04/02/2015

White estrena 'Tranquility', adelanto de su nuevo álbum, dedicada al desaparecido actor.

El dos de febrero del pasado año se fue Philip Seymour Hoffman. Fue una de esas muertes que se siente en todos los ámbitos, que traspasa el arte que le dio a conocer e impacta en las conciencias de medio de mundo. Fue un actor irrepetible, uno de esos que marcan una época y que dejan su indeleble impronta en el cine. Con Matthew E. White compartía la nacionalidad. Ambos eran estadounidenses pero nunca se llegaron a conocer. El autor de Big Inner ha querido conmemorar la fecha del fallecimiento del intérprete y nada mejor que sus palabras para explicar la motivación: «Para mí él fue lo que un artista siempre quiere ser y aunque yo no sea actor fui mucho más un estudiante que un fan. Muy pronto después de su muerte me resultó evidente que quería esforzarme y hacer una canción para él«. Ese deseo cumplido se llama ‘Tranquility‘ y ha aparecido en forma de adelanto de su siguiente trabajom que se llamará Fresh Blood y que verá la luz el próximo mes de marzo. Se trata de un tema minimalista, que comienza con tímidas cuerdas y un piano con clara inclinación hacia Leonard Cohen y al que el autor da un desarrollo instrumental que empieza a ser marca de la casa. Se trata, tras ‘Rock & Roll Is Cold‘ del segundo adelanto del próximo disco de Matthew E. White. Y por lo visto hasta el momento podríamos asegurar que será justo merecedor de albergar el recuerdo del eterno Seymour Hoffman.

Publicidad
Publicidad