30/09/2014

Empezamos a repasar el cartel del festival barcelonés con ocho de sus nombres clave.

Como ya sabrán, el Primavera Club vuelve a Barcelona a finales de octubre, y lo hace con un planteamiento nuevo y arriesgado: propone 43 artistas que, en su inmensa mayoría, han publicado como mucho un álbum y, por si fuera poco, no han tocado todavía en la ciudad condal. Con estos parámetros, resulta lógico que la mayoría del público apenas pudiera contar con los dedos de una mano los nombres del cartel que conocía de buenas a primeras, así que la tarea de rastrear entre los elegidos (con mucho talento local por descubrir, por cierto) se hace indispensable. Por eso empezamos nuestra selección de artistas para el Primavera Club 2014, y lo hacemos por arriba, por los que en nuestra opinión ejercerían de ‘cabezas de cartel’ en caso de haberlos. Algunos de ellos son viejos conocidos de esta casa a pesar de su juventud, además. Empezamos, pues, por los imprescindibles… y los más conocidos de momento. Solapaciones aparte, claro.

Playlist en Deezer con nuestras canciones favoritas (hasta el momento) de los grupos del Primavera Club 2014.

LOS IMPRESCINDIBLES (Y MÁS CONOCIDOS)

Alvvays

Alvvays

Alvvays son el grupo adorable de la temporada. El que recuerda a lo que fueron Best Coast en sus mejores días, a los The Pains of Being Pure at Heart más destartalados, o a unos Real Estate un poco más gamberros (tampoco es difícil). El quinteto de Toronto liderado por Molly Rankin llega con un disco vigoroso como Alvvays, con nueve canciones como nueve soles, dianas de su pop luminoso y adictivo digno de la escuela C-86. Pero también con un interesante reto: el de consagrarse en un terreno no demasiado apropiado para este tipo de bandas como es el directo, y de labrarse una carrera que no se agote al segundo disco. Seguro que nuevos himnos como ‘Archie, Marry Me’ contribuyen a ello. (Domingo 2 de noviembre a las 21:00h en la sala Apolo).

Ben Khan

Ben Khan

De los ‘cabezas de cartel’, probablemente Ben Khan sea el más desconocido. Pero desde que escuchamos por primera vez la efervescente ‘Youth’ –una suerte de pequeña bomba de r&b, electrónica con algún que otro sample y una melodía vocal que por momentos recuerda a James Blake… hasta que irrumpe el bajo funk, la cadencia hip-hop y el riff de guitarra sinuoso–, lo tuvimos claro. Su único EP hasta la fecha se llama 1992 –sí, hace referencia al año de su nacimiento… evitaremos comentar sobre este asunto–, y contiene cuatro canciones que tocan tantos palos (hay incluso influencia del blues) que resultan imposibles de definir, pero que evocan un magnetismo irresistible. Como si de una mezcla perfecta entre la rareza de Jai Paul y la inmediatez de Jungle se tratara, este chaval londinense parece completamente listo para su asalto mundial. (Domingo 2 de noviembre a las 19:55h en la sala Apolo).

Childhood

De Childhood, no lo vamos a negar, nos cautivó irremediablemente uno de los singles de su debut, esa ‘Falls Away’ que evocaba por atmósfera y juego de voces a los TV On The Radio más introspectivos. Y es cierto que su primer largo, Lacuna, se decanta mucho más por una psicodelia pop de ascendencia británica, que les sitúa, no sin razón, al lado de bandas contemporáneas como Tame Impala o Temples. Las atmósferas siguen estando ahí, y los juegos vocales también, pero al final el pop clásico ha tirado más que la sonoridad moderna, y de ahí surgen pequeñas maravillas como ‘Solemn Skies’ (portentosa) o la dulce ‘As I Am’ (de estribillo irresistible). Su extrema juventud (este Primavera Club hará que muchos nos sintamos muy pero que muy viejos), además, hace que su futuro sea luminoso como el que más. (Viernes 31 de octubre a las 22:20h en la sala Apolo).

