27/11/2014

Desde 1996 no se alcanzaba la cifra.

Aunque en porcentaje siga siendo una parte muy pequeña del negocio discográfico, el regreso del vinilo como formato en auge es indiscutible. Y para muestra, las cifras que hoy se han revelado en el Reino Unido (vía la BBC): el número de vinilos vendidos este año ya ha superado el millón de unidades, algo que no sucedía desde… 1996. El responsable parcial de haber llegado a esta cifra simbólica es The Endless River, el nuevo disco, de Pink Floyd, que al vender 6.000 copias en su primera semana se ha convertido en el lanzamiento más vendido en vinilo desde 1997.

Sin duda se trata de una cifra llamativa, que calculan que llegará a 1,2 millones tras la campaña de Navidad, y que reafirma que, si se trata de una moda, como mínimo no está siendo tan pasajera como podíamos pensar. El año pasado, en Estados Unidos se vendieron más de 6 millones de vinilos, y aunque por ejemplo en el Reino Unido estas ventas siguen representando solo un 2% de las ventas de álbumes totales, la facturación durante los últimos cinco años se ha multiplicado por cinco.

Detalles que sin embargo se ven empañados por las factores más delicados del asunto, como el alto precio de algunos de los vinilos de los grandes sellos, o el problema de la fabricación que reflejaba un reciente y muy recomendable reportaje en Pitchfork: básicamente, el auge de los vinilos ha hecho que las plantas de fabricación no den abasto, y los tiempos de espera para producirlos se están alargando mucho, algo que no parece que vaya a cambiar a corto plazo. Veremos si las cifras siguen subiendo… y hasta dónde.

Publicidad
Publicidad