que lanzó una subsidiaria de PMR Records poco después, llegó al puesto 6. La canción ya tiene cerca de 4 millones de reproducciones en Spotify. Ya está trabajando en su álbum de debut, que debería salir en algún punto de 2016 y del que dijo: “Quiero hacer un disco que tenga sentido escuchado de principio a fin, casi como una banda sonora para una película. Estoy muy excitado con la libertad creativa que un disco de larga duración te da, y con la oportunidad de mostrar diferentes aspectos de lo que hago como productor”.

Nicole Dollanganger

Muy buena tiene que ser Nicole Dollanganger para que Grimes decidiese montar un sello, Eerie Organization, con tal de editar su álbum, Natural Born Losers. Boucher dijo esto la primera vez que escuchó su música: “Aluciné tanto que literalmente empecé Eerie para editarla de una jodida vez porque es un crimen contra la humanidad que esta música no sea escuchada”. Como comentábamos antes, la canadiense giró hace unos meses con Lana Del Rey y, lo que a priori parecía una alianza extraña, al final todo cobró sentido. Ambas tienen un gusto por el pop único y genuino y Dollanganger pasa por ser una Lizzie Grant más nerd, lo-fi, como para estar por casa, con una producción parecida a la de Grimes en sus inicios. Sólo hay que verla, ¡parece una lolita japonesa!

Julien Baker

No nos queda claro si una de las normas de BBC Sound Of… es que los artistas escogidos no pueden tener un álbum publicado (rastreando, por ejemplo, hemos visto que nominaron a Frank Ocean después de que sacase la celebrada mixtape Nostalgia, Ultra, así que a saber), pero bueno, ¿qué más da? De Julien Baker os hablábamos hace poco más de un mes al hilo del lanzamiento de su primer disco, Sprained Ankle. Es de Memphis pero poco tiene que ver con la música tradicional americana que se ha servido desde la ciudad en los últimos 60 años. Tiene un rollo folkie muy, muy intimo. Lo suyo es fabricar las canciones por su cuenta, con la precisión de un orfebre. Suenan ecos a Daughter y tiene una intensidad emocional cercana a la de The Antlers (algo turbio también tiene en el pasado como ellos). Debería ser el sonido de 2015, pero quizá ha llegado algo tarde. Esperen a que los festivales se peleen por ella dentro de nada.

Publicidad
Publicidad