27/10/2014

Entrevista con uno de los grupos del año, que esta semana debutan en Barcelona dentro del Primavera Club 2014.

La de Jungle es la historia soñada por cualquier grupo nuevo. Compones tus primeras canciones, las subes a Soundcloud sin demasiado ruido y dejando en misterio todo lo relacionado a tu procedencia o identidad… y boom. De repente, empiezas a aparecer en blogs musicales de todo el mundo, la gente comienza a preguntarse qué o quién hay detrás de este revival de soul infeccioso y moderno, y un día recibes la llamada de un sello todopoderoso como XL Recordings, hogar de Radiohead o Adele, diciendo que quieren que te unas a la familia. Fácil, ¿no? Pues pregunten a los miles de grupos que llevan años intentándolo y probablemente no vivan nunca nada ni siquiera remotamente similar a lo que los británicos Josh Lloyd-Watson y Tom McFarland han experimentado en el último año.

Jungle, claro, tienen algo especial. Puede que fuera el acierto de empezar desvelando las irresistibles ‘Platoon‘ y ‘The Heat‘ como carta de presentación (algo que les valió para que les incluyéramos en la lista de promesas de 2014); puede que fuera su juego misterioso de presentarse como un colectivo entre el cual se camuflaban sus dos miembros principales; puede que fuera por su invitación al baile orgánico, por su apuesta por un hedonismo comedido y seductor; puede que también tuviera algo que ver que un sello como XL Recordings, que cuida hasta el extremo sus nuevo fichajes, pusiera la mano en el fuego por ellos. O puede que haya sido todo a la vez lo que les haya convertido indudablemente en una de las revelaciones del año, autores de un debut homónimo que, si bien adolece de una segunda mitad que no llega al nivel de la primera (con sus singles ganadores), sí apuesta por un sonido muy claro y resulta gustosamente homogéneo y fácil de digerir.

Jungle actuarán por primera vez en Barcelona este domingo 2 de noviembre a las 21:20h en el Teatre Principal, dentro del Primavera Club 2014, y hace unos días tuvimos la oportunidad de charlar con su 50%, es decir Tom McFarland, vía telefónica mientras vivían su primera gira norteamericana. Este es el resultado.

Vuestro disco salió hace unos tres meses. Ahora que ya está al alcance de todos, ¿con qué perspectiva lo veis, qué os genera a vosotros?
TOM MCFARLAND: «Lo cierto es que lo estamos disfrutando. Más allá de cómo crece o no, es algo que estamos saboreando. El disco llevaba ya algún tiempo en nuestra cabeza y sacarlo ha sido una nueva manera de verlo. Pero sin duda lo estamos disfrutando».

Vuestros inicios fueron como una banda algo enigmática. ¿En qué momento empezáis como Jungle?
«Diría que cuando nos conocimos con 10 años. A los 15 ya empezamos a grabar cosas, sin más. Y en estos años ha sido cuestión de ir ganando experiencia como músicos y mejorando entre nosotros. Jungle como tal nace en enero de 2013″.

Fuisteis fichados muy rápidamente por XL Recordings –una de las compañías discográficas más importantes del mundo–. ¿Cómo os descubrieron? ¿Qué pensasteis cuando se interesaron por vosotros?
«Fue una enorme sorpresa, la verdad. La primera vez que nos vimos con ellos fue en diciembre de 2013. Sencillamente empezamos a compartir los primeros temas en Soundcloud, y se pusieron en contacto con nosotros. Nunca quisimos forzar a nadie a escucharnos, así que no estaba en nuestros planes ir a buscar a nadie. Desde el principio concebimos nuestra música para que la gente conecte con ella de manera libre, sin ser nosotros quienes den el primer paso. Volviendo a lo de XL… ¡es increíble estar en el mismo sello que Radiohead!».

