20/11/2015

La banda de Baltimore salió airosa de su concierto en Barcelona aferrándose al carisma de Jana Hunter.

La primera sorpresa que nos llevamos ayer en el concierto de Lower Dens en Barcelona era que se celebrara en la sala pequeña del recinto de Apolo, en La [2]. La grande, en esta ocasión, estaba habitada por la folklórica onubense Martirio y su numerosa tropa de seguidores, ya bastante creciditos. No es el primer ‘Capricho’ que, siendo de algún modo una rareza relativamente desconocida en el panorama musical, se lleva a cabo en el menor de los emplazamientos del complejo de ocio del Paral·lel con Nou de la Rambla; pero después de tres discos y más de cinco años en activo presuponíamos que su fama y atractivo darían para un estatus de escenario algo más grandilocuente. El concierto, sin embargo, estaba programado ahí desde el principio, y aun así ni siquiera llegó a rozarse el sold out. Les vio más gente, aunque fuera de refilón, en su visita a Barcelona con motivo del Primavera Sound 2012, cuando presentaban Nootropic, su penúltimo trabajo discográfico.

Lower Dens (147)Rp

La segunda sorpresa fue que se personaran en formato trío, con la baja de última hora por enfermedad (¿de un familiar?) del guitarrista secundario, y con las lógicas consecuencias a nivel musical. Pese al esfuerzo –y a varias guitarras grabadas– de los tres integrantes presentes, sobre todo por parte de Jana Hunter, el sonido de la banda se vio afectado en dos aspectos fundamentales: muchas de las texturas de su trabajo de estudio se perdieron por el camino, y en general las doce (más una) canciones que presentaron parecieron tener casi siempre una misma atmósfera. Un poco mazacote sin matices y más bien oscuro, la verdad. No obstante, la tercera sorpresa que nos llevamos fue que, incluso en esas circunstancias, la banda de Baltimore salió bastante airosa de su cita con el público barcelonés. En gran medida por el carisma y la seguridad en sí misma que rebosa la cantante, compositora y guitarrista principal, porque su estilo casa a la perfección con la parquedad como contexto, y además porque, en cierto modo, todos los que estaban en La [2] de Apolo anoche conciben a Lower Dens como una banda un poco suya; y eso ayuda.

Teloneados por unos correctos aunque irregulares Her Little Donkey, de los que destacaron ‘Colombo‘ y ‘Epidemic‘, las dos piezas que abren su segundo disco Chromatic Landscapes, Lower Dens dieron un concierto que llegó justito a la hora de duración: tiempo más que suficiente para poner en vivo de manera íntegra Escape From Evil, otro muy buen álbum de los norteamericanos que pasa desapercibido por la relación crítica-público. Tras un inicio algo dubitativo con ‘Sucker’s Shangri-la’, la cosa empezó a funcionar con ‘To Die in L.A.’, su nuevo tema insignia, con una Hunter movediza entregada a sus cuerdas vocales. Después, canciones como ‘Your Heart Still Beating’, ‘Electric Current’ y ‘Ondine’ le dieron cierto corpus a la actuación, aunque con las ya citadas limitaciones atmosféricas del sonido. En ese sentido, ‘Quo Vadis’ fue probablemente la que más se resintió, resultando un punto descafeinada.

Lower Dens (99)Rp

Pero quizá lo más curioso y llamativo de la velada fue que algunos miembros del público, en un momento de sinceridad y extroversión, pidieron a la cantante que interpretara ‘Rosie’, un corte especialmente apreciado de su álbum de debut que, lamentablemente, se quedó en el tintero. Este hecho, unido a la celebración mayoritaria de los presentes ante el inicio de ‘Brains’, seguramente la canción más brillante de toda su discografía, son pruebas de la antigua fidelidad del respetable con respecto a la banda, corroborando la idea de que eran muy pocos los que acudían al concierto llamados por el ruido mediático o la calidad de Escape From Evil. La clave de este asunto, en mi opinión, reside en lo fácil que resulta admirar a Jana Hunter de manera individual: una artista con carácter, de sólida y estilosa creatividad, y con un potencial que, pese a haber eclosionado ya hace tiempo, aun está por darnos un gran pelotazo que genere un aluvión de nuevos adeptos por minuto. Mientras tanto, es bueno disfrutar de las distancias cortas.

Lower Dens (127)Rp

Publicidad

Foto. Pablo Luna Chao   Conciertos
Publicidad