22/12/2014

Los 30 mejores discos del año.

4. Sharon Van Etten – Are We There

Sharon Van Etten

A veces ocurre. Bastante a menudo, de hecho. Escuchar música, la propia música en sí, es algo que tiene más sentido fuera que dentro, es una práctica artística que adquiere plenitud cuando se ejecuta en comunidad. Y sin embargo, ¿cuántas veces nos hemos encontrado escuchando, sobrecogidos en la intimidad de nuestras habitaciones, a solas con nosotros mismos, mirando a los ojos al depredador? ¿Cuántas veces hemos pensado, ingenuos, que precisamente esa canción, ese acorde, ese suspiro, tenían como único destino nuestro lacerado espíritu? Con Sharon Van Etten pasa algo así. Creemos que canta para nosotros. Que es nuestra. Que teníamos una historia. Y que si ella va a algún sitio, hemos de acompañarla. Quizá el problema está en que el propio título del disco tiene cierta función apelativa. ¿Estamos allí? Siempre estamos allí, en un proceso, en un destino y un punto de partida, en un movimiento constante y en un estado actual. Y Sharon, ¿dónde está? Por ahora, en un delicioso momento. El de saber que has parido tu mejor trabajo, que empiezas a pisar firme, a ser tomada en serio. No se explica de otra manera la naturalidad con la que se suceden las canciones atemporales a lo largo de los 47 minutos de Are We There. En cierta manera, ‘Afraid Of Nothing’ es toda una declaración. No está asustada por nada, y lo demuestra con creces, y de una manera falsariamente frágil, con unas leves pero constantes notas de piano, jugueteando con unas capacidades vocales al borde del temblor. Lo hace así porque ella puede y lo vale. ‘Your Love Is Killing Me’, clásico desde ya, rinde pleitesía a la sempiterna figura de Jeff Buckley y se muestra como una canción poderosa, épica y arrebatadora. ‘I Love You But I’m Lost’ es otra inolvidable pieza, construida desde el dolor y la incomprensión, que no soluciona, pero reconcilia. ‘Break Me’ es una mezcla entre súplica, miedo y provocación, una aceptación de una amenaza constante pero siempre anhelada («He can make me / Move into a city on my knees / He can take in everything / Hoping he let’s me in / I, I let you in»). Por no hablar de ‘I Know’, donde la lucha se lleva al terreno más personal, donde la lírica muere, donde los límites entre uno y otro se superponen y difuminan («I see you listen to my body and say / I know, I know»). Entonces, es cuando uno se da cuenta de que sí. Sharon nos canta. Tenemos una historia. ¿Estamos allí? Siempre. Y si no, ¿dónde? En este momento, escuchando el disco y asolándonos a nosotros mismos. Es decir, exactamente donde tendríamos que estar. Igual que Sharon. (Álvaro) Escúchalo en Deezer.

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8

Publicidad
Publicidad