04/12/2014

El dúo canadiense regresa con 'push pull', un medio tiempo que engancha.

Era algo que podía intuirse hace tiempo y que ahora se confirma: la atmósfera algo tenebrosa y el barniz gaseoso con los que Purity Ring recubrían su propuesta en sus inicios escondían un gigantesco corazoncito pop. Se vislumbraba en ‘Obedear‘, se dejaba notar en ‘Fineshrine‘ (dos de los hightlights de su estupendo primer álbum, publicado en 2012), pero nunca había resultado tan evidente como en ‘push pull‘, el tema que estrena el dúo canadiense. Las minúsculas del título podrían despistar, pero lo cierto es que el regreso de Purity Ring es enorme: un medio tiempo instantáneo, de producción cristalina, que, si viniera firmado por Charli XCX o Miley Cyrus, no sorprendería a nadie. ¿Preparan Megan James y Corin Roddick su gran salto? De momento, hacen lo propio con su segundo disco, que verá la luz en algún momento de 2015.

Publicidad
Publicidad