29/07/2015

10 canciones que, para sorpresa de algunos, no son creaciones originales de quienes pensábamos.

The New Raemon – ‘Te Debo Un Baile’

Esta es personal. La mayoría lo sabrá, pero por si hay algún despistado en la sala, ‘Te Debo Un Baile‘ es una versión, amigos. No es que Ramón Rodríguez lo esconda, más bien al contrario, pero que una versión se convierta en uno de tus temas más escuchados y demandados por el público puede llegar a tocar un poco la moral. La versión es una delicia, eso es innegable. Pero la original es insuperable, caray. (Y nos consta que Rodríguez opina igual). Nueva Vulcano, amigos. Los más grandes.

James Blake – ‘Limit To Your Love’

Otro curioso caso de canción insignia de un artista que no es original. En este caso se trata de ‘Limit To Your Love‘, uno de los temas más destacados del debut de James Blake, que originariamente fue compuesta por la canadiense Feist para su disco The Reminder, de 2007. Tres años más tarde, Blake convirtió la pieza folk de Feist en una irresistible balada de neo-soul fantasmal.

Chromatics – ‘Into The Black’

Kill For Love, el hasta el momento último álbum de Chromatics (que, por cierto, fue disco del año en esta casa), se abría de forma majestuosa con… una versión. ‘Into The Black‘ es, en efecto, una reinterpretación en clave onírica de ‘Hey Hey, My My (Into The Black)‘ del mito Neil Young, publicada en 1979. Por si fuera poco, la canción original es célebre por contener una frase que ha pasado a la historia: «It’s better to burn out / Than to fade away«. ¿Les suena? Sí, de la nota de suicidio de Kurt Cobain.

Jose Gonzalez – ‘Heartbeats’

El rey de las versiones-que-acaban-siendo-sus-hits. Y es que los suecos The Knife publicaron Deep Cuts, su segundo disco, en 2003. Y su primer single, además del corte que abría el álbum, se llamada ‘Heartbeats‘. No podemos decir que la canción pasara desapercibida, pero el amigo (y también sueco) José González llegó unos meses después e incluyó su versión, con esa sonoridad de folk cálido e íntimo para todos los público, en Veneer, su debut. Después llegaron el anuncio de Sony Bravia y la inclusión en los momentos emotivos de series de televisión, y el resto es historia. Lo curioso es que González repitió la jugada en 2007 con In Our Nature, su segundo disco, y ‘Teardrop‘, pero la original de Massive Attack es irreemplazable.

Beck – ‘Everybody’s Got To Learn Sometime’

Convertida en una de las películas de referencia de lo que llamaríamos ‘el indie medio’, Eternal Sunshine Of The Spotless Mind (en castellano, Olvídate de mí) de Michel Gondry tenía en una canción de Beck uno de los pilares de su banda sonora. Pero resultaba que la tierna y conmovedora ‘Everybody’s Got To Learn Sometimes‘ era una versión de The Korgis, un tema que vio la luz en 1980 con, todo sea dicho, bastante repercusión. Pese a ello, nos quedamos con la de Beck.

Páginas: 1 2

Publicidad
Publicidad