13/10/2015

El tótem de la música independiente... ya no lo es tanto.

Noticia no-musical con una influencia enorme en la industria: Condé Nast, conglomerado editorial que posee cabeceras como Vogue, Vanity Fair, Wired o The New Yorker, entre muchísimos otros, acaba de anunciar que compra Pitchfork Media, la compañía formada alrededor de la influyente web independiente Pitchfork. La noticia, aunque pueda sonar anecdótica, supone el final de la etapa independiente de Pitchfork, con una trayectoria que empezó en 1996 y que actualmente cuenta, además de con la web de referencia, con una revista en papel (The Pitchfork Review), dos festivales de música (en Chicago y París), y la división audiovisual Pitchfork.tv.

La noticia la ha desvelado The New York Times, y ha sido confirmada por Pitchfork poco después, alegando como se suele hacer en estos casos que Pitchfork es un proyecto rentable en la actualidad, y que gracias a Condé Nast podrán desarrollar todos sus proyectos con el ímpetu que necesitan. El director ejecutivo de Condé Nast, por su parte, ha explicado que el acuerdo refuerza su compromiso a la hora de construir una «red premium digital«, elogiando la voz propia que Pitchfork ha desarrollado con el paso de los años. La cifra de la adquisición no ha sido revelada.

A nivel práctico, nada debería hacer peligrar la línea editorial de Pitchfork, al menos a corto plazo, pero el hecho de que ahora pertenezca a uno de los mayores conglomerados editoriales del mundo resulta bastante simbólico.

Publicidad
Publicidad