East India Youth

East India Youth es el viejo conocido de la tanda. En parte porque el proyecto en solitario de William Doyle ya despertó nuestra atención a finales del año pasado, y en parte porque fue de los primeros en publicar su debut este mismo año: lo hizo la segunda semana de enero. Una época ideal para su propuesta, que si les somos sinceros a veces suena gélida como la de Fuck Buttons (‘Glitter Recession’), y otras veces tan luminosa y brillante que dan ganas de proclamarlo a los cuatro vientos (‘Dripping Down’). Lo que queda claro, y más escuchando un disco exigente y por momentos bipolar como Total Strife Forever, es que esto habrá que vivirlo en directo para acabar de comprenderlo del todo. (Viernes 31 de octubre a las 22:00h en el Teatro Latino).

Jungle

Si escuchas esto, así de primeras y sin saber nada de qué es o quiénes son Jungle, lo más probable es que te imaginas a un grupo de negros que se han unido para convertirse en la nueva revelación del soul. De hecho, eso nos imaginábamos todos al descubrir sus primeras canciones, cuando las fotos de promo que emergían eran falsas y nadie sabía la verdadera identidad del grupo. Pero no. Jungle son dos blanquitos de Londres, que en directo se rodean de otros blanquitos para practicar un soul infeccioso que en su debut homónimo ya nos ha dejado serios candidatos a hits del año como son ‘Time’ o ‘Busy Earnin’, ejemplos de pura pulsión vital. Lo único que falta es ver si en directo logran imprimir la misma fuerza y ritmo a unas canciones que sedujeron desde un primer momento a un sello exigente en sus fichajes como es XL Recordings. Y en este Primavera Club podremos comprobarlo en primera persona, pero de momento lo que hemos visto no pinta nada mal. (Domingo 2 de noviembre a las 21:20h en el Teatre Principal).

Movement

Movement

Quizás seas uno de esos farsantes que asegura que pillar cacho en un festival es algo fácil. Pues bien, aunque parezca mentira, no lo es: nadie quiere verse sin sus amigos (y, posiblemente, con la batería del móvil bajo mínimos) entre decenas y decenas de desconocidos tras compartir un rato de charla o lo que surja contigo. Y en el próximo Primavera Club no tiene porqué darse una excepción… o sí. Porque todo apunta a que el directo de Movement, penúltimo diamante de la mina Modular, será una experiencia sugerente y afrodisíaca a más no poder ante la que resultará imposible no estar receptivo. A ver quién es el guapo que se resiste a canciones aterciopeladas y sensuales, entre la electrónica ambiental y el r’n’b futurista, como ‘Us‘ o ‘Ivory‘. (Domingo 2 de noviembre a las 20:10h en el Teatre Principal).

Strand of Oaks

Strand of Oaks

Hagan sitio para el veterano. Para el barbudo Timothy Showalter, que aunque apenas sobrepasa la treintena destacará como un verdadero vegestorio entre tanta promesa imberbe. También promete pegarles un buen repaso a tanto artista de soul y r&b con expresividad, digamos, contenida. O al menos es lo que promete HEAL, su explosivo segundo álbum, publicado este año y que ya nos ha conquistado hasta el nivel de incluirlo entre los mejores lanzamientos de lo que llevamos de año. Un disco con una historia que vale la pena conocer (no se llama HEAL –‘Sanar’– al azar), que desprende vitalidad y energía por todas partes. Y de distintas formas: sea a lo indie rock guitarrero de los noventa, o a través de delicadas piezas de electrónica contemporánea. La mezcla produce un álbum en el que, más allá del continente, atrapa el contenido, y que si en disco nos ha dejado una de las grabaciones más apasionantes del curso, en directo puede resultar sencillamente monumental. Y catártico, claro. (Sábado 1 de noviembre a las 22:20h en la sala Apolo).

Woman’s Hour

Woman’s Hour son el clásico grupo incógnita. Incógnita porque su primer disco, Conversations, apuntaba muy alto y puede que de momento no haya colmado todas las expectativas. Pero no por nada en concreto: suena de lujo, producido a la perfección, con una sonoridad cristalina que por momentos bebe de The xx o de Warpaint, por mencionar solo dos más que posibles referencias. Es un disco que da gusto escuchar, casi físicamente, de lo bien hecho que está. Pero por momentos este cuarteto de británico recuerda a bandas como London Grammar o Arthur Beatrice, cuya propuesta ha tenido que madurar un poco a lo largo de los meses para acabar cobrando vida, de tan formal y milimetrada que parece a primera vista. Es su oportunidad. (Sábado 1 de noviembre a las 21:10h en el Teatre Principal).

Publicidad
Publicidad