22/10/2014

Seis joyas emergentes seleccionadas del cartel del festival barcelonés, que empieza la semana que viene.

A poco más de una semana para la nueva edición del Primavera Club 2014, y tras haber repasado ya los nombres más llamativos a primera vista del cartel (entre los cuales hay que lamentar la baja de Ben Khan, que finalmente no actuará en el festival debido a la cancelación de su gira europea), los deberes consistían en escarbar entre esas decenas de nombres por descubrir hasta seleccionar seis que, por motivos varios, nos resultan altamente interesantes y recomendables. Así que aquí los tienen, junto a nuestra playlist de Deezer del Primavera Club 2014 actualizada con los seis grupos en cuestión. Primero escuchen, descubran, juzgan… y luego ya consultarán los horarios para ver cuáles de ellos podrán ver.

FEAR OF MEN

Fear of Men

Dentro de lo que cabe, el trío británico Fear of Men es de los más veteranos de esta nueva edición del Primavera Club. Y eso que apenas acaban de publicar su primer disco, Loom, pero eso ya es mucho comparado con otros de los nombres del cartel. Y la propuesta de Fear of Men también es de las más consolidadas: se mueven como pez en el agua en esta suerte de dream pop ensoñador pero certero en la onda de The Pains of Being Pure at Heart y una evolución del sonido C-86, comandado dulcemente por la voz de Jessica Weiss. Canciones como ‘Tephra’ o ‘Luna’ en directo pueden sonar a gloria, y no descartamos que incluso nos sorprenda su intensidad encima del escenario.

HORSEBEACH

Horsebeach

No sabemos qué pinta qué pinta el caballo en su nombre, pero lo que sí tenemos claro es el concepto ‘playa’. Horsebeach son de Manchester pero bien podrían ser de la costa californiana, porque su pop destartalado rezuma calidez y luminosidad en la línea de otros Beach (en este caso Fossils), o unos The Drums mucho más comedidos. Comparten con los primeros los desarrollos más o menos largos de guitarras impolutas, y con los segundos destellos inmediatos como ‘A Place Like This’ o ‘Yesterdays’. Pero en general lo suyo es cerrar los ojos y dejarse mecer por las olas imaginarias.

NOTHING

Nothing

Entre el post-metal y el shoegaze, ahí es donde se sitúan Nothing, uno de aquellos grupos que probablemente cobrarán toda su efectividad cuando se suban al escenario del Primavera Club. Por un lado la base instrumental del cuarteto norteamericano puede recordar por contundencia a los My Bloody Valentine más salvajes e incluso a Mogwai, pero por el otro la voz etérea encima de las capas de ruido los entronca directamente con las bandas referentes del shoegaze noventero. Su debut Guilty of Everything es una constante batalla entre la delicadeza y la bofetada, y pinta a que en directo serán todo un vendaval.

OUGHT

Ought

Desde el respetado sello Constellation Records llegan Ought, uno de los grupos más imprevisibles del cartel. Su propuesta bebe del post-punk tenso y por momentos agresivo de Wire, y todo cobra sentido cuando se descubre que tanto el grupo como su militancia en Constellation Records (sello que comparten con Godspeed You! Black Emperor, por ejemplo) surgieron de un movimiento de rebeldía contra las autoridades en Canadá. Las canciones de su debut More Than Any Other Day desprenden ese ímpetu juvenil e imparable, con momentos especialmente brillantes (‘The Weather Song’) y sin llegar a sonar repetitivos ni demasiado angustiantes en ningún momento.

TWEENS

Tweens son serios candidatos a dar uno de los conciertos más enérgicos y a liar uno de los mayores pogos de todo el festival. Sus canciones no inventan absolutamente nada: son píldoras de menos de tres minutos (generalmente) de punk edulcorado e irresistible que tienen en la voz y actitud de Bridget Battle, que antes de Tweens solo había cantado en corales de instituto. De momento su desparpajo ya les ha valido para telonear a The Breeders (seleccionadas por la propia Kim Deal) y a The Black Lips, así que queda claro que en directo algo tendrán.

YOUNGHUSBAND

Younghusband

Lo de Younghusband es difícil de definir. Les gusta la distorsión, sí, y la psicodelia, también. Pero también los ritmos deudores del kraut, y las melodías de pop clásico. Su debut, Dromes, se publicó el año pasado producido por Nicolas Vernhes (productor de Deerhunter, que pueden ayudarnos a hacernos a la idea del tipo de grupo ante el que estamos), y contiene un poco de todo ello. Como unos The Horrors menos oscuros o unos TOY menos abrasivos. Queda por ver hacia dónde llevan su directo, porque tienen campo por recorrer.

Publicidad
Publicidad