19/11/2015

Crónica del nuevo paso de los de Tom Smith por nuestro país.

La voluntad de huir de la magnanimidad, de la pleitesía de las multitudes o del seductor vértigo de la cima es un derecho que queda reservado a una minoría. La cuestión es cómo se ha alcanzado esa condición y si ha golpeado en la génesis, si el viaje ha merecido la pena o tan solo quedan cenizas de lo que un día fue. Editors han labrado con tesón su camino. Para el recuerdo queda aquella exhibición en el Vicente Calderón, cuando su tarea consistía en lustrar la alfombra de unos Muse que ya suplían las carencias que comenzaban a hacer mella a base de una farragosa pirotecnia.

Paradójicamente, los de Tom Smith han crecido y superado los cambios en su formación con trabajos que incitaban a pensar en una pronunciada pendiente similar a la que ha acercado al abismo del olvido a sus colegas británicos comandados por Matt Bellamy. Pero la aparición de su reciente In Dream, con la incómoda grandilocuencia de la que a veces adolece, no ha impedido que la banda mantenga intacta su honestidad el exponer su catálogo ante su público.

Editors-(294)R

No tiene sentido negar que la posición actual de Editors merece espacios mucho más amplios que el que les acogió en Madrid y que fue idóneo en los prolegómenos. Con canciones como la estimulante ‘Cold Days From The Birdhouse’ o su reciente ‘Last January’, The Twilight Sad rememoraron aquella época en la que sus valedores en este gira se debatían con Interpol para ver quien cargaba con el cetro de aquello que vino a ser una actualización del post punk. Una banda enérgica a la que lo imperecedero se le sigue resistiendo pero que es un eficaz preámbulo.

No les hacía falta a Editors un esfuerzo supremo para que todo cuanto ejecutaran tuviera un aura de misticismo. Bastó con que la luz tenue iluminara a su vocalista y este empezara a entonar ‘No Harm’ para confirmar la devoción con la que son recibidos por sus acólitos. La introspección exigida por el tema que abre su último trabajo fue progresivamente acallada por canciones que han confirmado la banda como una apisonadora a la hora de crear temas indelebles.

Editors-(95)R

Y quizá sea el pasado el que ha presenciado una mayor abundancia de estos últimos. Los recuerdos de su sublime debut continúan celebrándose como himnos, desde el prematuro ‘Blood’ hasta que ‘Munich’ acentuó el penúltimo éxtasis. Sea con las recientes incorporaciones como Justin Lockey o Elliot Williams o con el carismático Russell Leetch, hace tiempo que Editors se convirtió en una criatura que ríe, solloza, divaga o arrolla al ritmo que Smith decide. Su rechazo a todo lo que sea transformarse en divo al estilo Morrissey hace que los arrebatos más recientes y pretenciosos de canciones como ‘Salvation’ no desmerezcan ante aquellos que surgían de forma espontánea, como el contundente puente de ‘The Racing Rats’.

Si ni siquiera las canciones menores del olvidable The Weight of Your Love empañaron el recital, sí que fue una decepción que ‘Smokers Outside The Hospital Doors’ sonara en acústico. Aunque en ese momento la comunión era completa y se celebraban incluso temas menores como ‘Nothing’. Algo que solo podía elevar al paroxismo un final excelso en forma y fondo que Editors diseñaron combinando la belleza de ‘Ocean Of Night’ con la contundencia de ‘Papillon’ y la flamante épica de ‘Marching Orders’. Una cuestión, decíamos, de alcanzar el beneplácito masivo sin obviar la esencia.

Editors-(22)R

Publicidad

Foto. Pablo Luna Chao (BCN)   Conciertos
Publicidad