¿Cuánto hubo de estrategia en lo de ser una banda sin identidad revelada?
«Al principio no teníamos ningún rumbo, íbamos sin ninguna dirección y nos sentíamos más productores que artistas dispuestos a actuar en directo. No estuvo nunca planeado, nos interesaba más la música de por sí que nuestra personalidad o lo que tuviéramos que decir. Y algo de timidez también hubo, claro».

Vuestras primeras canciones más o menos oficiales emergieron hace poco más de un año, y ahora ya habéis publicado el primer álbum. Parece que habéis grabado bastante rápido. ¿Cuánto tiempo ha sido en total?
«Ya teníamos la mitad del disco hecha en 2013. Luego empezamos a estructurar el directo como banda, estuvimos haciendo las primeras giras, y retomamos el trabajo en el álbum ya este año. En total sumando los periodos diría que hemos dedicado a ello unos ocho meses».

¿El funk ha sido una de vuestras influencias para la grabación del disco?
«No necesariamente el funk. En el estudio escuchamos todo tipo de música, no fuimos de manera consciente caminando hacia el funk, no tuvimos ninguna idea preconcebida a la hora de ponernos a escribir canciones. Nos influenciamos mutuamente, con música y otras disciplinas como los visuales, por ejemplo».

¿Cómo nacen vuestras canciones? Suenan como si nacieran directamente de vuestros ordenadores, pero tienen mucho de orgánico también.
«Un poco las dos cosas, exactamente. Empezamos a escuchar mucho de hip-hop clásico y viejos discos de soul, y nos gustó la idea de hacer samplers propios. Así que hay la parte instrumental como tal para tener los sonidos originales y luego la de ordenador para trocear y usarlos».

¿Os resulta difícil pasar de la idea de una canción a darle una forma definitiva?
«Obviamente a veces sí, pero pasamos mucho tiempo en el estudio. Siempre terminan saliendo».

¿Cómo os combináis como dúo, tenéis un rol asignado cada uno?
«Es más una colaboración totalmente natural. Estamos en la misma mesa, codo con codo, casi en el mismo ordenador. Nos entendemos mucho, tenemos mucho tema de conversación en común, que son las canciones».

El disco está lleno de hits, de temas que como single funcionan de manera infalible como se ha demostrado en vuestros avances, pero en el disco termina encajando todo como un concepto propio. ¿Era uno de vuestros retos?
«La creatividad llega tal como llega. No es que nos lo planteáramos así, sino que durante el proceso fue saliendo de esta manera natural. Un poco según lo que hemos aprendido durante todo el proceso de las diferentes canciones».

De momento las críticas de vuestro disco han sido algo dispares dispares. ¿Pensáis que aún son necesarios buenos comentarios de la prensa para triunfar?
«Para nosotros lo importante es no tomar en cuenta lo que se dice. Nos gustaría que cada uno escuchara el disco sin prejuicios, fuera de influencias previas. Nosotros intentamos distanciarnos de ello. Aún así, agradecemos los buenos comentarios. Es increíble ver que a la gente le gusta».

Estáis ahora en medio de vuestra primera gira por Estados Unidos, luego volvéis a Europa y actuáis por primera vez en Barcelona. ¿Crees que vuestro éxito es porque sois una banda que se puede bailar, u os ha sido igual de difícil que debe ser para cualquier nuevo grupo?
«No lo sé, todo asusta un poco a veces, pero para nosotros es un reto que nos gusta afrontar. Hemos puesto mucho trabajo aquí, y dicen que todo esfuerzo tiene su recompensa así que quizás estemos recogiéndolo. Tenemos ganas de tocar por Europa también, el cartel del Primavera Club es tremendo».

¿Cómo ha cambiado vuestra vida en estos últimos 12 meses?
«Mucho. Una locura. Empezamos en una habitación y ahora estamos en Estados Unidos. Nos sorprende tocar delante de tanta gente, y cómo decía, ver la recompensa a tanto trabajo».

Publicidad
Publicidad