24/10/2014

Crítica del documental 'Pulp: A Film About Life, Death And Supermarkets', estrenado ayer en el festival barcelonés.

Jarvis Cocker cambiando la rueda de un coche, con parsimonia y sin ningún interés (como el resto de mortales, vaya), es la escena que mejor resume Pulp: A Film About Life, Death And Supermarkets, el documental que anoche inauguró la nueva edición del Beefeater In-Edit 2014, con saludo previo grabado por el propio Jarvis y Florian Habicht, director del documental. Y es que el film, modesto en cuanto a idea y producción, persigue precisamente eso: recrear la vida de los miembros de Pulp y de sus contemporáneos en Sheffield durante el día del concierto con el que cerraron su gira de reunión británica a finales de 2012, ante miles de personas en el pabellón de su localidad natal.

Alrededor de esos dos ejes gira el documental: la vida en Sheffield, y la vida de Jarvis, Candida Doyle (teclados), Nick Banks (batería), Steve Mackey (bajo) y Mark Webber (guitarra), que desde el primer momento se revelan como personas absolutamente mundanas, prácticamente ajenas al hecho de haber formado parte de una de las bandas principales del pop británico de los últimos años. Nick entrena al equipo de fútbol femenino de su hija (que llevan a Pulp como patrocinadores en la camiseta), Candida sigue lidiando con la artritis que le diagnosticaron cuando era una adolescente, Steve apenas habla y Mark es un tipo tan normal que hasta resulta aburrido.

Pulp

Incluso Jarvis, afinado y seductor (a su manera) como de costumbre, tiene un protagonismo limitado en esta pieza coral en la que se reparten los tiempos casi milimetradamente entre las imágenes del concierto en sí (con ‘Common People’ o ‘Disco 2000’ especialmente) y los testimonios de personajes más bien anónimos de Sheffield (además de alguno(a)s fans del grupo), que son los que a la postre aportan los toques de humor y ternura a la cinta. Con ellos se pretende recrear una ciudad también a nivel social y humana, con abuelas que son fans de Pulp y los comparan con Blur, o niñas que dan consejos a padres acerca de cómo criar a sus hijos. La representación final, sin embargo, parece más inclinada hacia reflexionar sobre la condición humana que sobre el propio grupo o la vida en Sheffield en sí, aunque la postal sigue teniendo el impacto pretendido.

Pulp: A Film About Life, Death And Supermarkets, en definitiva, no es un documental sobre la historia de Pulp, su trascendencia o su relevancia para toda una generación. Eso forma parte de cada uno. Es una instantánea divertida y muy entretenida de un grupo de Sheffield en su localidad natal, ante el concierto más grande que han dado jamás en su casa, con personajes pintorescos que campan por esos lares (atención especial al artesano de los cuchillos) y que por un lado anula completamente la imagen típica de la estrella de rock que todos tenemos en mente, y por otra vincula esa ‘normalidad’ (‘Common People‘ es sin duda la pieza clave del film) con el lugar donde uno ha crecido.

La película forma parte de la programación del Beefeater In-Edit 2014, y podrá verse el domingo 26 a las 17.30h en el Aribau Multicines Sala 5, el viernes 31 a las 18:45h en el Aribau Club 1, y también en los cines Golem de Madrid, Bilbao y Pamplona

Pulp-Doc

Publicidad
Publicidad