10/09/2014

Los de Bono anuncian, por sorpresa y de la mano de Apple, su nuevo disco, y lo regalan a cualquiera que tenga una cuenta de iTunes.

Ayer, entre la excitación colectiva por el anuncio del iPhone 6 y el iPhone 6 Plus, así como del Apple Watch, hubo dos noticias musicales relevantes desveladas por Apple en su conferencia de prensa. La primera es que se cierra la etapa del iPod Clásico, esa por la que todos más o menos hemos pasado en algún momento de nuestras vidas, ya que la compañía deja de fabricarlos debido a que todos los iPhones ya tienen su correspondiente reproductor musical, y también seguramente al auge del streaming, que hace cada vez menos necesario albergar gigas y gigas de música en un mismo lugar. Así que adiós, ruedecita.

La otra noticia, mucho más llamativa y cacareada, tiene que ver con U2 y con el lanzamiento de su nuevo disco. Y es que los de Bono se han aliado con Apple para el que a todas luces es un lanzamiento histórico, aunque a nivel musical no sea muy santo de nuestra devoción. Songs of Innocence, el 13º disco de U2, fue anunciado, publicado y regalado ayer a cualquier que tenga (o se haga) una cuenta de iTunes. Así que, de golpe, más de 500 millones de personas ya tienen el disco en sus cuentas de iTunes, quieran o no, y pueden escoger entre escucharlo o descargarlo en su ordenador. Ha sido producido en su mayoría por Danger Mouse, y cuenta con 11 canciones (en una de ellas, ‘The Troubles‘, colabora Lykke Li) que, según la nota de prensa, llevan a U2 a los orígenes de su música (en fin). El álbum estará disponible digitalmente de forma gratuita hasta el 13 de octubre, cuando se publicará en formato físico… y será interesante ver cuántas copias vende entonces.

El gesto, que sigue abiertamente la brecha abierta por Radiohead cuando anunciaron que su In Rainbows se podría comprar al precio que el usuario escogiera, o por el último disco de Beyoncé publicado por sorpresa sin anuncio previo, puede tratarse de una simple jugada de marketing para obtener notoriedad por parte de una banda que puede permitirse no depender de los ingresos de la venta de un disco. Pero también sienta un precedente de primer orden que afirma definitivamente que el dinero en la música actualmente está en los conciertos y en las colaboraciones con las marcas (ni nos imaginamos las cifras que se han podido mover por este acuerdo), y que por tanto vale la pena regalar un nuevo disco, grabado con productores de primera línea y con todos los gastos que ello conlleva, porque es el camino para ello. Al menos eso es lo que se lee entre líneas de este pomposo anuncio, que el propio capo de Apple, Tim Cook, ya ha definido como el mayor lanzamiento discográfico de la historia. Y con razón. ¿Pero también será el que definitivamente cambie las cosas?

Publicidad
Publicidad