12/11/2014

Entrevistamos al grupo autor de una de las canciones más escuchadas del año; actúan la semana que viene en Barcelona y Madrid.

De vez en cuando aparecen fenómenos curiosos y ciertamente llamativos que nadie podría haber previsto. Es el caso de Clean Bandit, un cuarteto británico que se pasó todo el pasado 2013 publicando singles y que este año ha debutado en largo con New Eyes, un tratado que condensa su particular sonido, consistente en una lujuriosa mezcla entre instrumentos de música clásica, electrónica amable, y estribillos pop de los que corear a pleno pulmón. Tres géneros aparentemente apartados entre sí que cobran vida en cortes como ‘Mozart’s House‘, ‘A+E‘, o la ultra-pegadiza ‘Rather Be‘, que se ha convertido en un hit masivo a nivel mundial con más de 165 millones de reproducciones en Youtube y el reconocimiento de ser, al menos hasta principios de octubre, la canción más escuchada en streaming en el Reino Unido durante este año.

Casi nada para un grupo formado casi por accidente, tras la unión de Grace Chatto (violoncelo) y Milan Neil Amin-Smith (violín), músicos de formación clásica, con Jack Patterson, que fue quien propuso introducir la electrónica en el combinado. Completa el cuarteto el batería Luke Patterson, y muy especialmente todas las colaboraciones vocales con las que han contado en New Eyes, casi a una por canción, y que siguen la estela de otro grupo tremendamente exitoso en Inglaterra como es Rudimental.

Un debut, New Eyes, que presentarán de forma inminente por estos lares, con conciertos en Barcelona el próximo 19 de noviembre (Razzmatazz 2) y en Madrid el 20 de noviembre (Arena), motivo por el cual hemos podido hacerle unas preguntas vía mail al violinista Neil Amin-Smith. Este es el resultado.

Vuestro primer disco, New Eyes, lleva ya unos meses en el mercado. ¿Imaginabais que tendríais esta respuesta del público?
Neil Amin-Smith: “¡Para nada! Desde que salió en enero todo ha cambiado para nosotros, y estamos encantados de que sea así”.

Tengo curiosidad por saber cómo llegasteis al sonido de vuestras canciones, en las que mezclais house, pop y música clásica. ¿Siempre fue vuestra idea hacer este tipo de canciones?
“Creo que más bien fue una evolución a lo largo de los años. La mezcla inicial entre música clásica y electrónica llegó porque Grace y yo, que somos músicos de conservatorio, queríamos tocar algo juntamente con Jack, que era productor. Así que la mezcla surgió sola”.

¿Vosotros también sois fans de géneros tan dispares como el house o la música clásica?
“La verdad es que sí. Por eso estamos tan convencidos de lo que hacemos”.

Resulta curioso porque tengo la sensación de que de alguna forma estáis acercando la música clásica (o un sonido parecido) a gente que escucha pop, digamos, mainstream. ¿Alguna vez os lo habíais planteado?
“Nunca ha sido un objetivo para nosotros, ni es algo que hayamos hablado, pero obviamente resulta muy gratificante si nuestra música anima a escuchar otras cosas que hasta el momento podían no interesar al oyente. Ojalá pasara, estaríamos encantados”.

¿Es cierto que algunos sellos no querían ficharos al principio porque no os tomaban en serio?
(Risas) Bueno, creo que más bien fue un tipo de una discográfica. Solo había escuchado una de nuestras canciones, ‘Mozart’s House’, y pensó que era una broma, una novatada o algo así (risas). Pero nada más”.

¿En algún momento os planteasteis cantar vosotros? ¿Por qué optasteis por la fórmula de tener un cantante distinto para cada ocasión?
“En realidad Jack y Grace cantan ambos un poco en el disco, pero la verdad es que ninguno de nosotros tiene el tipo de voces poderosas que queríamos para nuestro sonido, algo que sí encontramos en todas las alucinantes colaboraciones que hemos conseguido”.

¿Cómo afecta esto a vuestro directo?
“Como es lógico, no podemos girar con todos los colaboradores, sería imposible. Y al mismo tiempo no nos sentiríamos cómodos si sonaran sus voces grabadas mientras nosotros tocamos en directo. Así que llevamos a dos cantantes que se ocupan de todas las canciones en nuestro directo. Una de ellas, Elisabeth Troy, de hecho canta en una de las canciones del disco, ‘Heart on Fire’.

Vuestro tema ‘Rather Be’ ha sido un hit absoluto, llegando a ser la canción más escuchada en streaming del año en el Reino Unido. ¿Cuál es el secreto de su éxito, en tu opinión?
“¡Ojalá lo supiéramos! Creo que tiene un estribillo increíblemente pegadizo, y creo que también hay un punto ligeramente nostálgico y melancólico que planea sobre la canción, y que hace que tengas que volver a ella cada vez. Es realmente curioso, sí”.

¿No tenéis miedo de que un éxito tan grande os convierta en una especie de grupo con un solo hit?
“Espero que no. Creo que tuvimos la suerte de que ya habíamos terminado el disco cuando ‘Rather Be’ se publicó, así que pudimos enseñar otras canciones inmediatamente, y de esta forma evitar lo que comentas”.

En las críticas del disco ha habido un poco de todo, desde los que consideran que la mezcla de estilos no funciona, a los que precisamente ven en ella vuestro principal activo. ¿Creéis que sois un grupo más para el disfrute de los fans que para el deleite de los críticos?
“Sinceramente, creo que somos un grupo hecho para que disfrutemos nosotros principalmente… Empezamos a tocar juntos por el simple placer de hacer música, y ese es el motivo por el cual lo seguimos haciendo todo”.

¿Qué nuevas colaboraciones tenéis en mente? Habéis hablado de trabajar con Lily Allen, Banks o Kwabs…
“De momento nuestro próximo single, ‘Real Love’, es una vuelta a colaborar con Jess Glynne. También hemos escrito una canción con Olly de Years and Years, pero eso todavía no sabemos cuándo saldrá”.

Vuestra música está muy conectada a la tradición del dance británico, también reivindicado por bandas como Rudimental o artistas como Ellie Goulding. ¿Es un reto para vosotros intentar llegar al resto del mundo?
“¡Precisamente creo que es el mejor momento para llevarlo al resto del mundo! Bandas como Disclosure están teniendo un enorme éxito en todo el mundo, y eso nos ha abierto muchas puertas”.

Habéis pasado vuestro primer verano de festivales este año. ¿Cómo ha sido la experiencia y cómo os ha ayudado a mejorar los conciertos de vuestra próxima gira, que os llevará a Barcelona y Madrid?
“Ha sido increíble, me encanta tocar para el público de los festivales, es una sensación única. Creo que en ese sentido, hacer conciertos en festivales nos ha permitido llevar nuestro show al próximo nivel, siendo mucho más fluido y contundente. ¡Todo para que la gente se lo pase bien!”.

Publicidad
Publicidad