30/10/2015

En febrero verá la luz 'SVIIB', cuarto álbum de la banda, con material grabado en 2012 antes de la muerte de Benjamin Curtis.

School of Seven Bells comenzaron su andadura musical a mediados de la década pasada en forma de trío compuesto por las gemelas Alejandra y Claudia Deheza y Benjamin Curtis, pero tras dos discos publicados –Alpinism (2008) y Disconnect from Desire (2010)– la segunda abandonó el barco aduciendo motivos personales. Como dúo la banda sacó un tercer álbum, Ghostory, en 2012, logrando establecer una convivencia casi perfecta entre el dream pop electrónico, el shoegaze más pulido y el indie rock más accesible. Pero apenas un año después, la propia Alejandra anunciaba la terrible y triste enfermedad (linfoma linfoblástico) de Curtis, quien desgraciadamente terminó abandonando este mundo en diciembre de 2013. De tres que empezaron, ya solo quedaba una.

Alejandra Deheza, sin embargo, no ha dejado que el proyecto se fundiera en tan lamentable final, y ya en verano reemprendió su actividad, ahora como única representante de School of Seven Bells. En junio hizo pública una versión de ‘I Got Knocked Down (But I’ll Get Up)’, de Joey Ramone, que por lo visto fue la última producción en vida de Curtis; y a partir de entonces se empezó a especular sobre una posible cuarta entrega discográfica, también con material parcialmente grabado por el propio músico antes de su muerte, que efectivamente verá la luz el próximo mes de febrero. El anuncio llegó ayer acompañado de un brevísimo teaser y de una emotiva carta abierta de Alejandra en la que asegura que el material fue grabado por Curtis y por ella en el creativo e inspirado verano de 2012, en un descanso de la gira que emprendieron. “Es una carta de amor de principio a fin. Es la historia de nosotros a partir de ese primer día que nos conocimos en 2004, y es la historia de School of Seven Bells.”, confiesa la norteamericana. El álbum, de hecho, se llamará simplemente SVIIB, habitual abreviatura del nombre de la banda.

Publicidad
Publicidad