08/07/2015

Repasamos el pujante festival alemán, que del 17 al 19 de julio combinará un entorno único con reclamos como Alt-J, Mogwai, Jamie xx y Giorgio Moroder.

Hay festivales a los que uno escoge ir por su cartel; otros porque hay que vivir esa experiencia al menos una vez en la vida; y los hay que atraen a su público por su enfoque, por su localización, o alguna propuesta particular . El festival alemán Melt! los cumple todos. Ubicado en Ferropolis («Ciudad de Hierro«), un entorno espectacular a dos horas de Berlín poblado por imponentes estructuras metálicas de mitades del siglo XX y rodeado por un lago, es uno de aquellos festivales que se sienten cómodos con nombres de clase media entre la electrónica más sofisticada y el pop, marcando un equilibrio perfecto entre ambos.

El Melt! lleva celebrándose desde 1997 (aunque hasta 2000 no se trasladó a Ferropolis), cuenta con un aforo para no más de 20.000 personas, y en estos años se ha consolidado no solo como uno de los festivales más selectos de Alemania sino de toda Europa. Para explicar su magia sin pisar su cemento (algo que haremos por primera vez este año, así que ya les contaremos) no hay más que echar un vistazo a su cartel, que este año mezcla grandes reclamos como Alt-J, Mogwai, Ride, Django Django, el mito Giorgio Moroder y la diva pop Kylie Minogue combinados con nombres clave de la electrónica actual (Jon Hopkins, Jamie xx, Flume, Hudson Mohawke…) y un puñado de apuestas de futuro como Years & Years, London Grammar, Catfish And The Bottlemen, Gengahr, Young Fathers y Odesza. Entre muchísimos otros, por supuesto, incluyendo un escenario legendario llamado Sleepless Floor en el que la música no deja de sonar en ningún momento durante todo el festival.

Todo ello durante tres días, del 17 al 19 de julio, a 136€ el abono para todo el festival con camping incluido (luego, por supuesto, hay otras opciones de alojamiento en función de lo que uno esté dispuesto a pagar). Uno de aquellos festivales del que se puede decir que lo tiene todo: un entorno inigualable, un cartel plagado de joyas sin necesidad de cabezas de cartel masivos, y la promesa de tres días inolvidables.

Melt 2015

Publicidad
Publicidad